La agonía del submarino

La agonía del submarino
Por: 
Fecha de publicación: 
24 Abril 2021
1
Imagen principal: 

Una imagen de archivo del submarino desaparecido en Bali (foto: ANSA)

Una señal de un objeto no identificado es la esperanza a la que se aferran los rescatistas en busca del submarino de la Armada de Indonesia que desapareció el miércoles pasado con 53 personas a bordo en el mar de Bali.
   

Más que una búsqueda, una agonía, porque suponiendo que la embarcación no esté averiada, sólo tiene reservas de aire hasta la madrugada de este sábado.
   

La zona, frente a la isla del archipiélago indonesio donde se han perdido los rastros del sumergible, está cubierta alrededor de unas 10 millas náuticas (unos treinta kilómetros cuadrados) por decenas de barcos y aviones, también con el apoyo de Australia y Estados Unidos, que proporcionó un sofisticado equipo de seguimiento.
   

Todo lo que se ha detectado hasta ahora es un objeto con un "fuerte campo magnético" a una profundidad de entre 50 y 100 metros. Podría ser Kri Nanggala 402, que desapareció del radar la mañana del 21 inmediatamente después de pedir permiso para sumergirse, para realizar un ejercicio de entrenamiento.
   

Sin embargo, hay dos incógnitas gigantes: la primera es que las reservas de oxígeno están casi agotadas. Además, se detectó un derrame de diesel cerca de la última ubicación reportada del submarino.
   

Una muy mala señal, según los expertos, porque podría indicar un casco roto. En este caso, las posibilidades para los 53 marineros a bordo serían aún más limitadas. Por si fuera poco, los daños al equipo podrían provocar un aumento de dióxido de carbono a bordo.
   

"Tenemos muy poco tiempo, estamos maximizando todos nuestros esfuerzos", explicó el portavoz militar indonesio Achmad Riad, confiado en encontrar el submarino.
   

Pero lo peor en este momento es la perspectiva más concreta. Sobre todo porque el submarino podría haber caído a una profundidad de 700 metros, mucho más allá de sus capacidades de sellado estructural.
   

Una de las hipótesis, desde este punto de vista, es que el Nanggala perdió potencia durante la inmersión y no pudo activar los procedimientos de emergencia para volver a una altitud más sostenible.
   

La angustia para los familiares de los marineros atrapados, es inimaginable: "Nuestra última comunicación fue el lunes, cuando me dijo que se iba a trabajar", comentó la esposa del submarinista Guntur Ari Prasetyo, de 39 años, quien vive en la isla de Java. "Me pidió que rezara por su regreso a casa lo antes posible y le dijo a nuestra hija que me hiciera caso y estudiara", musitó, esperando un milagro.
   

La Armada de Indonesia ha estado tratando de modernizar sus capacidades de defensa en los últimos años, pero algunos de sus activos son viejos y se han producido algunas muertes.
   

Nunca, hasta ahora, en el que haya estado involucrado un submarino. En cuanto al Kri Nangalla 402, se fabricó en Alemania y se unió a la flota de Indonesia en 1981. Sometido a una revisión en Corea del Sur en 2012, se consideró que estaba en buenas condiciones de navegar y sumergirse. 

Comentarios

Si el ojalá que 402 de Indonesia no se convierta en un triste final pues a toda vista eso es lo que se avizora solo pedir que la parte humana haga hasta lo imposible cómo se esta haciendo y todo país que tenga las tecnologías se esfuercen ya son muchas triste de submarinos el Atlas San Juan el ruso y así con inteligencia poder rescatar o esos 53 seres humanos y en la parte de Fe que dios ponga su mano y los ampare que más poder decir ojalá que se haga el milagro pero se wye mi país cuba está con ellos y familiares Fuerzas 402 fuerzas
eddyraiz15@nauta.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video