EN CARTELERA: El banquete infinito

EN CARTELERA: El banquete infinito
Fecha de publicación: 
13 Diciembre 2017
0
Imagen principal: 

Cosas tremendas, cosas muy serias dicen los protagonistas de este banquete. Asuntos de fortísimas implicaciones para el pueblo (el conglomerado, dicen ellos), que se debaten entre manjares y zumo de naranja.

 
Es muy serio, pero hace reír. En primer lugar por el disparatado discurso de la mayoría de estos seres, abanderados de una gesta que ellos mismos no acaban de comprender ni calcular. Y en segundo lugar, por la vocación de la puesta, que insiste en desdramatizarlo todo.

Ese suele ser el teatro de Raúl Martín, que nunca abandona el humor, por muy trágicas que sean las circunstancias que se recreen. El entramado se vuelve carnavalesco, pero eso no significa que se banalice.

 
El banquete infinito, texto de Alberto Pedro, uno de nuestros más esenciales dramaturgos, es una parábola sobre los demonios del poder, los ámbitos en que puede concretarse, las criaturas que pueden llegar a encarnarlo o acompañarlo. Algunas situaciones apuntan a la farsa, o al teatro costumbrista. Pero en el contrapunteo de los personajes aflora un realismo descarnado.

alt

 
Estamos, en definitiva, ante un espectáculo polifónico e integrador. La dirección de actores distingue con eficacia líneas complementarias: por un lado, los que se debaten en el sinsentido, enfáticos y teatrales; por el otro, los que tienen los pies bien puestos sobre la tierra.

 
Los actores defienden el texto con una suficiencia admirable. No hay eufemismos ni edulcoraciones en esas interpretaciones, ni en la puesta toda. La cuarta pared es violentada constantemente y hasta el olor de la comida que los personajes manipulan y consumen llega hasta los espectadores. Este es teatro de marcadas sensaciones.

Plausibles y notables el diseño espacial, la coreografía, los montajes musicales, el diseño de vestuario… Se rehúye aquí del minimalismo y la contención, pero nunca se llega al caos: todo está perfectamente articulado.

Aunque la fábula es universal y no hay pretensiones historicistas o documentales, Raúl Martín ofrece otra obra comprometida con el aquí y el ahora: teatro que cuestiona y fustiga, y al mismo tiempo divierte y hace pensar. Látigo con cascabeles.

alt

El banquete infinito. Autor: Alberto Pedro. Director: Raúl Martín. Actores: Yasel Rivero, Freddy Maragoto, Luis Manuel Álvarez, Edel Govea, Roberto Romero, Yessica Borroto, Yordanka Ariosa, Amalia Gaute, Yaikenis Rojas. Música original: Dania Suárez. Diseño de luces: Guido Gali. Diseño escenográfico: Alejandro Reyes. Maquillaje: Maykel González. Entrenamiento: Odwen Beovides y Maylín Castillo.
Miércoles y jueves, 7:00 p.m. Sala Adolfo Llauradó de la Casona de Línea. La Habana.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video