Promesas… próximamente por Cubavisión

Promesas… próximamente por Cubavisión
Fecha de publicación: 
5 Enero 2021
0
Imagen principal: 

Fotos tomadas del Portal de la Televisión Cubana

Promesas es el título de la serie que la Casa Productora de Telenovelas acaba de poner a punto para que sea transmitida en este primer mes del año por la televisión nacional. Se trata de doce capítulos con una duración que ronda los 55 minutos y cuyo tema central nos pica cerca a todos y todas, porque dígame usted ¿quién en esta isla apasionada no ha hecho nunca una promesa?

Y quien dice Cuba, también podría decir el mundo, pues las promesas a las que apunta la idea original de Amilcar Salatti, desarrollada luego por un equipo de cinco escritores, abarcan toda clase de motivaciones y sentimientos: la gente, en todas partes, promete cosas ¿o no? A Dios, a la familia, a los orishas o a uno mismo…

Las Promesas nacen…

Desde la Casa, nos cuentan, fue una experiencia interesante, donde se convocó a pensar  ideas para una serie corta a un grupo de escritores con los que ya habían trabajado en otros proyectos. El guión quedó compartido entre Amilcar Salatti, Alberto Luberta, Serguey Svodoba, Eurídice Charadán y Lil Romero. Entre todos se decidieron por la propuesta de Amilcar, a quien conocemos muy bien por su reciente éxito en el guión de la telenovela Entrega.

Escribir entre un equipo de autores fue quizás el primer gran reto que planteó Promesas, pues aunque son fundamentalmente capítulos monotemáticos,  tienen una idea que los une, todos los personajes coexisten en un pasaje de Centro Habana, interactúan en algunos casos, especialmente a través de un suceso que también hila la historia y era necesario cuidar  la coherencia en determinados elementos para que no se perdiera el sentido.

El propio Amilcar, que asumió buena parte de la coordinación de guión, nos cuenta sobre este desafío: “El trabajo fue difícil. En una novela, que es más larga, cuando escribes con otros escritores tienes tiempo para ir puliendo por el camino, pero aquí éramos cinco escritores para doce capítulos y realmente fue muy interesante, porque todo el mundo aportaba a lo de los demás. Todos empezamos a proponer los argumentos de los tipos de promesas, cuando quedó cerrado salimos a escribir cada cual su capítulo.»

“La coordinación era simplemente para darle a eso una coherencia, que no se notara la diferencia entre autor y que pareciera una serie y no capítulos sueltos con una promesa por el medio. Entonces ese es el intento, incluido el narrador en off que no estaba al principio, viene a surgir después precisamente para redondear ese hilo conductor”.

En resumen, esto es lo que garantiza la unidad en Promesas, al menos así lo concreta Salatti: “Todos estos personajes viven en un mismo pasaje y de alguna manera siempre interactúan, eso a la hora del rodaje y el montaje se acentuó un poco y lo que los une es eso: una promesa, un sitio donde viven y la interacción de algunas historias de unos con otros. Hay un suceso principal que une cada capítulo, que es un apagón, que ocurre al principio y se arrastra durante toda la serie. El narrador en off también está en todos los capítulos...”

Crecen las Promesas

Si escribirla fue complejo, el rodaje y la post producción de Promesas no resultó más sencilla.  La Casa Productora apostó aquí también por el trabajo colectivo desde la producción y le confió la dirección a una mujer probada: Mirta González. Con las credenciales de haber dirigido la única película realizada por la Casa, así como su primera y exitosa telenovela, Salir de noche, la batuta de Mirta es, sin dudas, otro buen augurio para estas Promesas.

Sin embargo, la estelar directora de Cuando el agua regrese a la tierra no estuvo sola, la acompañaron Ricardo Miguel González, Yoel Infante; josé Víctor Herrera y Jorge Campanería, creadores que también aportaron al desarrollo de una serie que se precia de haber crecido sin apuros. 

La edición y post producción, a cargo de Giselle Crespo, otra conocida de la Casa, pues se estrenó con ellos y junto a Mirta en el filme La hoja de la Caleta, resultó también un proceso largo y minucioso:

“Para mí, Promesas también ha sido atípica. Yo digo que ha sido el colofón de mi carrera, por las características de la propia serie de ser, como le llamamos desde el principio, doce películas. Son doce historias con una complejidad cada una y además la complejidad de lograr, desde el montaje, que se sienta como una unidad en total. En Promesas cada capítulo es nuevo y además vienen dirigidos por diferentes directores, entonces, al asumirla completa, fue un reto sublime para mí”.

Promesas ¿cumplidas?

Habrá que ver. La última palabra la tiene “el respetable” y así lo sienten también los realizadores, aunque desde la semilla están complacidos con el resultado de una serie a la que nadie puede negarle la virtud de acercarnos a las tendencias actuales del mundo y, por supuesto, la selección de una temática en la que, de una forma u otra, entramos todos.

“Yo he visto algunos capítulos y estoy contento realmente, en el público siempre es impredecible qué va a pasar, pero a mí los que he visto me han gustado, en general creo que se ha hecho un buen trabajo, que tiene una buena factura,  y ya lo que queda es esperar qué pasa cuando la gente lo vea. Para mí ha sido una buena experiencia. Es la primera serie corta en la que yo participo, esto nos pone un poco al nivel de lo que sucede en el mundo, creo que ha sido un paso adelante realmente”, valoró Amilcar.

Otra carta de triunfo podría ser la música. A cargo del cantautor Kelvis Ochoa, la banda sonora involucra a importantes intérpretes como Pablo Milanés, Gema Corredera y Leoni Torres, voz del tema de presentación. Todo un disco de once canciones originales se produjo para la serie, nos acota Giselle.

La diversidad acompaña estas Promesas desde todos los ángulos y en ella también se sientan muchas expectativas: “Tiene varios géneros, hay drama, comedia, farsa, creo que eso también ayuda a conquistar diversos públicos. Además hay temas de adolescentes ahí, las relaciones de familia, de pareja, hay una especie de policiaco, está el tema de las adicciones, también la diversidad en cuanto a las familias. Hay una unidad, pero también variedad en el tono que toca cada capítulo”.

Promesas sin fecha de caducidad

Atrasada por la pandemia, en algún momento el equipo de Promesas estuvo preocupado porque la serie envejeciera, sin embargo, la propia temática la salva: “Creo que el hecho de que son historias contadas desde lo humano, ayuda a que los capítulos de Promesas puedan estar vigentes y se puedan ver y disfrutar desde todas las partes del mundo, desde cualquier momento y desde todas las perspectivas”, opina Giselle.

Contada desde la cubanía, pero no limitada a ella, la Casa Productora de Telenovelas nos promete una serie para todos los gustos, emotiva, entretenida y actualizada, con varios rostros en el elenco que nos obligan a confiar, la voz precisa de Luis Alberto García en la narración y nombres detrás de cámara que también le aportan muchos créditos, pero la última palabra la tiene usted, cuando le abra las puertas de casa a estas doce Promesas.
 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video