DE CUBA, SU GENTE: Qué tipo de cubana soy

Solapas principales

DE CUBA, SU GENTE: Qué tipo de cubana soy
Fecha de publicación: 
20 Julio 2016
0
Imagen principal: 

Su especialista en Relaciones Públicas me comentó, muy amablemente, que les había costado trabajo localizarme porque no tengo teléfono ni dirección fija, pero que lo habían intentado a toda costa, porque no era una opción que pasara la fiesta sin invitarme.

La fiesta era la Feria Nacional de Francia en La Habana. Cuando ustedes lean este texto ya habrá pasado, pero para mí que ahora estoy sentada en el césped de la Embajada Francesa en Cuba, es el más absoluto presente.

 

alt

Yo tengo en mano un mojito. Lo que se sobra en esta fiesta es bebida. Hay Cuba Libre, Cubata, y hasta Bloody Mary… Pasando por un montón de Cristal y de Heineken, que abren los meseros con una agilidad envidiable, y sirven en vasos y hasta los desbordan,… como si no hubiera un mañana; como si no estuvieran fuera de las amplias paredes de esta embajada, las cervezas a un precio que implica ser prohibitiva, la mayoría del tiempo, para la mayoría de la población cubana.

Pero no se puede escatimar recursos en la Feria Nacional de Francia. Qué se le va a hacer. Así son las coberturas de primer nivel. En mi carrera he tenido unas cuantas. No les puedo comentar lo que se siente estar un momento en una habitación, –de hoteles, de embajadas- rodeada de los más exquisitos vinos y licores, con bandejas constantes de los más exuberantes dulces, y luego, como si de mundo paralelo se tratara, salir a la calle, y ver balcones raídos y gente sentada en el Malecón, esquivando a las cucarachas. La primera vez que tuve este choque alguna inocencia dentro de mí murió para siempre. Todavía la extraño.

Pero volviendo a la fiesta. Puedo saber quién es francés y quién autóctono de Cuba. Y no por el idioma (hasta yo dije bonne soir en la puerta de entrada, que para algo me tiene que servir el par de años en la Alianza Francesa). Sino por la actitud. Los franceses están todos vestidos de gala y se mueven parcamente. Están parados en actitud de velitas; apenas tuvieron que cambiar de postura cuando un coro de niños cantó los himnos de Cuba y de Francia. Están, eso sí, todos muy preocupados por cierto atentado que ha habido en Francia. Par de ellos me preguntaron –en francés- si tengo noticias frescas del mismo. Y yo, siempre con la misma respuesta.

-Je ne sai pas.

Los cubanos, en cambio, son harina de otro costal... siempre. Nada de estar parados inmóviles, cuando hay todo un jardín que recorrer, surtido con bebida y comida. No vi a uno solo que hablara sobre atentados al otro lado del Atlántico. En cambio, escuché cómo se preguntaban sobre qué hotel de Varadero estaría mejor este año… y sobre si volverían o no a surtir el stand con jamón serrano y pedazos de melón, rociados con crema de chocolate por encima.

Yo, lo confieso, no tengo ahora mismo otra preocupación que mi pluma. Ella me domina. Mi segundo mojito, ya en vena, no me dejará mentir. Mi pluma es mi sangre y a ella me debo. No sé qué tipo de francesa sería. Me preocupa qué tipo de cubana soy.

Sé qué tipo de pluma sostengo.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video