Omara Durand: La gloria paralímpica en sus pinchos y actuar cotidiano (+ Fotos)

Solapas principales

Omara Durand: La gloria paralímpica en sus pinchos y actuar cotidiano (+ Fotos)
Fecha de publicación: 
7 Septiembre 2020
0
Imagen principal: 
Omara se impuso por amplio margen en cada una de las rondas de votación.

Decía Carlos Gardel que 20 años no son nada. Pudiera parecer que para la corredora Omara Durand diez tampoco lo son. Y lo digo no solo por el hecho de una estela de imbatibilidad que supera los 11 abriles.

También por su grandeza y humildad, una que va más allá de sus pinchos, que expresa con gratitud en su actuar cotidiano.

Esperé a que pasara la euforia del momento asociado a su condición de ganadora del Suceso Deportivo Paralímpico de la Década para llamarla por teléfono, felicitarla y por enésima ocasión colocarme en el bloque de arrancada de la admiración.

Anécdotas con la estelar velocista tengo muchas. Desde aquella ocasión en la que su pequeña Erika, con poco más de un año, era la corredora más imponente sobre velocípedo que atestigüé una sesión de entrenamiento en el Estadio Panamericano.

Eso habla de su indiscutible condición de campeona en la carrera perenne de la maternidad, pero también de la enorme confianza que siempre ha depositado en ella su entrenadora y casi segunda madre, Miriam Ferrer, su esposo Noleysis Bicet, su guía Yuniol Kindelán, sus compañeros de equipo y Cuba toda.

Soy de esos cronistas que tiene el inmenso orgullo de poder decir que Omara Durand, quien constituye uno de los mayores ejemplos de perseverancia y éxito dentro del movimiento deportivo revolucionario cubano, es su amiga.

He vivido diferentes estados de ánimo dentro de su excelsa carrera deportiva, he caminado en silencio junto a ella desde el césped de la al fondo de la pista, hasta la pistilla para encarar los fuertes ejercicios con vallas. He devorado cada centésima de segundo mientras corre los tramos de más de 600 metros, esos que asegura no le simpatizan, pero los hace por disciplina para con la planificación del entrenamiento.

La he recibido luego de sus hazañas paralímpicas en el aeropuerto José Martí, donde con una frase sencilla confirma que toda la gloria del mundo ciertamente cabe en un grano de maíz.

Hemos compartido por más de dos horas en una peña deportiva en el Restaurante La Fela, con cubanos de a pie, fieles amantes del deporte…

Cuenta atrás, el galardón

El premio materializado en la noche de este sábado fue tan seguido en las redes y espacios noticiosos, como si de su trayectoria inmejorable en los Juegos paralímpicos de río de Janeiro 2016 se tratase.

Sucede que, a partir del 25 de agosto, el Comité Paralímpico Internacional (IPC, por sus siglas en inglés), publicó una serie de grandes actuaciones en citas paralímpicas de la década 2011-2020 y surgió entonces la citada votación.

La cubana, con su hat trick en la pista atlética de Río de Janeiro 2016, derrotó en la ronda final 499-229 votos a la ciclista británica Sarah Storey, según encuesta efectuada en Paralympic Games @Paralympics.

Con su reseña Durand´s hat-trick, Omara cautivó a todos desde la ronda de octavos y resultó ganadora abrumadoramente ante el pesista iraní Siamand Rahman, la floretista italiana Beatrice Bebe Vio, y avanzó a la final al sumar 94 votos a favor de los 125 emitidos, contra el ciclista italiano Alex Zanardi. 

Pero eso, si radiografiamos el plano meramente deportivo, pudo considerarse presumible.

Hablamos de una atleta que a sus más de 11 años invicta suma al sendero de la excelencia deportiva registros cimeros en cada una de las distancias que devora (100 metros-11.40 segundos, 200-23.03 y 400-51.77) que pueden competir con los de las mejores exponentes convencionales de nuestro país, e incluso, coquetear o colarse en instancias semifinalistas de Mundiales.

Para dimensionar su condición de reina en las pistas y en la vida traemos a colación una anécdota:

Se encontraba entrenando en una base en la altura mexicana para Río 2016. Su pequeña Erika, de cuatro años entonces, emocionalmente se deprimió muchísimo, cogió una bronquitis, con infección en los riñones.

A pesar de estar cuidándola acá en casa su familia, su esposo, su mamá esa situación la preocupó en extremo y la afectó bastante, al punto de repercutir en sus enrenamientos.

Gracias a la máxima dirección del INDER, tuvo la posibilidad de regresar a Cuba y estar unos días con ella. La mejoría fue vertiginosa y Omara se pudo reincorporar a su base en la altura azteca.

Expresó su gratitud a pura velocidad, pues luego en los Paralímpicos de la Ciudad Maravillosa, materializó los mejores resultados de su vida.

Muy poco queda por decir de esta excepcional deportista. El silencio me sorprendió en el epílogo de nuestra plática, entre el agradecimiento mutuo y la inspiración para en un futuro, incorporarla en un volumen de entrevistas a personalidades del deporte cubano.

Porque créanme, su hoja de servicios y su calidad como ser humano, le sobran para no solo ser catalogada por sus rendimientos como el suceso deportivo de la década, sino también para ser considerada como una de las mejores atletas de Cuba en la presente centuria.

Siempre solícita y sonriente, viva expresión de la mujer cubana. Foto: Del aurtor.
La bandera, el pueblo de Cuba, y lqa Revolución, siempre presentes en cada zancada gloriosa.
Fuera de las pistas Omara ha compartido con la afición y develado secretos de su carrera y vida extra-deportiva.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video