Anticiparse al desarrollo tecnológico: un reto para Cuba

Anticiparse al desarrollo tecnológico: un reto para Cuba
Fecha de publicación: 
11 Septiembre 2013
0
Imagen principal: 

Formar técnicos y cuadros que se anticipen al desarrollo científico y tecnológico a favor de la producción y los servicios, es el principal reto para Cuba.

 

Para ello será necesaria la capacitación continua de graduados y de cuadros calificados, enfilados también a mitigar impactos sociales y medioambientales, se afirmó hoy en la segunda parte de la Mesa Redonda La Educación Superior.
 

Aurora Fernández, viceministra de esa enseñanza, explicó que desde hace años existen estrategias encaminadas a lograr una cultura general integral en la población para ofrecer respuestas a los desafíos de la economía cubana.
 

Puso como ejemplo que el 72 por ciento de los 18 mil profesores universitarios poseen la categoría de doctores o másteres, y que prosiguen los programas para cumplir los Lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido y el apoyo al desarrollo local.
 

Indicó que en el mundo la brecha entre las naciones desarrolladas y subdesarrolladas se hace más grande cada día, debido a los obstáculos para acceder a las tecnologías de punta.
 

En ese sentido recordó el bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba desde hace más de medio siglo, lo cual obliga a pagar precios superiores por productos y tecnologías que se podrían adquirir en países más cercanos.
 

A pesar de ello, la Isla insiste en desarrollar una base científica y tecnológica endógena con el concurso de sus profesionales en labor conjunta de todos los organismos.
 

Fernández destacó el desempeño de las universidades de Pinar del Río, Cienfuegos, Villa Clara y Ciego de Ávila en la ayuda al avance local, especialmente en la producción de alimentos y construcción de viviendas, programa extendido a 10 municipios.
 

Dijo que más de 100 mil maestros realizan cursos de posgrados cada año, pero esa cifra está aún por debajo de las perspectivas.
 

La directiva Marisol González Pérez  expresó que en los
últimos años es muy inferior la cantidad de premios por innovación tecnológica y llamó a buscar iniciativas.
 

Puso como ejemplo de estas últimas la ayuda de las universidades en Programas sobre el envejecimiento de la población cubana, la creación de cooperativas no agropecuarias, las técnicas contra la corrosión de metales, la eficiencia energética y las fuentes renovables de energía.
 

Asimismo significó la producción de cemento con ahorro de
materia prima, los biofertilizantes, la idea villaclareña de un auditivo que mejora la calidad de la mezcla de hormigón y la preservación de semilla de frijoles que aumenta los rendimientos, a sugerencia de la Universidad de La Habana.
  

Asimismo se informó de la existencia, hasta junio pasado, de 12 mil doctores en ciencias, la mayoría maestros, aunque una parte de ellos está vinculada a la biotecnología, agroecología, construcción, prospección mineral y al grupo empresarial LABIOFAM.
 

Por su parte, Miriam Alpízar Santana anunció que son millonarias las cifras que el Estado cubano invierte cada año en la red de centros universitarios, pues los mantenimientos son muy costosos.
 

Esos trabajos, dijo, incluyen además la compra de laboratorios, computadoras, equipos para la cocción y refrigeración, las labores en las redes hidrosanitarias y el consumo de electricidad.   

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video