EDITORIAL: La crisis de valores

EDITORIAL: La crisis de valores
Fecha de publicación: 
6 Mayo 2021
7
Imagen principal: 

Los valores esenciales deben inculcarse en la familia.

Algunos afirman que la sociedad cubana ha perdido nociones esenciales de solidaridad, decencia y urbanidad. Las crisis económicas conllevan crisis de valores, afirman. Lo justo sería decir que ciertos sectores de la sociedad cubana, grupos e individuos específicos, han extraviado esos valores. Porque buena parte de esta sociedad demuestra cotidianamente su vocación ética y ciudadana, su apego a las más elementales normas de convivencia. 

No vivimos en el caos, como sugieren algunos; aunque haya quien pretenda crear caos para "vivir mejor".

Ciertamente, es notable en espacios públicos el irrespeto a reglas de educación formal, asociado a expresiones y actitudes que instauran la grosería, el maltrato y la violencia en el ámbito de las relaciones interpersonales. 

La ley del más "fuerte", del que grita más, del que es capaz de pasar por encima del derecho ajeno para hacer su voluntad.

El peligro mayor es normalizar esas actitudes, que las personas las asuman como naturales. O que terminen por justificarlas ante el imperio de las circunstancias.

Maleducados ha habido siempre; pero también ha habido clara conciencia social sobre los graves efectos de la mala educación. Son nociones que hay que preservar.

Corresponde a la familia inculcar los valores fundamentales. Y a la escuela, a los medios de comunicación, a las instituciones públicas... promoverlos, consolidarlos. Es el llamamiento que ha hecho una y otra vez el presidente de la República: rescatar la decencia ahí donde se ha extraviado.

Bienvenidas las campañas públicas y las acciones educativas... pero el éxito lo garantizará el proceder cotidiano de la ciudadanía. Y está claro: habrá que aplicar la ley cuando sea preciso. Cierta permisividad ha abonado el terreno de la indisciplina social. 

El estado socialista de derecho tiene que ser más que una aspiración: hay que concretarlo. Y junto a esos derechos, los ciudadanos tienen deberes y responsabilidades. Unos y otros son consustanciales. Libertad no es libertinaje. 

Comentarios

La cultura si es determinante, crear valores desde la casa es parte de nuestra cultura, lo artístico ayuda, pero CULTURA es un todo caminar, pensar, actuar, el ser social está condicionado por su entorno y los valores que Ud defiende son parte de nuestro acervo cultural, no de nuestras manifestaciones artísticas. Eso es otro tema
Chavo61 @nauta.cu
Tienen que haber controles estatales del orden y el civismo que deben ser eficientes ni corruptos ni apáticos ante nada, hacer cumplir las leyes y los reglamentos. Hasta en la clásica republica Griega de la antigüedad había policía y los babilonios de los Jardines Colgantes también tenían su Ley del Talión. No todo puede dejarse a discursos fatuos de cultura y educación, en cualquier familia puede aparece una oveja negra. Hay que aplicar la Ley y el orden gústenos o no. De ahí partir ha recuperar valores en educación y cultura.
carlos@uebse.geysel.une.cu

Páginas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video