Añadir nuevo comentario

Para edificar una sociedad democrática, todos los ciudadanos tienen que estar sometidos bajo la misma ley constitucional, que instaura la sociedad como tal; Y éste ejercicio solo es posible, cuando el ciudadano demócrata en acción, somete a conciencia su voluntad individual, al cumplimiento de dicha ley en beneficio común. A sabiendas que toda ley tiene que reflejar el beneficio social e individual de manera armónica e impersonal, para los integrantes de la sociedad: Quienes la cumplen y respeta; y nunca en beneficio de quienes las violan pos sus intereses contrarios al derecho ajeno o exigen su cumplimiento cuando gozan de privilegios de no cumplirlas o violarlas con impunidad. En toda sociedad hay violadores que ejercen por distintas razones su voluntad, violando las leyes que dañan a otro individuo inocente y que procede dentro de las leyes sin violarlas. (En tiempos de paz, donde no existan guerras declaradas) Cuando la violación de la ley va contra los principios constitucionales de las democracias y la vida de algún ciudadano inocente. Los funcionarios ejecutivos (no los abogados), tienen la obligación de hacer que la ley se cumpla, sancionando al culpable de forma eficiente y ejemplar para serrarle el paso a los violadores en sus crimines, y si los violadores se colocan pos su voluntad soberana sobre o fuera de las leyes comunes, siendo poderosos intocables o ejecutivos pagados con el producto útil del trabajo de sus pueblos, donde limitan o violan los deberes y derechos constitucionales, poniendo en peligro de forma predeterminada vidas inocentes. Debe existir un franco tirador, a quien se le page con honra sus servicio, para eliminar dichas mala voluntades de ejerció, la cual aplican de forma destructiva a la sociedad y los miembros que la integran. 15/07/2014 7:28:13 Arturo R. Pasarón
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video