Tokio 2020: Inaugurados con la llama de la solidaridad y la esperanza

Tokio 2020: Inaugurados con la llama de la solidaridad y la esperanza
Fecha de publicación: 
23 Julio 2021
0
Imagen principal: 
Las luces y colores de la diversidad, uno de los mensajes más sólidos en Tokio. Fotos: Tokio 2020.

Es la llama de la esperanza y la solidaridad la que arde en el pebetero de Tokio. Ha sido el mensaje perenne de las autoridades japonesas, es el espíritu promulgado por el Comité olímpico Internacional, es uno de los pilares que, en medio del azote de la pandemia del Coronavirus, sostiene la celebración del evento deportivo más importante del planeta.

Esa es una de las imágenes más latentes que me dejó la ceremonia inaugural, desde el video de apertura promoviendo génesis y vida, hasta el grupo de niños sobrevivientes de la catástrofe de Fukushima trotando hacia un monte de esperanza y reconstrucción, uno en el que le entregaron la llama a la tenista Naomi Osaka, por esas cuestiones de la vida fruto de una mezcla étbica, de la inclusión y del sentimiento más grande que puede existir: el amor.

Y es precisamente con mucho amor, toneladas de solidaridad y esfuerzo, y un profundo compromiso con un mañana mejor, libre de prejuicios y discriminaciones, que se ha organizado esta cita, prolongada por un año ante el peor adversario que hayamos podido enfrentar dentro y fuera de cancha, que puso a pender de un hilo y todavía siembra brechas de distancia y soledad entre los atletas y todo aquel que tiene algún vínculo con la cita nipona. La Covid-19.

Por eso son tan importantes hoy más que nunca los valores históricos promovidos por el olimpismo, por eso tl presidente del COI Thomas Bach hizo un llamado a la solidaridad como bandera en todos los frentes. Por eso se trajeron al presente las tradiciones niponas y se homenajeó la memoria de la edición de 1964.

Y mil butacas ocupadas en el imponente Estadio Olímpico fueron muy pocas, más allá de la sobriedad y la quietud pretendidos y logrados con el espectáculo, el vacío de público, el silencio reverencial de la soledad, se hicieron sentir. Los tiempos y los estrictos protocolos sanitarios también se enarbolaron como un tercer pabellón omnipresente, junto a la bandera nipona y la del COI.

Así comenzó el desfile de las delegaciones, en una apuesta sólida por la equidad de género y con dos abanderados sosteniendo en un puño fusionado ese símbolo de patriotismo de cualquier nación. Tokio descorre sus cortinas libre de desigualdades, con la diversidad de etnias, razas, colores, géneros y voces dictando presencia y diafanidad. Bastó escuchar a Jhon legend, Alejandro Sanz, Keith Urban, y Angelique Kidjo.

 

O ver la bandera del COI portada por atletas de los cinco continentes y el equipo de refugiados.

“El agradecimiento eterno a los organizadores, voluntarios, deportistas… Mi respeto a los anfitriones. Este es un momento de esperanza, estamos juntos finalmente y el espíritu unificador del deporte reinará en estos días. Ha sido un viaje difícil pero su perseverancia es el mejor ejemplo de cómo hacer realidad un sueño.

Ustedes son los verdaderos embajadores del olimpismo, y confío que ne lo adelante, su espíritu de lucha, sacrificio y solidaridad irradie hacia el interior de las sociedades para edificar un mañana mejor en el mundo, que será también un mejor lugar para los deportes, comprometidos con la paz y los valores del olimpismo”, expresó el titular del COI Thomas Bach en su discurso.

Palomas de origami en representación de la paz y la pureza, 1 824 drones desde el cielo simbolizando un mundo de unidad y esperanza. Las luces y la tecnología de una ciudad que se convierte en planeta olímpico irradiando, el juramento de los atletas compartido y la antorcha, ese emblema del olimpismo retrasado un año en su recorrido aglutinador, desde la génesis en Grecia hasta Japón, transportada por Tadahiro Nomura, Saori Yoshida, las leyendas del béisbol japonés Shigeo Nagashima, Sadaharu Oh, y Hideki Matsui. Entregada luego a un doctor y una enfermera, representando el auxilio de la primera línea durante los difíciles momentos de pandemia.

Contra viento y marea Tokio ha quedado oficialemente inaugurado. Yo les compartiré las experiencias de una delegación cubana que en la imagen de Mijaín López y Yaimé Pérez late toda.

El hasta luego con dos ideas que siempre cargo en mi bitácora Imagine y Stay Toghether. Sí, amigos míos, porque imaginar un mundo mejor y salir cada día a construirlo “juntos”, debe ser una máxima universal.

Mijaín y Yaimé, portaestandartes de la comitiva antillana y de nuestro espíritu olímpico.
Un mundo mejor de paz representado por 1 824 drones en el cielo de Tokio.
La llama olímpica arde con la unidad, el espíritu de sacrificio y el juego limpio alimentándola.
La primera victoria es la propia celebración de la cita, con 50 disciplinas representadas en pictogramas y los atletas fusionados.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video