Perfiles olímpicos: Zurian Hechavarría, la esperanza de encarnar a Daimí Pernía

Perfiles olímpicos: Zurian Hechavarría, la esperanza de encarnar a Daimí Pernía
Fecha de publicación: 
22 Agosto 2020
0
Imagen principal: 
Zurian tuvo un rendimiento loable en Doha al estampar 55.03 segundos y terminar cuarta en su semifinal.

Cuando Zurian Hechavarría dominó su heat eliminatorio de los 400 metros con vallas el 6 de agosto de 2019 en Lima con 55.00 segundos, abrió sus brazos al cielo, luego de mirar la pizarra electrónica.

La clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio acompañaba ese registro, independientemente de que luego en la final culminara en el cuarto puesto (55.85).

Su crono agraciado le permitió además recalar en el escaño 18 del top anual en 2019, toda vez que le valieron buena parte de sus 1 243 puntos en el ranking del orbe de su especialidad, igualmente merecedora de este momento del lugar 18.

Una mirada a la santiaguera nacida el 10 de agosto de 1995 arroja que precisamente en la temporada 2019 mejoraron sus rendimientos. No solo lo digo por el hecho de haber cronometrado 55 flatt y haberse hecho de un cupo a la capital nipona, sino también por la progresión en los parámetros asociados a su carrera como resistencia a la velocidad, ritmo y técnica de cruce.

Hablamos de un evento sumamente técnico, que halla su base en los 400 metros lisos, a mi modesto entender la carrera más difícil del grupo sprint en el campo y pista. A propósito, en dicho segmento Zurian exhibe personal de 52.51, de ahí que también integre las postas antillanas femeninas de 4x400.

Volviendo al cuatro con vallas, nuestro plato fuerte, tenemos que la discípula de Ricardo Molina Chiu había iniciado este 2020 con halagüeños 55.77 el 7 de marzo en Camagüey. Eso antes de que el Coronavirus dijera presente y truncara la preparación de la totalidad de nuestros preseleccionados olímpicos. ´

Ahora bien, porqué hablamos de la esperanza de encarnar a Daimí Pernía. Sencillamente porque ese es uno de los sueños de Zurian, aunque sus características disten mucho de la que se considera la mejor exponente cubana de todos los tiempos en dicho evento.

Baste señalar que la Pernía (52.89- crono número 16 de todos los tiempos), se proclamó campeona mundial el 25 de agosto de 1999 en Sevilla, España; y luego en Sydney 2000 recaló cuarta (53.68).

Claro, Daimí era una vallista espigada, de zancada potente y también rápida en los 400, donde su mejor registro fue de 51.10 segundos.

Zurian dista considerablemente de dichas cotas, y puede incluso que no las logre, atendiendo a que su progresión no ha sido todo lo rápida y constante que de ella se esperaba en algún momento.

Eso sí, se caracteriza por su entrega y disciplina en cada sesión de entrenamiento, incluso en estos cinco meses desde casa, donde mantener la forma física ha sido la principal variable de rigor.

Para ser un poco más exhaustivos en materia de evolución atlética de Zurian, tenemos que, luego de culminar en bronce (58.37) en el Mundial de cadetes de Lille, Francia 2011, no fue hasta 2014 cuando comenzó a carburar nuevamente. Acá su secuencia de progresión hasta la fecha:

 

2014- Registró 56.54 segundos.

2015- 55.97.

2016- 57.17.
2017- 56.02.

2018- 55.13.

2019- 55.00.

Por cierto, en el propio 2014 acarició el podio en la cita del orbe Juvenil de Eugene, Oregón, donde detuvo los relojes en 56.89 segundos.

Realidad cruenta

Independientemente de no constituir los 400 c/v una especialidad en la que Cuba haya destilado tradición o poderío a lo largo de la historia, hay destellos de grandeza, fundamentalmente en el sector varonil.

Los mejores exponentes antillanos en ese sentido son el nacionalizado turco Yasmani Copello, subcampeón del orbe con cota cimera de 47.81 para el peldaño 32 de todos los tiempos; y Omar Cisneros (47.93- posición 42), quien tampoco compite por Cuba en la actualidad. Eso en un feudo del “fenómeno” estadounidense Kevin Young (46.78).

De vuelta a las féminas, después de Pernía es precisamente Zurian, la que con mayor acierto ha perseguido sus pasos. Ubicada en el escaño 172 de todos los tiempos con esos 55 segundos exactos, aspira al menos a poder acceder a las semifinales en tierras del Sol Naciente.

El cruento panorama actual de esa prueba le exigirá más que rebajar su actual tope, aproximarse a los 44 segundos para materializarlo, pues una legión estadounidense y otras curtidas corredoras de diferentes naciones.

Comandaron las acciones en la campaña precedente, la flamante campeona universal estadounidense Dalilah Muhammad (52.16), escoltada por sus coterráneas Sydney Mc Laughlin (52.23), Ashley Spencer (53.11), Shamier Little (53.73).

Cierra el top-cinco la jamaicana Rushell Clayton (53.74), en tanto el puesto 16 dentro de los mejores registros anuales de 2019 lo ocupó casualmente la también jamaicana Nikita Tracey (54.90).

Decimos esto para establecer un parámetro comparativo posible en caso de convertirse Zurian en Tokio en una de las 16 semifinalistas.

Claro, en una cita bajo los cinco aros, si queremos hablar de clasificación y puja, deberá mejorar los 54.90 en cuestión.

Lo cierto es que Zurian desde que la conozco, es una de las atletas más consecuentes y esforzadas que he visto. Siempre intentando superar sus topes, ambicionando, reponiéndose a situaciones adversas, y con una sonrisa y diafanidad a flor de piel.

Quizás por esas razones, tanto como ella misma, tenga la esperanza y el deseo de que sus pinchos encarnen los de Daimí Pernía en algún momento de su carrera. Si ese momento fuera Tokio, pues mucho mejor.

El cuatro acompañó a Zurian en la pasada campaña, pues esa misma posición le depararon los Juegos Panamericanos de Lima.
De haber emulado sus 55 flatt eliminatorios en la final de Lima, Zurian se hubiese proclamado reina continental.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video