Feminismo es justicia

Feminismo es justicia
Fecha de publicación: 
14 Mayo 2024
0
Imagen principal: 

Fotografía tomada de https://theobjective.com

En ciertos contextos decir feminismo significa exacerbar criterios contrariados porque a veces las personas opinan desde el desconocimiento, basados en etiquetas impuestas y en creencias estereotipadas y populares, divorciadas del entorno, que solo hacen confundir y molestar. Escuchan el término y solo piensan en cuatro mujeres medio locas, un poco histéricas. Pero, ¿qué significa realmente?

Ser feminista es la búsqueda constante de la igualdad, de la equidad, de nuestros derechos de libertad como mujeres. Se trata de un movimiento político, social y filosófico que impulsa la concientización, no pretende ofrecerle superioridad a un género por encima del otro, sino que podamos convivir en armonía, sin ser pisoteadas, ninguneadas, sin temores.

Una mujer empoderada no debería ser vista como una amenaza, es solo una vocera de tantas silenciadas, sometidas, y que ahora solo ansía que el género no determine nuestro lugar en la sociedad, ni cómo nos relacionamos con los demás.

Es un hecho que las relaciones sociales son desiguales y necesitan una transformación, pero muchos sectores se resisten porque se trata también de un tema cultural difícil de desarraigar. Se dice que antes éramos mucho más discriminadas, pero en la actualidad los cambios no han sido globales ni sustanciales, someramente ligeros y parciales. Esto no es una distorsión de la realidad. Sucede.

Todavía muchas culturas se basan aún en la dominación, en la supremacía, en el machismo ancestral heredado. Estoy pensando en tantas comunidades africanas, también en Asia, pero, incluso, al interior del llamado primer mundo existen muchísimas mujeres que son víctimas. Por nosotras, y por ellas, es el feminismo.

Porque no es justo vivir presas de mecanismos bien orquestados, diseñados para no permitir nuestro crecimiento. Y ni hablar de actitudes violentas, física y psicológicamente, que suelen acompañar este pensar. Por eso, desde las calles, la academia, y la cultura, intentamos transformar esas relaciones sociales que promueven la sumisión únicamente por la condición genérica.

Feminismo no es igual a euforia compulsiva contra los hombres, y es lamentable que piensen en esto como si fuera una guerra de sexos. Ser feminista es justicia, es defendernos, querer eliminar toda conducta impuesta y el mínimo vestigio de dominio que aún persiste.

Es cierto que dentro de este movimiento existen otras variantes, unas con posturas más radicales, y también es válido que cada quien tenga su propia manera de asumirlo y expresarlo, porque tiene que ver con sus creencias, valores, vivencias. Quizás por eso para muchas personas el concepto es errado porque particularizan, pero, no, la raíz común es noble. El feminismo no se merece las campañas de descrédito que sufre, organizadas para minimizar la causa, ridiculizarla, y manipular la opinión pública.

Es enfermizo querer implantar el pensamiento de que ser feminista es ser rebelde, no estar satisfecha, o vivir con frustraciones no resueltas, cuando solo queremos equilibrio, que nuestro género no nos determine, y que sean desmontadas esas estructuras patriarcales que tanto peso tienen. Es injusto contribuir a la divulgación de construcciones equivocadas, que solo generan interpretaciones distantes.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.