De Turín a La Habana, puente científico con Soberana Plus

De Turín a La Habana, puente científico con Soberana Plus
Fecha de publicación: 
15 Noviembre 2021
0
Imagen principal: 

Mientras los grandes medios saboreaban y soñaban la prometida noticia de un estallido social en Cuba este 15 de noviembre, en la realidad cubana estaban manifestándose nuestras verdades, ignoradas pero ciertas: el inicio del curso escolar, la apertura de las fronteras y la llegada de vuelos internacionales, el renacer del turismo, la fiesta que es la vida después y junto con esta dura pandemia.

Entre esas muchas certezas, un hecho sobresale hoy: el viaje a Cuba de una brigada de 35 voluntarios italianos para participar en el ensayo clínico Soberana Plus Turín, una colaboración entre el Instituto Finlay de Vacunas y el Hospital Amedeo en Savoia, de la ciudad piamontesa, fruto de los esfuerzos de la Agencia para el Intercambio y la Cooperación Económica con Cuba (AICEC), de su presidente Michele Curto, y del joven científico italiano Fabrizio Chiodo, colaborador del Finlay. Un hito que fue posible, además, gracias a la colaboración de las Embajadas de ambos países, en Roma y La Habana.

Habla la ciencia

«SoberanaPlusTurin es un estudio clínico realizado en Cuba e Italia para personas inmunizadas con vacunas autorizadas por la Unión Europea (Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson) que reciben la vacuna cubana SoberanaPlus como tercera dosis, desarrollada por el Instituto Finlay de Vacunas de La Habana», explicó la institución turinesa en su comunicado sobre el ensayo.

Desde el Finlay precisan que se trata de un estudio aprobado por el Cecmed, la autoridad reguladora cubana, de diseño prospectivo, abierto, no controlado, en grupos paralelos, y multicéntrico. Se realizará en voluntarios italianos convalecientes de #COVID19, y en otros sin antecedentes de esta enfermedad, previamente inmunizados con otras vacunas anti SARS-CoV-2.

El Sitio Clínico Principal será el Centro Internacional de Salud La Pradera, en Cuba, donde tendrá lugar la vacunación, y 28 días después se medirá la respuesta de anticuerpos específicos en el Laboratorio de Microbiología y Virología de la Clínica Universitaria del Amedeo di Savoia.

Para el hospital turinés, «se trata, por tanto, de un importante puente científico y de una prestigiosa colaboración bilateral entre Italia y Cuba, conseguida gracias a la Agencia de Intercambio Cultural y Económico con Cuba (AICEC), ya comprometida en la llegada y acompañamiento de la Brigada Médica Cubana involucrada en el Hospital Covid OGR de Turín, en la primavera de 2020».

La institución italiana destaca que SoberanaPlus es la única vacuna en el mundo desarrollada, desde el principio, como producto de refuerzo y subraya que este tipo de inmunógeno es muy seguro, y de hecho ya se ha administrado en Cuba a millones de niños, a partir de los 2 años, sin efectos adversos.

Desde el punto de vista económico, una consideración nada despreciable, es una tecnología que garantiza costos extremadamente bajos, facilidad de almacenamiento, simplicidad tecnológica y, por lo tanto, instalación de producción a gran escala, que representa una enorme esperanza en el desafío de garantizar vacunas para toda la humanidad.

Para el Dr. y profesor Giovanni Di Perri, Director de la Clínica Universitaria de Enfermedades Infecciosas del Hospital Amedeo en Savoia, «en una perspectiva cada vez más posterior a la emergencia, la finalización del desarrollo de vacunas de proteínas como Soberana plus ampliará las opciones disponibles y puede ser una solución que contribuya a ampliar el porcentaje de la población protegida por vacunación».

Desde Malpensa, expectativas

Desde el aeropuerto de Malpensa, en Milán, los voluntarios italianos, en medio de los trámites para el abordaje al avión que los traería a Cuba, comentaron en las redes sociales sobre el ensayo.

Matteo Saccani, uno de los fundadores de AICEC y participante del estudio, declaró en video divulgado por la cuenta del embajador cubano en Italia, José Carlos Rodríguez, que «después de la gran ayuda que nos brindó Cuba durante la pandemia con el envío de una brigada médica en Turín y Crema, ahora Cuba está ayudándonos otra vez al pueblo italiano con este ensayo. Nosotros, los 35, estamos honrados de llegar y recibir Soberana Plus».

«Personalmente muy emocionado por este momento tan importante, esta oportunidad de colaboración entre los dos países, entre los dos pueblos», se confesó Mattia Baldini, también de AICEC, y expresó su seguridad en que «va a ser un logro, para la ciencia cubana, de la que nosotros conocemos su alto nivel, pero que todo el mundo no la conoce, y esperamos que este estudio pueda ser útil» en esa difusión.

Maria Giovanna Tamburello, amiga solidaria de Cuba y su Revolución, dijo sentirse «feliz y orgullosa de ser parte de este estudio. Yo tengo una gran confianza, una total confianza en el trabajo de los científicos cubanos, que son para mí, los mejores del mundo».

Durante nuestra reciente estancia en Italia los conocimos, y fuimos testigos del proceso de reclutamiento de voluntarios, que generó una dinámica de trabajo mayor al ya de por sí fuerte compromiso de AICEC con Cuba. Michele Curto y todo su equipo, junto a Fabrizzio Chiodo, todos defensores de la isla, de nuestras vacunas, y en resumen de nuestra biotecnología pública, hecha por y para el pueblo, vigilaron con celo cada paso en la construcción de este puente científico, que es también puente de amor.

A Chiodo le escuché más de una vez decir ante un auditorio que el mundo y Europa son hostiles a Cuba, pero que entre la gente técnica, en el mundo científico, hay un gran respeto por la biotecnología cubana. «Es una garantía, han dicho». Por lo que en su opinión la defensa de la ciencia cubana en ese díficil entorno, «es una batalla que no está perdida», aseguró. Soberana Plus Turin es uno de esos caminos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video