Perfiles Olímpicos: Arlenis Sierra, pedalear en la élite contra la soledad

Perfiles Olímpicos: Arlenis Sierra, pedalear en la élite contra la soledad
Fecha de publicación: 
3 Octubre 2020
0
Imagen principal: 
Arlenis, (al frente), gana en experiencia y calidad como rutera en cada nueva incursión de relieve en el Viejo Continente.

La soledad es mala consejera. Es algo que no solo he escuchado como arrullo trillado una y otra vez, sino que también he experimentado de forma esporádica.

Ahora, por ejemplo, sentir un Latinoamericano desprovisto de público, del eco ensordecedor de las voces de miles de aficionados, del retumbar de tambores y cornetas, ha sido una expresión más desoladora de soledad.

También los testimonios de varios atletas entrevistados en estos seis meses de impasse, entrenamiento en solitario en casa, e incluso competencias sui géneris sin el respaldo habitual de sus coequiperos, como el preolímpico de lucha de Ottawa, Canadá a mediados de marzo, cuando ya la pandemia del Coronavirus azotaba con fuerza.

La historia que intentaremos contarles hoy encuentra nexos con lo antes expuesto, pues va de nuestra mejor pedalista en la actualidad, la manzanillera Arlenis Sierra (7 de diciembre de 1992), que nuevamente ha tenido que combatir a sangre y fuego el rodar sin acompañamiento de connacional alguna, más allá de sus compañeras de equipo del Astaná Women´s Team, club de ruta del cual, por cierto, es la capitana y referente indiscutible.

Esa ha sido la realidad de Arlenis en el Viejo Continente, desde que hace poco menos de dos meses volviera para continuar con su contrato y preparación rumbo a los juegos Olímpicos de Tokio.

Así, la manzanillera de 1.63 metros y 60 kg de peso tuvo el primer examen de rigor en el Giro a Italia, lid en la que culminó en el escaño 42 de la clasificación general.

Eso, ante la presencia de 137 pedalistas de más de una veintena de equipos de las cuales culminaron el trazado 85.

Los máximos honores acá se los llevó la fuera de serie holandesa Anna van der Breggen, con su coterránea y curtida Marianne Vos dominando por puntos y la danesa Cecilie Uttrup llevándose el premio de montaña.

Lugo llegaría la tercera incursión de la antillana en un Mundial de Ruta. Recordemos que con anterioridad terminó en respectivos puestos 27 y 12 de las versiones de 2018 y 2019.

Ahora la Sierra de Cuba recaló en el lugar 23 de la contrarreloj individual entre 51 ciclistas.

El feudo correspondió nuevamente para van der Breggen, mientras el performance de Arlenis constituyó el mejor de Latinoamérica y el quinto del hemisferio, por detrás de dos estadounidenses y dos canadienses.

Luego encararía la prueba de ruta, donde repitió al frente de las ruteras latinoamericanas con la plaza 39. ¿La reina? Nada más y nada menos que la “pesadilla” Anna van der Breggen.

Varias lecturas tienen los rendimientos exhibidos por Arlenis hasta este minuto:

Primero, el hecho de que poco a poco va calibrando en busca de su forma deportiva. Segundo, el hecho de que sigue siendo la punta de lanza del Astaná.

Tercero: sus actuaciones han contribuido a que se mantenga en posiciones cimeras en el ranking individual de ruta femenina, en el cual preserva la posición 12, avalada por 794 unidades.

El top cinco de dicho escalafón se compone de:

  1. Annemiek Van Vleuten (HOL, 38 años-2 692).
  2. Anna van der Breggen (HOL, 30-2 337.67).
  3. Elisa Longo Borghini (ITA, 29-1 647.33).
  4. Marianne Vos (HOL, 33-1 547.5).
  5. Katarzyna Niewiadoma (POL, 26-1 415).

Precisiones en primera persona.

A propósito de Arlenis, cuando al bajarse su bicicleta encara otro duelo con la soledad, la nostalgia y sus demonios internos, acá les dejamos algunas precisiones recogidas en conversaciones anteriores con la estelar ciclista:

¿Cuánto te ha aportado en todos los sentidos el estar tres años acogida a la contratación en el Club Astaná siendo referente del mismo?

“Creo que tener esta oportunidad en un equipo europeo y el enfrentamiento con todas estas ruteras de la élite hace que uno cambie tanto la mentalidad como la experiencia encima de la bicicleta. Lo contemplas todo, desde la alimentación hasta qué hacer en una carrera, antes de esta, como trazar tu sistema de entrenamiento… son dos niveles distintos cuando uno se encuentra en Latinoamérica y luego en Europa.

Lo percibes a la hora de correr, a pesar de que la presión aumenta cuando vienes de Europa a correr un certamen de América, porque genera presión adicional el hecho de que te vean como una pedalista superior, además del compromiso individual que encierra para una.

Desde un principio cuando llegué al Club me han ayudado bastante las otras ciclistas. Realizamos un trabajo parejo, en varias ocasiones también he tenido que correr para otra muchacha. Eso es parte de la dinámica de equipo y lo hacemos con gusto, señal de la armonía y profesionalidad que reina entre nosotras.

Las experiencias en las carreras han sido diferentes. Ya a estas alturas una conoce lo que hacer en cada momento, atacar, ponerle velocidad a un sprint, administrar tus fuerzas en la montaña o fecha de elevaciones dentro de un giro o circuito…Son elementos que vas acumulando y constituyen tu carta de presentación para cada trazado futuro a lo largo de mi carrera deportiva”.

¿Te consideras disciplinada, consecuente con el régimen y la planificación?

“Sí, disciplinada como para el entrenamiento, antes no lo era mucho, ahora sí. Con los años la experiencia te da eso también. A veces cuando no tienes todos tus objetivos bien claros, sucede eso. Cuando pones todo eso en la balanza, te hace ser más consciente y entregarte al máximo”.

¿Te sientes correspondida y complementada para llevar todo en orden en el Club y en la vida?

“Sí, en ese sentido hasta ahora no tengo ningún problema de otra índole. Con mi familia, que me ha brindado un apoyo incondicional todo está bien, mis amistades me admiran. Son cosas que no debieran influir en la carrera de un atleta profesional, aunque siempre lo hacen.

En el equipo igual, sé que tengo el mejor equipo, lo digo en materia de calidad humana, más allá de su nivel competitivo. Cualquier problema tratamos de solucionarlo de conjunto… Eso es muy importante.

Respecto al liderazgo no hay ningún problema. Hoy trabajan para mí, pero el día de mañana pudiera hacerlo yo para la que asuma esa condición en el futuro sin problemas”.

Arlenis volverá a subirse en su bici, hay expectativas enormes sobre su posible rendimiento en Tokio. Destierra el recuerdo de Río de Janeiro 2016.

Contaba entonces 23 años y no estaba fraguada al calor de un Club femenino profesional de ruta en ese momento.

En la ciudad Maravillosa sus esfuerzos le depararon el puesto 28 de 67 inscritas en prueba dominada por… claro, está usted en lo cierto. La holandesa Anna van der Breggen (3:51:27 horas).

Habrá que esperar para ver qué rendimiento pueden materializar sus portentosas piernas a la vuelta de unos meses. Al menos sabemos que se le da bien desterrar y emerger airosa versus la soledad.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video