DE CUBA, SU GENTE: Si tu matrimonio es una basura, lee esto

Solapas principales

DE CUBA, SU GENTE: Si tu matrimonio es una basura, lee esto
Fecha de publicación: 
19 Septiembre 2017
0
Imagen principal: 

Hay matrimonios que son una basura.

Matrimonios donde el hombre piensa en pegarle los tarros a ella como diez veces al día y ella en lo mismo o en dejarlo, más o menos la misma cantidad de veces. Pero, de alguna manera, también piensan en los hijos en común, en la casa en común, en las amistades, en lo que ellos llaman familia, y los años pasan y siguen viviendo juntos por el simple hecho de que los dos tienen miedo a lo desconocido.

«Este hombre es malo. Pero a lo mejor el próximo orina fuera de la taza. Quién sabe». O: «Este hombre no es tan malo. Además, quién me va a querer ahora que tengo las tetas tan caídas, que me golpean la celulitis de los muslos. Quizás el próximo sea peor».

Y por lo menos te has acostumbrado a la maldad de este hombre, a su falta de cariño, y lo consigues aguantar. Lo has aguantado tanto, que te has vuelto insensible. Con un hombre nuevo no sabes bien… tendrás que partir de cero otra vez. Y eso es agotador. Te cansa lo desconocido.

No tienes coraje. Eso, lo que te digo. Eres una miedosa. O un miedoso.

¿Que cómo lo sé? Porque me estás leyendo. Si estás leyendo esto, es porque el título te atrajo. Si el título te atrajo, es porque tu relación no funciona. A lo mejor funcionó en un pasado. Pero ahora tú tienes miedo. Miedo a enfrentar lo desconocido.

Y eres la única/o culpable de lo que te pasa. Nadie te está haciendo nada. Eres tú la/el que decide cómo vivir tu vida.

Lo desconocido no se puede temer.

Hasta ahora has vivido pensando que tu pareja te debe amar como lo hizo al principio. Pero esto es un error. Encierras a tu pareja en el pasado. Y el pasado ya pasó. No puede amarte como al principio porque ya no es esa persona. Te puede amar diferente. Más; menos. O puede dejar de amarte. Eso no importa tanto como el hecho de que tú no tengas miedos a los cambios de la vida.

Porque si te dejó de amar no es su culpa. Tampoco tuya. Es solo un error de concepto. Pensaste que ella seguiría estando a tu disposición. O él. La redujiste a una esposa. O a esposo.

Si tuvieras coraje, enfrentarías el hecho de que tienes un matrimonio defectuoso. Lo asumirías. Cambiarías tu vida.

Los que son valientes se tiran de cabeza. No viven con seguros de vida. Escalan montañas y surfean. No tiene que ser el Everest ni el océano Atlántico. Se puede también escalar y surfear interiormente.

No evites lo desconocido. Escoge siempre lo desconocido y tírate de cabeza. Aunque sufras, vale la pena; siempre te compensa. Sales más madur@, más formad@, más inteligente.

Por eso te digo, me tomo la libertad de decirte: Ama, pero no dejes que tu amor se reduzca a un matrimonio.

Puede ser que tengas miedo, pero ten más coraje que miedo.

Arriésgate. Arriésgate siempre.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video