Ruy López-Nussa: «Viene una nueva generación de músicos con todo el ímpetu del mundo»

Ruy López-Nussa: «Viene una nueva generación de músicos con todo el ímpetu del mundo»
Fecha de publicación: 
24 Febrero 2020
0
Imagen principal: 

Los que a estas alturas todavía creen que la percusión es un elemento secundario de la música, puro acompañamiento, deberían escuchar tocar a Ruy López-Nussa. Integrante de una de las más prolíficas familias de la música cubana, es un referente indiscutible del jazz contemporáneo por estos lares. Con las baquetas en las manos ha sacado de la batería una sonoridad sólida, que se erige en columna vertebral de su grupo La Academia.

La agrupación se presentará este miércoles, a las 7:00 p.m., en la sala Hubert de Blanck (Calzada, entre A y B, Vedado), como parte de un proyecto de promoción del jazz. Nos encontramos con el músico en su estudio.

—¿Qué va a pasar en ese concierto?

—En ese teatro se está organizando un espacio de jazz los últimos miércoles de cada mes. Y ahora le toca a La Academia. Me han dado una tarea tremenda, que he asumido con mucho gusto: apoyar ese espacio, que ya lleva dos meses funcionando.

«Este miércoles La Academia va a ofrecer un concierto en el que va a mostrar el trabajo de este último año. O bueno, de todos estos años, estamos cumpliendo once.

«Tendremos un invitado especial: Alejandro Falcón.

«Vamos a tocar lo que últimamente estamos experimentando, el repertorio nuevo que hemos montado, con instrumentistas relativamente recientes. El pianista, por ejemplo, apenas lleva seis meses con nosotros.

«Creo que será una buena descarga, una gran fiesta. Esperemos que ese espacio se mantenga».

—¿Qué importancia tiene llevar el jazz a espacios no convencionales, por lo menos no tan habituales para el género?

—Creo que es importante contar con un espacio para el público esencialmente nacional, para la gente que quizás no pueda gastar determinada cantidad de dinero en clubes especializados, los estudiantes, por ejemplo… Es bueno que haya oportunidad de disfrutar de buen jazz sin que el costo sea muy grande.

«En este caso estamos hablando de un lugar bien céntrico. Y podemos abrirles las puertas a las nuevas generaciones… y a generaciones no tan nuevas.

«Una plaza más es siempre una oportunidad más para los amantes del jazz».

—Fue noticia recientemente la presentación de su volumen Ritmos de Cuba, percusión y batería en la Feria Internacional del Libro…

—Al fin salió a la luz este libro, que escribí hace muchos años… ¡en el siglo pasado! Hace seis años se hizo una edición después de muchos tropiezos, en un gran empeño del Museo Nacional de la Música. La actual edición es hermosa, tiene una presentación muy buena.

«Pero lo más importante para mí es que pueda llegar a las escuelas.

«Yo he trabajado ese libro durante muchos años. Haciéndole fotocopias, “plagiándome” yo mismo. Era hora.

«Yo estoy feliz, porque La Academia, de alguna manera, surgió de ese libro. Hay una fuerte vinculación.

«Ojalá podamos hacer un lanzamiento del libro en el teatro.

«Y ojalá también salgan a la luz este año los discos que llevo engavetados hace algún tiempo. No se puede perder las esperanzas. Hay que seguir batallando, luchando…»

—Esta puede ser la pregunta del millón de pesos: ¿cuál es la salud del jazz que se hace en Cuba ahora mismo?

—Yo creo que a pesar de los obstáculos del momento (y no solo en Cuba, la crisis nos golpea a todos, en todas partes, a unos más que a otros, por supuesto…), a pesar de todo eso el jazz goza de muy buena salud.

«Aquí en Cuba viene una nueva generación de músicos, que llega con mucho ímpetu, con muchos conocimientos.

«Ahora bien, hay que seguir esforzándose, enfrentando las dificultades. Porque problemas ha habido siempre. Nosotros mismos, los de mi generación, cuando empezamos a estudiar, el jazz era casi algo prohibido.

«Y mira ahora: nos apoyan las escuelas, que tienen hasta jazz bands y tienen profesores especializados.

«Todo eso repercute en el nivel, en el reconocimiento, en la reputación de eso que llamamos el jazz cubano».

alt

Un libro y una academia para la historia y el jazz

La propuesta de Ruy López-Nussa pretende desarrollar e ilustrar a través de un grupo musical la ruta metodológica que se inicia con el libro Ritmos de Cuba, percusión y batería. Este volumen reúne de forma didáctica el acervo cultural de la percusión en la isla, aplicando en detalle el gesto de abordar dichos ritmos en la batería. Se presentan de una manera amena y atractiva los diferentes géneros de la música popular y folclórica, mostrando así, los ricos y variados ritmos a través de un intercambio entre las percusiones afro-cubanas y la batería. A su vez, se mezcla toda esta riqueza rítmica con arreglos que se nutren del jazz y de diferentes corrientes musicales, adaptados especialmente al formato del Proyecto: piano, bajo, trompeta, percusión y batería.

Tomado del sitio web del músico

alt

Sobre Ritmos de Cuba, percusión y batería

Esta obra es una completa herramienta que ayuda a superar los obstáculos a los que se enfrentan percusionistas y bateristas del mundo en su estudio de ritmica cubana.

Con acierto y actualidad combina de forma progresiva transcripciones – en forma de partituras polirrítmicas – de la mejor parte de los conjuntos musicales que en Cuba ejecutan percusión, ofreciendo un nuevo y particular panorama de nuestra cultura, labor comparable con la de un pequeño atlas de los ritmos de cuba.

Lino Arturo Neira Betancourt, en el sitio web del músico

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video