De todo como en el barrio

De todo como en el barrio
Fecha de publicación: 
28 Septiembre 2021
0
Imagen principal: 

Allí estamos todos, todas y todes. Le propongo un juego: piense en el nombre de quien siempre estaba en el portal, el balcón, la ventana o cualquier punto estratégico de vigilancia, cuando usted llegaba de madrugada con el el novio o la novia de su juventud. 

Visualice la casa donde nunca te niegan una coladita de café o un poquito de sal. ¿De qué color tiene el pelo la persona que siempre avisa cuando llegó el pollo? !A que puede identificar a alguien que prácticamente solo conocen de vista y otro del que se sabe vida, obra y milagros!

¿Qué grandulón juega pelota con los chamacos los fines de semana? ¿Quiénes son los puntos fijos del dominó en la esquina? ¿Quién pone la música a todo lo que da? ¿Quién protesta? ¿Quienes son los que llegan primero si hay un enfermo o fallecido en la familia, esos que llamaríamos vecinos- ambulancia?

Podríamos continuar durante largos párrafos evocando personajes que, casi infaliblemente, habitan nuestros barrios.

Alegres y de cara larga, entusiastas y aguafiestas, chismosos y reservados, cooperativos y "recostados", bonachones y cascarrabias...

Trabajadores y trabajadoras, amas de casa, jubilados y jubiladas, gente envejecida y gente que ha decidido no envejecer...

Niños y niñas, jóvenes... blancos, negros y mestizos... cubanos y cubanas con todos los matices visibles e invisibles que conforman la nación que somos.

En el barrio vive cada una de nuestras diferencias y, también, crece la unidad que nos hace más poderosos. 

Allí comienza todo y coincide todo. Primero la vida: juegas en el barrio, te enamoras probablemente allí y siempre regresas (al mismo o a otro barrio, pero barrio al fin) para reiniciar el ciclo.

Luego la sociedad: cuando te ponen la pañoleta en primer grado vuelves de la escuela orgulloso y listo para cuidar las urnas de las próximas elecciones o hacer la guardia pioneril de septiembre. Luego, ingresas a la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media y, casi al mismo tiempo, a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Puedes ser miembro de la FEU y no dejas de ser parte de los CDR. Las federadas, somos cederistas; los militantes de la UJC o del PCC, cederistas; hombres y mujeres sindicalizados y también cederistas.

Puedes ser cristiano y cederista, santero, babalawo, abakua y cederista; activista social de cualquier justa causa (bienestar animal, derechos LGBTIQ+) y también cederista. 

Incluso puedes no comulgar con nada de lo anterior, no ser ni siquiera cederista, sin embargo, nunca dejas de ser parte de un barrio donde otros y otras hacen la caldosa y la cotidianidad lo más ricas posible. 

Por eso, los que sabemos que en la vida hay de todo como en el barrio y queremos que la una mejore, estamos convencidos de que habría que empezar por mejorar el otro. Y ahí, habrá quien no le guste reconocerlo, pero los Comités de Defensa de la Revolución tienen la palabra.

¿Cuántas veces hablamos de "dinamizar procesos", "pegar el oído a la tierra", "resolver los problemas de la gente"? Pues allí, en el barrio, podemos hacer realidad una parte de esas urgencias. Por estos días un héroe recorre las comunidades y nos sacude la desidia, camina, conversa, pincha, talla con la gente de sus barrios, en sus términos, como si él mismo perteneciera a cada uno de ellos.

El llamado es a construir entre todos, a sembrar para todos, a protegernos y cuidarnos todos y todas. Y no se trata de un entramado de consignas, sino de hechos; los verbos no son retórica, sino acción.

Es hora de ver en qué pedacito de tierra, aunque sea en el centro de una ciudad, es posible cultivar habichuelas o calabazas (digo yo, usted cultiva lo que que más le guste y mejor se le dé), convertir a los "vulnerables" a la Covid 19 en "invulnerables" acercándoles lo que necesitan a sus hogares; evaluar cuánto se puede hacer en la propia comunidad para elevar la calidad de vida (evaluarlo y hacerlo), destrabar el desarrollo local desde abajo y empujar juntos si se vuelve a trabar... en fin, aquello que escribió un poeta sobre "empujar un país", no creo que haya mejor forma de hacerlo que en la unidad inquebrantable del barrio.

Nada nuevo, solo retomar y actualizar retos fundacionales de la organización de masas más amplia y diversa de Cuba (por supuesto, porque es la del barrio, ese espacio donde, insisto, estamos todos y todas). Nadie quiere inseguridad ni violencia, en el lugar donde vive, en eso estamos juntos ¿o no?. Todos aspiramos a la belleza, la prosperidad y la tranquilidad, eso también tenemos que conseguirlo y preservarlo juntos.  

En los barrios se consolidó la Revolución precisamente porque allí nos unimos todos y todas. Los andares de Gerardo por estos días nos recuerdan lo que ya Fidel nos había enseñado: ni imperialistas, ni lacayos de imperialistas nos harán mella si estamos juntos y alertas... los CDR son, tienen que ser, ese cobijo, ese lazo en el que se une todo, como en el barrio.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video