Giraldo González Piloto: torpedero atacador

Giraldo González Piloto: torpedero atacador
Fecha de publicación: 
9 Enero 2013
0

Puede parecer contradictorio calificar de atacador a quien desempeñe una posición eminentemente defensiva en el béisbol como la de torpedero, pero al dialogar con Giraldo González Piloto… desaparece la duda.

“Siempre jugué adelantado, porque intentaba fildear apenas llegaba la bola a la media luna y en ocasiones, en la grama interior”, asegura a los 54 años de edad y a 23 de su retiro, aquel a quien el destacado comentarista Bobby Salamanca calificó como la “Aspiradora pinareña”.

El hoy manager del equipo de Pinar del Río explicó a la AIN que “a esa técnica yo la denomino atacar la pelota, atraparla rápido, para tener suficiente tiempo de sacar al corredor que va para primera, sin forzar el brazo.

“Los corredores, muchos de ellos rápidos, iban a mitad de camino cuando ya el inicialista tenía la bola en el mascotín”, precisa el entrevistado, quien se lamenta que muchos de sus colegas de posición sacan out “llegando el bateador”.

“Tal deficiencia obedece a que se sitúan muy atrás, para lo cual se debe disponer de un brazo privilegiado.

 “El único que podía darse ese lujo en el béisbol cubano era Agustín Arias, quien soltaba un hilo para primera, donde cogiera el batazo”, añade con conocimiento de causa González Piloto, quien junto al pelotero oriental, integraron el equipo Cuba.

No fue la única vez que el pinareño representó a su patria en eventos internacionales a pesar de que su tránsito por las series nacionales y selectivas coincidió con homólogos de renombre: Rodolfo Puente y Pedro Jova, primero; más tarde, Luis Ulacia y Rolando Verde.

Con ellos departió las glorias de varios campeonatos y copas mundiales, desde que debutó en el equipo grande, en marzo de 1982, en el tope contra profesionales
mexicanos.

Cuando no soñaba con ser el director del llamado hoy “tsunami verde” ni siquiera ser jugador, Giraldo González se graduó de técnico en conservación de alimentos en el Instituto Tecnológico Ejército Rebelde, en la capital del país.

“Me esforcé en asegurar un oficio -relata- por si no me iba bien en el béisbol, pero en 1978 me admitieron en Vegueros, que junto a Forestales, eran los dos representantes de Pinar del Río en la Serie Nacional. Cuatro años después fue convocado a la preselección nacional para integrar el equipo Cuba.

Torpedero de elegantes movimientos,  eminentemente defensivo, gustaba de “hacer fáciles los lances incómodos (al revés de como se estila ahora). Trataba de llegar de frente al roletazo, y cuando se tiraba en diving (deslizamiento) era por la falta de opción, no por ganarse el aplauso.

Sus manos seguras, la rapidez para soltar la pelota y un brazo aceptable lo destinaban a empeños mayores… si mejoraba su ofensiva.

 José Miguel Pineda, mentor de Vegueros y Pinar del Río, y sus coequiperos Luis Giraldo Casanova y Fernando Hernández, acudieron en su auxilio: le ayudaron a mejorar el tacto, a sacar rápido el bate, elevar su promedio ofensivo desde 220 hasta 275, “y con unas libras de más comencé a sacarla del parque con la frecuencia aconsejable para un jugador de cuadro”.

Giraldo intervino en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Santiago de los Caballeros 1986, y al año siguiente en los Panamericanos de Indianápolis.

Pocos años antes de la temporada de 1993, este pelotero, oriundo del municipio Los Palacios, se percató de que a su lado pasaban hacia el jardín izquierdo y el central roletazos que antes engarzaba sin esfuerzo, y optó por el retiro, considerado por muchos prematuro.

Irrumpió ante él la disyuntiva de solicitar empleo en la pinareña  fábrica de conservas La Conchita, o laborar como entrenador con las experiencias que aún tenía frescas.  Optó por lo último.

A fines de 2012 la Comisión Provincial de Béisbol lo designó en su actual  responsabilidad. Al aceptarla, lo hizo con plena conciencia de sacar del letargo a la novena que se coronó titular de la Serie de Oro de la pelota cubana.     

Hasta ahora, la “Aspiradora” no ha logrado introducir a su equipo en la zona de clasificación, pero confía en que sus discípulos se repondrán tomarán el paso que los ha convertido, durante décadas,  en animadores de la pelota revolucionaria cubana.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video