EDITORIAL: La crisis de valores

EDITORIAL: La crisis de valores
Fecha de publicación: 
6 Mayo 2021
7
Imagen principal: 

Los valores esenciales deben inculcarse en la familia.

Algunos afirman que la sociedad cubana ha perdido nociones esenciales de solidaridad, decencia y urbanidad. Las crisis económicas conllevan crisis de valores, afirman. Lo justo sería decir que ciertos sectores de la sociedad cubana, grupos e individuos específicos, han extraviado esos valores. Porque buena parte de esta sociedad demuestra cotidianamente su vocación ética y ciudadana, su apego a las más elementales normas de convivencia. 

No vivimos en el caos, como sugieren algunos; aunque haya quien pretenda crear caos para "vivir mejor".

Ciertamente, es notable en espacios públicos el irrespeto a reglas de educación formal, asociado a expresiones y actitudes que instauran la grosería, el maltrato y la violencia en el ámbito de las relaciones interpersonales. 

La ley del más "fuerte", del que grita más, del que es capaz de pasar por encima del derecho ajeno para hacer su voluntad.

El peligro mayor es normalizar esas actitudes, que las personas las asuman como naturales. O que terminen por justificarlas ante el imperio de las circunstancias.

Maleducados ha habido siempre; pero también ha habido clara conciencia social sobre los graves efectos de la mala educación. Son nociones que hay que preservar.

Corresponde a la familia inculcar los valores fundamentales. Y a la escuela, a los medios de comunicación, a las instituciones públicas... promoverlos, consolidarlos. Es el llamamiento que ha hecho una y otra vez el presidente de la República: rescatar la decencia ahí donde se ha extraviado.

Bienvenidas las campañas públicas y las acciones educativas... pero el éxito lo garantizará el proceder cotidiano de la ciudadanía. Y está claro: habrá que aplicar la ley cuando sea preciso. Cierta permisividad ha abonado el terreno de la indisciplina social. 

El estado socialista de derecho tiene que ser más que una aspiración: hay que concretarlo. Y junto a esos derechos, los ciudadanos tienen deberes y responsabilidades. Unos y otros son consustanciales. Libertad no es libertinaje. 

Comentarios

Tan preocupante como lo planteado es el afán desmedido por el dinero que se incrementa en la sociedad donde muchos solo piensan en ganar sin importar al otro y porque no, incurriendo en evidentes ilegalidades y mafestaciones de corrupcion con tal de hacer dinero. Eso es un cáncer social q hay q frenar y conlleva análisis y estudios sociológicos mas profundos. Estamos aun a tiempo. Hagamoslo.
amieva59@nauta.cu
Hace unos días presencie una bronca múltiple en un Cupet que esta en Concha y Porvenir en una cola por pomos de refresco?????antier me fui hacer una gestión en la oficina del carnet de identidad cerca de Toyo y tuve que esperar a una cuadra a que se calmara otra violenta bronca en la cola de esa oficina. En las dos hombres y mujeres ambas por violaciones de la cola. Pero coincido totalmente con el Editorial nuestros valores son más y más fuertes que esos desafueros actuales. Creo que hay también un choque cultural en la Capital por la excesiva emigración interna hacia esta sin ningún control y por lo general de personas de bajo nivel cultural y por lo tanto con valores morales deficientes (por decirlo de alguna forma) el machismo sea exacerbado el alcoholismo también y todo en la vía publica sin que autoridad alguna intervenga. En la parte de a todo por dinero esos emigrantes van a la cabeza por mucho la tal Cuebita !!!! es un ejemplo visible, palpable y evitable...
carlos@uebse.geysel.une.cu
Considero q el periodo especial nos hiso mucho daño,no culpo a la mayoría d los cubanos del llamado deterioro d valores,la familia tiene mucho qver en esto.Nuestro héroe nacional aseveró," La educación comienza en la cuna y Termina en la tumba".. Conozco familias muy humildes y sus hijos muy bien educados.Es un segmento d la sociedad el q prefiere el libertinaje,el q no le gusta ser solidario y tiene como premisa el individualismo,niega el civismo.Defiende la anarquía,como río revuelto ganancias para pecadores.El pueblo cubano no es así, pero en estos tiempos existen corrientes en la sociedad Cubana reasidas al bien colectivo y sobretodo al control d la convivencia sana.
Pienso que hay valores que no se pierden, es que nunca se tuvieron, y hay individuos que la doble moral le colgó, sobre la falsedad de ostentar determinadis valores: 1.-la honradez, eres o no lo eres. Quizás un un medio donde predomina, la propia compulsión de este, te conduce, te fuerza y te compulsada, pero sales de ahí y "caes", en otro donde nadie ejerce presión sobre ti y entonces te "destacado". 2.- Honor, pues si, sólo cinco letras; y van desde la palabra empeñada, que es bastante y donde no media ni un papel. Un ejemplo cuantos morosos, mala paga etc. Hubo y hay que no pagaron o no han concluido el pago de los artículos de "la revolución energética", y ya no mencionó multas por ejemplo, deudas contraídas con la propia sociedad y Estado que te premiaron con múltiples gratuidades. 3.-Humildad, adonde fue a parar?. Para muchos, muchos sin pastoreo la vaca se la comió como a una hierba. Y hay mucho de que decir que incluye la competitividad, por "algo", hasta por el vestir o el tener. Incluso ese tener, no importa como. 4.-Decencia...precisamente recuerdo mucho esa palabrita porque era como un distingo. Recuerdo si una familia decente, ni era sólo el pudiente, era mucho más. Pero hoy muchos olvidaron eso, desde el que admitió que su hijo se robase una sábana en la escuela, hasta quienes se apoderan de lo ajeno y dígase en particular el Estado que ha sido a veces en instituciones saqueado. Bajo el signo de que todos somos dueños. Y con todo se va pudriendo el alma, y lo peor que contamina. Miro a ese trabajador que puede tomar un pedazo de metal, que es del Estado, usa el torno, de ese mismo dueño, en su horario de trabajo, con la electricidad que paga el Estado, se apropia de "el chivo" y vende en el mercado informal, al que solemos evitar llamar negro, no se porque. Y acaso todos esos factores y otros muchos no pueden, por su falta convertir al hombre en ladron, corrupto etc. Solidaridad. Si nuestro país se carácteriza, se destaca, funciona muy bien hacia afuera. Coincido plenamente con que prima la solidaridad. Ejemplos a montones; los medicos, enfermeros, personal de la salud, agotados, siguen dándolo todo. El hombre que cada trabaja y se multiplica, es un ejemplo. Y que decir de los voluntarios?. Sin embargo te mueves en las calles y ves un sin número de negociantes, que viven de eso, sin trabajar, sin aportar nada y con todos los derechos garantizado. Y que decir, donde poner al que descaradamente te roba. No le importa, ni edad ni sexo, sólo para vivir mejor. No importa lo que ello implique. Así que perdonen la extensión, pero valores?. Si las crisis provocan muchas cosas,pero nunca se puede olvidar nada de lo elemental. Y quiere ver violencia. Fíjese en la forma de manejar y conductas de choferes. Ni educación vial, ni tolerancia, ni siquiera lo más elemental; claxon, de todo tipo sonados a cualquier hora. Respeto a los ancianos es tema para cualquier artículo de un periodista. Te aplastan si eres anciano. No, ni enseñamos a respetar. Eso no.
Elpez46@yahoo.com
La cultura si importa pero no define el rumbo d la desencia,el honor,la vergüenza,la solidaridad y d los valores.El bien educado desde sus raíces aporta y no se margina,el bien instruido sino ha Sido bien educado se margina y nos aporta.Yo insisto,las instituciones,los medios d comunicaciones influyen o juegan un papel en la formación del individuo en su comportamiento en la sociedad,pero el rol d la familia es el q determina.Enfoquemos los esfuerzos ahí,y habrá cambios, nos tengo dudas,en el comportamiento d esos detractores del civismo q hoy germinan en nuestra sociedad.

Páginas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video