EDITORIAL: Un Congreso para la Revolución (+ INFOGRAFIA)

EDITORIAL: Un Congreso para la Revolución (+ INFOGRAFIA)
Fecha de publicación: 
15 Abril 2021
0
Imagen principal: 

Comienza el 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC). Será un cónclave de singular significación. Será el Congreso del relevo. Por primera vez la dirigencia histórica de la Revolución no asumirá responsabilidades al frente de la organización política. Por primera vez se celebrará un Congreso sin la presencia física del Comandante en Jefe Fidel Castro. Y el contexto en que tiene lugar es particularmente desafiante, en todos los ámbitos de la vida nacional.

La pandemia que enfrenta el mundo le ha planteado a Cuba muchos retos y dificultades. El país acomete un proceso de reordenamiento económico y financiero que incide en todo el entramado social. El bloqueo que impone los Estados Unidos limita las posibilidades de desarrollo y afecta las relaciones comerciales con el mundo. Se redoblan los intentos desestabilizadores estimulados por sectores de poder adversos a la Revolución, radicados fundamentalmente en Estados Unidos. Urge reactivar capacidades productivas internas. Surgen nuevos modelos de consumo cultural, asociados al impacto de las nuevas tecnologías de la comunicación...

Son solo algunas de las problemáticas que debe atender el Congreso, reafirmando el rol del Partido como fuerza de vanguardia de la Revolución.

Pero el PCC, contra lo que piensan algunos, no es la administración. Hay lineamientos que han sido planteados por el Partido, pero su ejecución corresponde a las instancias del gobierno, a las organizaciones, a la sociedad civil.

El camino está trazado. Es ingenuo pensar que el Congreso dé un "timonazo" en ese empeño. El Congreso, en todo caso, reafirmará esa senda y trazará estrategias que tendrán que devenir políticas en diálogo permanente con la ciudadanía.

Este, se ha dicho muchas veces, es también el Congreso de la continuidad. Algunos albergan esperanzas de disolución, de cambio de rumbo, de desarticulación. Creen ver grietas en el diálogo intergeneracional. Pero el compromiso con los principios esenciales de la Revolución es irrenunciable. Y eso no significa inmovilismo, rechazo al cambio cuando sea necesario, alergia ante la vocación crítica.

El Partido Comunista de Cuba es el Partido de la unidad. La unidad se sostiene en el respeto a la dignidad plena del hombre, en la soberanía de un pueblo. Esas son las divisas de la Revolución. Y el PCC es el Partido de la Revolución.

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video