Pelota cubana: Tres semifinalistas en clave de argumentos

Pelota cubana: Tres semifinalistas en clave de argumentos
Fecha de publicación: 
19 Febrero 2021
1
Imagen principal: 
Alazanes y Vegueros se medirán en una de las series semifinales. Foto: Tomada de Radio Bayamo

La pelota cubana lucha a brazo partido por llevar a término su temporada 60. Y no digo a feliz, porque ha estado marcada por la incisiva presencia del Coronavirus desde la fase regular, hasta ahora en instancias de cuartos de finales.

De hecho, fue el único certamen dentro del calendario de eventos nacionales aprobado para su desarrollo con todas las de la ley. Eso lógicamente significó reforzar todos los protocolos sanitarios al máximo, y aun así la Covid-19 se nos ha colado por la más mínima brecha dejada, o el menor descuido.

Su última estocada precisamente, tiene detenida la serie entre Santiago de Cuba y Las Tunas, luego de que los indómitos se impusieran en el primer choque 7-4. Por cierto, ya ambas novenas retornaron a los entrenamientos, y paulatinamente se les irán incorporando sus hombres que padecieron la enfermedad hasta el próximo día 28, fecha prevista por la Comisión Nacional para la reanudación de este tope.

Ahora bien, luego de esta introducción necesaria intentaremos a acercarnos a los argumentos que poseen cada una de las tres escuadras que ya avanzaron a semifinales, en su afán de convertirse en contendientes al título.

Matanzas, Rey defensor

Los yumurinos se presentan como serios aspirantes a la reedición de su corona. Su profunda ofensiva se erige como su principal argumento. Dispararon 171 extrabases (109 dobles y 55 jonrones), en la etapa regular en la cual, si bien no batearon sobre 300, exactamente 294, se las ingeniaron para resolver los partidos.

En su barrida de cuartos ante Cienfuegos conectaron a placer el endeble pitcheo de estos últimos. Hablamos de 31 carreras, con 15 extrabases a razón de siete dobles, otros tantos vuelacercas y un triple.

Su pitcheo igualmente supera la media, y así lo evidenció ante la batería de los Elefantes, la mejor colectivamente en la etapa regular. De la mano del derecho Noervys Entenza aseguraron dos de los tres desafíos, y loables igualmente pueden considerarse las actuaciones de su as zurdo Yoanni Yera, el diestro Joel Súarez y el apagafuegos David mena (14 rescates).

Si bien Reinier Rivero no estuvo a la altura en su apertura, debe mejorar en próximas salidas. Junto a Naykel Cruz, y el siniestro Dariel Góngora, deben ser la columna vertebral de un staff que trabajó para 4.40 limpias, con un Whip de 1.53, y una relación de ponches-bases de 1.20, este último elemento asociado al control, uno de sus puntos débiles, pues sus serpentineros regalaron 4.12 transferencias por cada nueve episodios.

Hay otras variables nada despreciables en esta legión de cocodrilos: la presencia de bateadores clutch, esos que con un swing le pueden cambiar la decoración a un partido.

Los matanceros poseen varios: Erisbel Arruebarruena, Yadir Drake, Javier Camero, Jefferson Delgado, y hasta los propios Yasiel Santoya y Juan Miguel Vázquez en caso de que vengan de emergentes o alineen regulares.

Si a eso le sumamos la confianza que deposita Armando Ferrer en sus jugadores y el tino con que ha movido sus piezas hasta ahora, convierte a los yumurinos en un hueso durísimo de roer.

Se trata de un equipo presente en nueve de los últimos diez play off, con la herencia de rendimiento al máximo como filosofía que les impregnara Víctor Mesa.

Granma: El trote de un peso pesado bien merecido

Es Granma otro de los serios aspirantes al cetro. De la mano del avezado Carlos Martí se impusieron de forma consecutiva en las campañas 56 y 57, y han tenido presencia en cuatro de los últimos cinco play off.

Los Alazanes vencieron in extremis a Industriales 3-2, en una serie de cuartos matizada por mucho pitcheo. De hecho, par de lechadas les propinaron los pitchers granmenses a la potente tanda de los Leones.

Cruciales en esa definición devinieron su as Lázaro Blanco, dominante en partidos de cualquier nivel de presión; el veterano zurdo de mil batallas Leandro Martínez; César García, Kelbis rodríguez, Carlos Santana, y el también siniestro Miguel David Paradelo, muy útil para lanzarle a los bateadores de su mano.

Imaginen que desde el box los granmenses trabajaron para 4.34 bien inferiores a la media del campeonato (5.16); lo mismo que su Whip (1.56) por 1.68, el cuarto mejor de la justa.

En el cajón de bateo poseen una batería temible, con la dupla de primos Raico-roel Santos en la proa de su line-up, un verdadero dolor de cabeza en materia de tacto y velocidad en función de la ofensiva. Osvaldo Abreu, Carlos Benítez, Guillermo Avilés y el máscara Iván García redondean un orden al bate que siempre extrañará la presencia del slugger Alfredo Despaigne, de vuelta a sus compromisos con el softbank japonés, pero que lo tiene todo para “cocear” pese a esa medular ausencia.

Además, los Alazanes ya se han acostumbrado a sortear instancias de muerte súbita, donde la presión se eleva a límites insospechados y lo demostraron en su serie de cuartos frente a los azules de Guillermo Carmona.

En mi criterio salen como favoritos para superar a Pinar del Río, pero los vueltabajeros tienen un nivel de rendimiento e inspiración envidiables. La verdad de este duelo se conocerá a partir del próximo sábado, cuando inicien su match al mejor de siete desafíos, sin la opción de escoger a los cuatro refuerzos, la cual se valorará si es posible, o más bien factible, implementarla de cara a la discusión del título.

Pinar del Río: el retorno de un histórico

Decir que el pitcheo ha sido el arma fundamental de los Vegueros no se antoja nada nuevo. En ese territorio pudiera afirmarse que los lanzadores se dan como el tabaco. Este denominado uno de los cuatro grandes de nuestros clásicos retornó a instancias decisivas y de qué manera.

Sin embargo, en su serie de cuartos fue la ofensiva el factor X de triunfo, con 33 anotadas para barrer y respaldar a un cuerpo de lanzadores que no estuvo a la altura de las credenciales mostradas durante toda la ruta previa.

Hablamos de un bullpen al que solo le conectaron 269, con PCL de 3.58 y Whip de 1.41, puntero en todos esos departamentos. Erlis Casanova, Vladimir Baños, Yaifredo Domínguez y Yoandy Cruz se combinaron para 28 de las 42 sonrisas de los pativerdes en la clasificatoria.

Si a ellos le sumamos a Frank Luis Medina, Reilandy González e Isbel Hernández, ciertamente comprobamos la profundidad de dicho staff. Lástima que no podrán volver a echar mano de ese endemoniado binomio conformado por Liván Moinelo y Raidel Martínez, ambos de regreso a suelo nipón y con peso en la barrida sobre los Gallos espirituanos.

Aun así, no se antojarán un manjar ni mucho menos, sobre todo si impulsados por una bujía ofensiva en postemporada como William Saavedra, continúan rindiendo Lázaro Emilio Blanco, Yaser Julio González, y Juan Carlos Arencibia, ejes indiscutibles de la alineación vueltabajera.

Ese es el panorama. Todavía no se vuelve a dar la voz de play ball, para conocer al cuarto semifinalista, pero no sé para usted, en mi caso la pelota, como el arroz y el pan, nunca debe faltar en la mesa.

 

Comentarios

!!!Se han lucido con la contaminación por covid en casi todos los equipos!!!! ¿Cuáles fueron las tales medidas o burbujas?
carlos@uebse.geysel.une.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video