Rumbo a Tokio: Judo, puesta en forma en condiciones de pandemia

Solapas principales

Rumbo a Tokio: Judo, puesta en forma en condiciones de pandemia
Fecha de publicación: 
27 Septiembre 2020
0
Imagen principal: 
Idalys y Sone se perfilan como las más serias candidatas al cetro de los +78 kg en Tokio. Foto: www.judoinside.com

¿Cuán difícil es cumplir con planes de entrenamiento a distancia? ¿Cómo evaluar la forma deportiva de un atleta en estos tiempos de pandemia? ¿Cuánto riesgo hay en enfrentarse a la alta competición sin haber transitado por un periodo de preparación con todas las de la ley?

Esas y muchas otras interrogantes circulan por las mentes de atletas, entrenadores, psicólogos del deporte, médicos, fisioterapeutas, entes rectores, aficionados… en fin.

Y es que el Coronavirus ha venido para alterar todo el equilibrio universal, y en el campo del deporte, más aún.

De hecho, muchos movimientos “ajedrecísticos” se han dado con urgencia, forzados, en aras de no perder por completo el año, mantener viva la llama en el crucial período previo a los juegos Olímpicos de Tokio, tambaleantes y con un velo de incertidumbre que aún los cubre.

De hecho, se ha apelado a variantes como el desarrollo de agenda competitiva online en no pocas disciplinas, para intentar preservar algo del calendario competitivo internacional y que la brecha o distanciamiento no sea tan abismal en aquellas disciplinas que así lo permitan.

Para nadie es un secreto que en Cuba el panorama del movimiento deportivo, y más específicamente de nuestra preselección olímpica se ha tensado bastante.

Deportes como ajedrez, taekwondo, y levantamiento de pesas han podido, no sin grandes esfuerzos, mostrarse en la escena competitiva. Lo mismo que la ciclista Arlenis Sierra, con buen performance en el Giro a Italia y quien incursionaba en el Mundial de Ruta al momento de redactar estas líneas. Eso, aun sin estar sus efectivos concentrados, ni poseer las mejores condiciones de entrenamientos en sus respectivas provincias.

Otra variante, por ejemplo, ha sido la de concentrar las llamadas disciplinas estratégicas, con un considerable volumen de gastos y recursos en territorios donde las afectaciones derivadas de la Covid-19 hayan sido menores, con excepción de la lucha libre femenina en Ciego de Ávila, donde el rebrote ha elevado los niveles de exposición al contagio, pese a que nuestras gladiadoras y el colectivo técnico se hallan en perfecto estado de salud.

En ese caso se encuentran el atletismo, boxeo y la lucha. Sin embargo, otro deporte de poderío como el judo, aún no ha concretado su partida hacia oasis de concentración. Mientras eso se materializa, los atletas, con el seguimiento a distancia de sus preparadores, aprovechan las instalaciones disponibles en cada uno de sus respectivos territorios, amén de que el grueso de su preparación individual durante estos seis meses ha transcurrido en casa.

Parada reflexiva

Hablamos del judo porque es uno de los deportes que posee sistema de clasificación por ranking. De ahí la urgencia de que nuestros efectivos se encuentren en la mejor forma posible para encarar los torneos venideros hasta el cierre de la clasificación, el 30 de junio de 2021.

Precisamente en ese pictograma de elaborar una ruta crítica que les permita a los nuestros tanto acumular la mayor cantidad de puntos para el escalafón, como sumar volumen de combates de nivel, el primer horizonte competitivo, y casi seguro uno de los más accesibles para todos será el Campeonato Panamericano de la disciplina que se desarrollará en Guadalajara, México, en lugar de Montreal, Canadá, entre el 20-22 de noviembre.

Eso significa que nuestras escuadras, si en definitiva logran concentrarse en los primeros días de octubre, tal y como afirmara el presidente de la Federación Cubana de la especialidad, Rafael Manso al colega Guillermo Rodríguez Hidalgo de Radio Rebelde, tendrían apenas seis semanas para lograr la puesta en forma competitiva.

Manso explicó que Santiago de Cuba, en el caso del elenco varonil, y Sancti Spíritus o Cienfuegos, en el de las damas, se perfilan como posibles cuarteles generales alternativos.

Hablamos de una justa que otorga tajada de 700 puntos al campeón de cada división, 500 para el medallista de plata y 350 para el bronce como tajadas más lucrativas, y que serviría además para que Yordanis Arencibia, y Julio Alderete, al frente de los colectivos de entrenadores en uno y otro sexo, evaluaran realmente en qué condición de pugnar por un boleto se hallan sus discípulos, fundamentalmente aquellos que no se encuentran en zona de clasificación olímpica.

Precisamente por eso a continuación les dejamos la ubicación de cada uno de nuestros potenciales exponentes en cada división en el ranking olímpico, y la distancia que los separa de la última posición en estado de gracia de cara a la cita bajo los cinco aros. Cabe señalar que en los casos de los 48 kg femeninos y los 60 masculinos, nos limitamos a mostrar igualmente el panorama, independientemente de la situación real que presentan esas categorías.

Así conocerá con mayor precisión cuánto se necesita escalar en materia de puntuación para coquetear o colarse en el selecto club.

Masculino:

60 kg- Roberto Almenares (lugar 81-367 ptos). El checo David Pulkrabek (28-1 736) cierra actualmente la clasificación.

66 kg- Aquí contamos con dos posibles candidatos: Osniel Solís (esaño 42-1 094 unidades), y Orlando Polanco (49-978). El canadiense Jacob Valois (32-1 493) se erige como último agraciado en este instante.

73 kg- Magdiel Estrada (30-1 853) se beneficia con una de las llamadas cuotas continentales. Sería muy positivo si se afianzara en zona de bendecidos, la cual cierra el moldavo Victor Sterpu (2 106).

81 kg- Jorge Martínez (117-218). Prácticamente se antoja una quimera el cupo para el avileño, bien distante del egipcio Mohamed Abdelaal (1809), quien cierra el pelotón de favorecidos.

90 kg- El matancero Iván Silva (2do-4 773) no solo es el segundo de su categoría, sino también uno de los aspirantes al podio más serio entre ambas escuadras.

100 kg- Liester Cardona (73-387) ha ganado terreno en sus últimas presentaciones internacionales. Todavía se halla lejos del bielorruso Mikita Sviryd (1 809) y compañía.

Femenino

48 kg- Vanesa Godínez (90-181 rayas). Cierra el panorama en esta división momentáneamente la turca Gulkader Senturk (1 548).

52 kg- Nahomys Acosta (103-122). Parece la suya la tarea del indio, pues dista considerablemente de la húngara Reka Pupp (1 859), quien cierra el pelotón hasta ahora.

57 kg- Arnaes Odelín (73-349). Sus opciones son mayores, pero para lograrlo deberá dar un salto de calidad en materia competitiva. Cierra los puestos de privilegio en el escalafón, la china Tangjuan Lu (22-2 030).

63 kg- Maylin del Toro puede concentrarse en entrenar y mantener luego su actual sexto peldaño (3950). Es una de las judocas de mayor crecimiento en el presente ciclo, especialmente el año 2019.

70 kg- Onix Cortés (43-760) pretende reposicionarse en la élite de su división. Para ella serán determinantes posibles notorios rendimientos en esta recta final. La italiana Alice Bellondi (25-2 111) cierra el cerco.

78 kg- Kaliema Antomarchi (8va-4 242) es otra de nuestras agraciadas, demostrando estabilidad al máximo nivel en los últimos dos años.

+78 kg- Cierra el pelotón nuestra as indiscutible. Idalys Ortiz (1ra-7 118) no es solo líder absoluta de su categoría y la judoca femenina de mayor acumulado. También es sólida candidata a su segundo cetro olímpico, según los entendidos en un posible duelo campal con la nipona Akira Sone.

Entrenamiento deportivo en tiempos de pandemia. Interrogantes, el judo como ejemplo y otras cuestiones. Usted continúe siendo aliado de nuestros análisis en CubaSí.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video