Cuba: Sin encontrar el podio en el Mundial de Judo

Cuba: Sin encontrar el podio en el Mundial de Judo
Fecha de publicación: 
10 Junio 2021
0
Imagen principal: 
Maylin ha sido la de mejor rendimiento por la comitiva cubana hasta ahora. Fotos: www.judoinside.com

Hasta ahora los cuatro judocas cubanos con presencia en el Mundial de Budapest no han podido abrirse camino hacia el podio de premiaciones. En medio de un hervidero de ippones, con presencia de 664 judocas de 118 países, el mejor rendimiento ha caído sobre Orlando Polanco (66 kg) y Maylin del Toro (63).

Pero vayamos por pasos: justamente Polanco marcó la apertura antillana en la competición, como parte de una división que aglutinó a 58 judocas, con el nipón Joshiro Maruyama dueño del oro.

En esa salsa Polanco, precedido del bronce en el Grand Slam de Abu Dhabi Como mejor palmarés logró par de triunfos por la vía del ippon ante el haitiano Laurent Mackensie, y el egipcio Ahmed Abel Rahman, antes de caer por técnica de wazari frente al italiano Manuel Lombardo número uno del escalafón (6 292 ptos), y subcampeón en definitiva.

Su ubicación entre los 16 mejores le valió 320 puntos para el ranking olímpico, en el cual está anclado en el peldaño 36-1 728, además de erigirse como el de mejores dividendos entre los seis latinoamericanos en concurso.

Por su parte Maylin, en su quinta cruzada universal avanzó hasta los cuartos de final, entre 43 contendientes. Bye en su sorteo inicial, la santiaguera de 26 abriles se adjudicó igualmente dos pleitos: wazari ante la rumana Florentina Ivanescu, e ippon sobre la brasileña Alexia Castilhos.

Luego por la cúspide del poule A cedería ante la puntera del escalafón, la francesa Clarise Agbegnenou (9 510), y en la repesca fue víctima de la serbia Anja Obradovic en regla de oro, al srer penalizada con tres shidos, rendimiento que le aportó foja de 520 rayas a su actual ubicación.

Por cierto, la Agbegnenou eslabonó su cuarto cetro mundialista en línea.

Nuestros otros dos representantes Magdiel Estrada (73 kg) y Arnaes Odelín (57), se despidieron de la cita sin muchas glorias.

Odelín, se estrenó en estos certámenes con fugaz vctoria por ippon en solo 22 segundos sobre Po Sum Leung, de Hong Kong, pero luego cedió por descalificación (tres amonestaciones de shido) frente a la canadiense Jessica Klimkait segunda del listado universal (7 240) y a la postre reina del peso.

Arnaes, también indómita, fue la mejor posicionada al Sur del Río Bravo, y adicionó 320 rayitas a su actual puesto 47-1 049, lo cual pudiera estarla aproximando a una posible clasificación.

Sin embargo, Magdiel no contribuyó absolutamente nada en ese sentido. Su séptima presencia en mundiales lo vio quedarse en los dieciseisavos de final, luego de imponerse por wazari al ghanés Enmanuel Nartey, y caer por la vía rápida ante el israelí Yehonatan Elbaz.

Resultados similares patentó en otras dos ediciones, en tres no pasó del debut y en la propia Budapest en 2017 logró colarse en octavos de final, su faena más loable.

Este jueves sale al tatami el subtitular del orbe Iván Silva (90), sembrado en el apartado D por su condición de sexto del ranking (5 185) y bye en la primera ronda. Entre los mejores 32 esperará por el vencedor entre el ucraniano Quedjau Nhabali y el dominicano Robert Florentino.

Iván tendrá un durísimo examen, pues en la presente campaña, apenas si ha podido competir, e incluso se vio afectado por el Coronavirus.

Un aparte con Julio Alderete

Llegar al gimnasio del judo masculino en el Cerro Pelado es como adentrarse en un templo. Desde el ritual de quitarse los zapatos para acceder al tatami hasta la marcialidad de cada miembro de la preselección nacional, todo resulta inspirador.

Moviendo los hilos como jefe del colectivo técnico está el profesor julio Alderete, con quien realizamos un repaso del 2020 el día antes de partir a Hungría:

“La gira se vio afectada por la situación de la Covid. De hecho, hubo atletas que no pudieron competir ni en Georgia ni en Turquía.

En Tiblisi Andy Granda (+100 kg) se agenció bronce; Magdiel y Polanco cayeron en sus segundas salidas, y pese a ello obtuvieron algunos puntos para sus respectivos escalafones.

En Turquía solo participaron Magdiel y Polanco. Pero no se trató solo de la competencia, sino también de los campos de entrenamiento que las acompañaban”.

¿En qué estado llegaron a ese punto?

“Después del periodo que los atletas estuvieron en sus casas cumpliendo con los planes individuales reiniciamos la preparación directamente en Georgia. Allí nos insertamos en uno de esos campos de entrenamiento con algunas de las selecciones ahí presentes.

Pudimos aprovecharlo aun conociendo el déficit de preparación que poseían los muchachos. Después de esos diez días tocó el torneo.

En Turquía lo intentamos, pero a raíz de cualquier situación o positivo al Covid con cualquier delegación, automáticamente aislaban al resto del equipo. Eso se tradujo en días de interrupciones durante esa preparación, además de los que no pudieron competir.

La próxima escala fue el Panamericano del deporte en México, con el propósito de que Magdiel se coronara y Polanco mejorara el bronce anterior, logrando Estrada el oro y 700 puntos; y Polanco la plata con 590”.

¿Las fluctuaciones en el ranking?

“Después de Guadalajara casi tuvimos la opción de que ambos entraran vía directa, pero nos quedamos  en el umbral. No pudimos participar en el Grand Slam de Kazán pues coincidió con los días de aislamiento previo al reinicio posterior al Panamericano, y retomamos entonces bajo condiciones de burbuja los entrenamientos en el Cerro Pelado”.

Atendiendo a esa valoración inicial en qué estado actual se encuentran los cuatro judocas proyectados para los Juegos Olímpicos?

“Con el Mundial cierra el ranking de la Federación Internacional. Los 18 primeros de cada división clasifican y nosotros tenemos el caso de Polanco que no está en zona de entrada directa; Magdiel en el rango de cuota continental en este minuto; Andy y Silva asegurados.

Silva, al ausentarse de estos eventos, descendió un poco en su ubicación. El Mundial será determinante, pero el oobjetivo fundamental son los Juegos Olímpicos.

En la burbuja se fueron adaptando mejor a las cargas de entrenamiento, buscando alternativas que nos permitan compensar la desventaja competitiva. Alta motivación, apoyo del Inder y esfuerzo del colectivo técnico han sido otras variables positivas para disminuir las dificultades afrontadas”.

¿Componentes físico y psicológico de sus pupilos tomando en cuenta todo esto?

“Sobre el plano psicológico hemos desarrollado varias estrategias de trabajo con el psicólogo en diferentes horarios, incluido el del sueño.

Respecto al físico, se ha visto la mejoría, adaptándose al diseño de los entrenamientos para llegar en la mejor forma a Tokio. Se han destinado muchos esfuerzos a estos cuatro años de trabajo, pero la aparición de la pandemia nos golpeó a todos, más aún a los países subdesarrollados, que luego para insertarse en el circuito internacional se complejiza y encarece mucho, especialmente por cuestiones de estadía y protocolos sanitarios. Además de las cuestiones de visado.

Por eso intentamos modelar acá en casa y aproximarnos a esos niveles de la élite.

¿Caracterización breve de los muchachos?

Polanco es un atleta joven, que no estuvo en las citas Centroamericana y Panamericana, pero ha ido demostrando que está apto para ir escalando posiciones en la élite. El Bronce en Abu Dhabi y el Panamericano del deporte, fueron las mayores expresiones de ese ascenso.

Ha ido levantando su nivel y esperamos que lo siga haciendo. Es un atleta físicamente muy fuerte, de intensidad en sus acciones en el tachi waza…

Confiamos en que pueda incluirse en Tokio.

Magdiel ha reinado en América, con dos ciclos como campeón de los Centrocaribe y los Panamericanos. Internacionalmente, cuando se mide a europeos y asiáticos disminuyen un tanto sus resultados, a pesar de poseer condiciones para mantener estabilidad al máximo nivel.

Es técnico, físicamente bien preparado, inteligente y fiel al plan táctico. En su caso se trata de un proceso dentro de una categoría muy complicada. Ha ido madurando, pero le falta ese salto definitivo. Esperamos mejore su desempeño en certámenes futuros.

Silva prácticamente no ha podido competir este año. En el Masters de Doha no tuvo un buen rendimiento, y en lo adelante se vio afectado por la situación epidemiológica.

Allí tuvo un pequeño accidente y se ha ido recuperando, concientizando debido a su calidad probada y condición de capitán del equipo del rol que debe jugar y las expectativas en torno a él.

Granda es un atleta que ha venido subiendo desde los 90 kg. En esa división compitió en Veracruz 2014. Una vez que decidimos subirlo por necesidad a los +100, luego de un breve paso por los 100 con José Armenteros, se ha ajustado para enfrentar a contrarios que lo superan en talla y peso corporal.

El bronce en el Grand Slam de Parñis y de Georgia este 2021 dan la medida de su evolución y estabilidad. Con él hemos ido trabajando en función de minimizar esa diferencia con movilidad y explosividad en sus ataques”.

¿El trabajo en el newaza sigue siendo una asignatura pendiente?

“Nuestros atletas necesitan mayor efectividad, sobre todo con acciones continuadas que se inician en el tachi waza. Cuando vamos a las estadísticas, en el último ciclo hemos ganado más combates en esta posición de los que hemos perdido.

No obstante, es cierto que debemos seguir trabajando, pues aún no constituye una fortaleza del colectivo.

Este esfuerzo se ha venido materializando desde las categorías escolares, pasando por el arbitraje para que no detengan las acciones.

Por las características de los atletas cubanos: agresividad, explosividad… los mejores dividendos históricos han estado en el combate de pie.

No estamos al nivel deseado, pero tampoco constituye esa gran deficiencia”.

¿Propósitos competitivos?

“En el actual escenario y sopesando todas las adversidades trataremos que compitan lo mejor posible. El atleta cubano se crece y esperamos que en la capital nipona no sea la excepción”.

El judo masculino en su laberinto. Realidades de un deporte legendario, muchas ajenas a los aficionados que en ocasiones exigen de más y no se sensibilizan con el entorno o las variables de incidencia en un posible rendimiento.

Habría que ponerse en la piel de Héctor Rodríguez, Manolo Poulot, Israel Hernández, Oscar Brayson, Asley González, Silva, Granda y tantos otros, para saber realmente el costo de un buen kumi, una estrategia certera, una proyección ganadora.

 

 

 

Iván Silva es el judoca de mayores opciones de podio de la escuadra masculina.
Julio Alderete, timonel principal de nuestro combinado de judo varonil.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video