PENSANDO Y PENSANDO: En defensa de un beso

PENSANDO Y PENSANDO: En defensa de un beso
Fecha de publicación: 
3 Agosto 2022
41
Imagen principal: 

Cierta polémica ha causado en las redes sociales el beso de dos personajes en la telenovela cubana Tan lejos y tan cerca. El beso de dos mujeres, que en esa historia se aman.

Si hubieran sido hombre y mujer, por supuesto que no hubiera pasado nada. «Porque es lo natural», según algunos internautas. «¿Cómo le explico yo a mi hijo pequeño ese beso? Él no entiende esas cosas de mujeres que están con mujeres. Es un mal ejemplo, porque ese no es el modelo que quiero para mi hijo», se pronuncia alguien.

Vamos por pasos. Lo único que habría que explicar es que se trató de un beso de amor (bastante contenido, por cierto), y que el amor no se circunscribe a un «modelo» único, preestablecido.

Pero de acuerdo, es posible que usted esté en contra de la expresión de ese amor. Puede incluso que lo condene. O quizás no se anime a tratar de comprender. O no quiera pasar el trabajo de explicarle a su hijo...

Pues lo más elemental es que no permita que su hijo vea programas que no fueron concebidos para un público infantil. Así de sencillo. La televisión no tiene que asumir la responsabilidad de los padres. Un televisor se puede apagar sin que eso signifique un trauma.

Segundo tema: esa no fue una escena aleccionadora. No tuvo intenciones moralizantes, ni siquiera una vocación educativa.

Esa idea de que todo lo que se ve en una telenovela es «un ejemplo a seguir» es, francamente, superficial y pedestre. El beso en cuestión fue el resultado lógico de una situación dramática. Escamotearlo no implica que la situación no exista. Y la socialización de esa situación es un derecho inalienable del creador, que asume, por supuesto, los códigos del género.

Por favor, un poco de sentido común. Un beso entre dos mujeres no es un llamado o una exhortación a que todas las mujeres se besen. Usted bese a quien quiera (y quiera ser besado por usted). O no bese. Es su derecho.

Hay un equívoco una y otra vez enarbolado: «el derecho de los homosexuales es contrario a mi derecho, pues yo creo que ser homosexual es incorrecto, amoral, enfermizo».

No entremos ahora en un debate que tiene muchas implicaciones sociológicas, más allá de su planteamiento individual, más allá incluso de una visión científica del asunto. No es cuestión de caprichos.

Digamos, sencillamente, que nadie tiene el derecho de imponer su particular concepción del amor y las relaciones humanas a una colectividad: nadie puede plantear un «modelo» único e inapelable. Ni la colectividad puede venir a establecerle al individuo la obligación de amar (de ser) de una determinada manera. Los únicos límites son los de la convivencia, la paz y el respeto a la libertad y la dignidad del otro.

Ningún homosexual puede ir a exigirle a un heterosexual que deje de serlo. Un heterosexual tampoco puede exigirle eso a un homosexual. Un derecho no anula otro derecho. Y todos somos sujetos del derecho; convendría leer sobre el tema.

Llama la atención que el debate sobre el beso se origine a partir de una telenovela cubana, cuando no es la primera vez que dos personas de un mismo género se besan (incluso, apasionadamente) en teleseries y películas extranjeras transmitidas por la Televisión Cubana. Habrá que seguir «naturalizando» lo que es natural, sin pretender convertir a la televisión en el espacio didáctico por excelencia.

Si usted cree que, porque habitualmente no aparezca en la televisión, dos mujeres no pueden besarse (aunque, de hecho, muchas mujeres se besan habitualmente en la cotidianidad), le convendría actualizarse.

Y si no comulga con ese beso, si no puede soportarlo, cambie el canal. Así de sencillo.

Comentarios

Perdone, pero más respeto para el concepto de sentido común. No transgreda la inteligencia de las personas que somos muchos los pensantes con ella. Solo un punto por de ir sencillo, me abruma tanto verbo y por si no tiene niños y vive en Cuba (creo debe ser) las familias cubanas a esa hora tienen a los niños en la sala de su casa, muy pocos a esa hora están durmiendo o jugando a otra cosa. Es casi habitual, como la misma programación que tiene poca opción de cambio de canal, o que cuenta con la mágica conexión del gusto por la telenovela, cualquiera que sea a esa hora. Sensatez, por favor. Y si, muchas maneras más sugeridas de ese afecto, de ese amor, se logran en dramaturgia. Mostrar el tema AMOR entre dos personas del mismo sexo, vale. Está implícito ya en la pantalla en todo el audiovisual, pero aun las familias cubanas no lo concebimos como propuestas a nuestros pequeños. Que la misma vida muestre el camino y ellos escojan sin presión porque si, es difícil explicarle a mis nietos ESE BESO DE AMOR, como bien dice otro internauta, ahorita tenemos que aceptar que caminar hacia atrás va con la lógica. Hay que ver, hasta dónde el término ACEPTAR entra dentro de la tolerancia. Más respeto.
De ninguna manera quiero ofender. Pero si se propone evitar que sus hijos pequeños vean la verdad en las calles o en la VIDA en cualquier momento, deberá ponerles lo que se le pone a los caballos para que no miren para los lados y también espejuelos BIEN OSCUROS aunque se queden ciegos. Nadie podrá evitar que en las calles de nuestro país las personas manifiesten su amor sea cual sea. Le está llegando el fin al machismo y su dominio.
pgsanchez@infomed.sld.cu
Las ideologías son el mayor mal que ha surgido en la humanidad.Sean felizes sobre esta tierra,dejen que las personas vivan como deseen,de todas formas nuestro señor esta por llegar y tocar cada puerta y sitio donde este el ser humano,por todos lo s pecados cometidos.
reina@astcab.transnet.cu
Estimado comentarista. Que mala recepción tuve de su comentario. Nadie debe imponer a nadie su criterio y mucho menos sugerir cambiar el canal si no es de mi agrado. Es innegable que este tipo de muestras artísticas promueven el homosexualismo por encima de todo. Es mala elección para la educación de nuestros hijos. Recuerde que una de las causas de la caida del Imperio Romano fue el homosexualismo desenfrenado donde hasta el Cesar era el mejor hombre para las mujeres y la mejor mujer para los hombres. En fin es un criterio mio y no solo mio
Daniel.bermudez@mincex.gob.cu
Me río. Un hombre pega un tarro a su mujer, y el tipo es el héroe, si es viceversa, ella é lo peor, si un hombre golpea a una mujer escucho comentarios de las propias mujeres...ella se lo buscó por descará y viene una pareja de hombres, mujeres a besarse en un gesto de demostración de lo que se siente recíprocamente y como consecuencia, un tsunami De críticas, resumiendo. Nunca se queda bien, esas cosas son vida real, así que todo ésto, que sigan poniéndolo en pantalla, se acostumbran o se acostumbran. Blanco y en botella? Leche.
simontamayoarielney@gmail.com

Páginas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.