La cruzada de Bolsonaro contra Cuba

La cruzada de Bolsonaro contra Cuba
Fecha de publicación: 
4 Diciembre 2018
0
Imagen principal: 

A unas semanas de tomar posesión como presidente de Brasil, Jair Bolsonaro ya acumula todo un expediente de ofensas y amenazas contra Cuba, un país que cuenta con reconocimiento mundial por su solidaridad y compromiso con las causas justas.

Además de acusar al gobierno cubano de dictadura y de cuestionar la preparación y la dignidad de profesionales de la salud que han prestado servicios en más de 160 países, su récord incluye la destrucción de un programa de atención sanitaria para los brasileños más pobres, en el cual los galenos de la isla fueron sin dudas el soporte principal.

En ese sentido, el presidente electo consideró que la creación de Más Médicos había sido 'un pretexto para financiar la dictadura', ignorando que en su lustro de vigencia esa iniciativa lanzada por la depuesta mandataria Dilma Rousseff llevó la salud a decenas de millones de personas, muchas de ellas nunca antes beneficiadas por la atención primaria.

Rousseff rechazó en declaraciones a Prensa Latina la postura hostil de Bolsonaro, la que calificó de 'posiciones absolutamente radicales, ideológicas y de ofensa a un país que ayudó a Brasil'.

Sin embargo, el representante de la ultraderecha parece dispuesto a ir mucho más lejos, al perfilar una alianza con sectores de Estados Unidos que por décadas tratan de derrocar a la Revolución cubana.

A finales de noviembre, el senador Eduardo Bolsonaro -hijo del presidente electo- viajó como enviado de su padre a Washington DC, donde abordó con funcionarios norteamericanos futuras acciones contra la mayor de las Antillas.

Según reportes de prensa, entre ellos del diario O Globo, el parlamentario mostró especial interés en activar mecanismos de persecución financiera.

Eduardo Bolsonaro sugirió que la campaña financiera anticubana, y también contra Venezuela, estaría dirigida por el ministro de Justicia, Sergio Moro, juez que encabezó las investigaciones de la Operación Lava Jato, las cuales convirtió en una guerra contra el Partido de los Trabajadores y sus líderes.

El propio senador subió el 1 de diciembre a las redes sociales una foto junto al contrarrevolucionario de origen cubano Orlando Gutiérrez, en la que el político brasileño posa con un pulóver con la inscripción 'Sé bueno, no seas un comunista' y ataca a la Revolución de la mayor de las Antillas.

Desde la isla caribeña la respuesta es clara, tanto de sus funcionarios como de los médicos: los principios, la soberanía y la autodeterminación no se negocian.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video