Soberana contra todos los vientos

Soberana contra todos los vientos
Fecha de publicación: 
25 Agosto 2020
0
Imagen principal: 

Foto Granma

Un lunes para la historia prometía ser este 24 de agosto en Cuba. Entre la amenaza de la Tormenta Tropical Laura y el enfrentamiento a la Covid 19, toda la isla amaneció alerta, sin importar la fase en la escala de Saffir Simpson que decretara la Defensa Civil para cada territorio.

Los Consejos de Defensa, activados durante meses para atender detalladamente la situación epidemiológica, duplicaron sus fuerzas en función de que nadie quedara desamparado, tampoco, ante el fenómeno climatológico. 

Las evacuaciones, más complejas en tiempos de pandemia, demostraron nuevamente y con creces, por un lado, la capacidad y voluntad del Estado Cubano para proteger a sus ciudadanos y, por otro, la solidaridad infinita de este pueblo nuestro tan grande, tan humano, tan valiente.

Este lunes en Cuba se mantuvieron centros de aislamiento y se activaron centros de evacuación. Se salvaguardó la economía y se cuidó la salud. De blanco y verdeolivo, hombres y mujeres, salieron a proteger, en primer lugar, la vida.

¿Que Laura no causó los daños de la envergadura que se esperaba? Es cierto, el propio Presidente Díaz Canel lo expresó durante la reunión de chequeo en la que cada una de las provincias expuso las afectaciones específicas. Gracias a la naturaleza que no se ensañó esta vez con Cuba, pero también, y mucho, gracias a que, si algo sabemos hacer los cubanos, es organizarnos y responder con inmediatez y efectividad a las emergencias de la temporada ciclónica.

Apenas el Instituto de Meteorología anuncia la amenaza de un nuevo huracán, se desata el interior del país otra categoría cinco de linieros, trabajadores de las comunicaciones, agricultores, militares, médicos, maestros, bomberos, madres, padres, abuelos y hasta niños, cada uno en el lugar que les corresponde, para resguardar, enfrentar y recuperar, verbos que conocemos de memoria, pues año tras año se convierten en acciones más certeras y eficientes en la mayor de las Antillas.

Ahora nos queda seguir trabajando: “lo más rápido posible en la recuperación”, tal y como orientó Díaz Canel. Especialmente en algunas zonas de la región oriental y la Isla de la Juventud, cuantificar daños y no permitir que se acumulen, darles solución en tiempo récord, que para ello ya se aprestan recursos y esfuerzos humanos de esta nación bloqueada, pero siempre “echaíta pa alante”, siempre “guapa y fajá”, “siempre luchando”.

Así, cubanamente, nos queda seguir enfrentando vendavales, el mayor de todos, este virus que ya le ha robado un año al mundo, pero no podemos cederle más terreno. No desistir en los llamados de conciencia, pero aumentar la severidad ante los irresponsables y los indolentes, tratar con precisión cada detalle que, a pesar de la entrega infinita del personal de salud, la disciplina de tantos y tantas cubanos y cubanas que respetan las medidas higiénico sanitarias, mantienen el distanciamiento físico y postergan abrazos y celebraciones por un bien común, a pesar de los insomnios  y los sacrificios de la mayoría, que han sido jonrones a la hora buena, nos tienen jugando en extraining, sin lograr el out definitivo a la Covid 19.

Fue un lunes tenso, no cabe dudas, para la historia. Pero le dimos duro con Fidel, ese anticiclón poderoso, en el alma, pero también su legado nos ha traído una buena noticia para empezar la semana: la vacuna que la ciencia cubana está pariendo contra todos los vendavales, Soberana, comenzó con éxito los ensayos clínicos. Orgullo total, compromiso, esperanza…

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video