Cuba llega a este Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida con resultados meritorios

Cuba llega a este Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida con resultados meritorios
Fecha de publicación: 
1 Diciembre 2020
0
Imagen principal: 

Nuestra Antilla Mayor arriba a este 1ro. de diciembre, Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida, con indicadores que hablan de cuánto es posible lograr con una voluntad política que pone al ser humano como la más importante de las prioridades.

La prevalencia de la infección de VIH más baja de América Latina y el Caribe y una de las más bajas del hemisferio occidental se ubica precisamente en Cuba: un 0,4 % de la población entre 15 a 49 años.

El responsable del monitoreo y evaluación de programa nacional de ITS, VIH y Hepatitis de la Dirección Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), José Joanes Fiol, daba a conocer estos datos en reciente conferencia de prensa.

También informó el experto que al terminar octubre último, en Cuba no se había reportado ninguna transmisión materno-infantil del VIH, causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Este fue el primer país del planeta que alcanzó tal logro en 2015, avalado por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH (ONU/sida), por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), entre otros organismos internacionales.

Precisó Joanes Fiol que desde el inicio de la epidemia en la isla se acumulan 35 000 personas diagnosticadas con esta enfermedad, de las cuales 28 756 han sobrevivido.

Respecto a los nuevos casos detectados este año, Juanes Fiol precisó que hay una disminución marcada de los mismos. Sin embargo, “no podemos cantar victoria porque debido al confinamiento las personas han acudido menos a saber su estado serológico. El riesgo epidémico se mantiene estable”, sostuvo.

Desde 1986 –año en que se reportaron aquí los primeros casos-, en la Isla se han detectado más de 35 mil personas con VIH/Sida, de ese total, se mantienen con vida 28 mil 756, y el 84% de ellos posee actualmente una carga viral indetectable.

En esta geografía antillana la mortalidad a causa de ese flagelo ha disminuido en un 30 por ciento.

La Agencia Cubana de Noticias (ACN) informaba que durante el último año, en nuestro país ha disminuido el número de casos de VIH, condicionado en buena medida por el aislamiento social impuesto por la pandemia.

Durante los meses de mayor presencia del SARS-Cov-2 en el país, a pesar de las dificultades para adquirir los medicamentos antivirales por el cierre de los aeropuertos, Cuba garantizó el 90 % de cobertura de este tratamiento, refirió Joanes Fiol.

Solidaridad mundial, responsabilidad compartida 

Ese es el lema que a nivel internacionales acompaña la celebración esta primera jornada de diciembre del Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida, padecimiento que desde su aparición a nivel planetario se ha cobrado ya cerca de 33 millones de vidas.

 


Foto: tomada de JR

Pero no obstante continuar siendo uno de los principales azotes a la salud a instancia planetaria, gracias a la prevención, el diagnostico y tratamiento cada vez más temprano y eficaz, la infección por el VIH se ha convertido en un problema de salud crónico que pita a quienes viven con ese virus llevar una vida larga y de calidad, apunta la OMS.

Al terminar el año pasado, sumaban unos 38 millones los contagiados con VIH, pero de esta cifra, indicaba la misma fuente, el 68% de los adultos y el 53% de los menores recibían tratamiento antirretrovírico de por vida.

Aun cuando el número de  fallecidos por VIH/Sida ha disminuido, la OMS refiere que por deficiencias en los servicios relacionados con ese mal, en 2019 murieron 690 000 personas y 1,7 millones se infectaron.

La OMS apunta también que el aumento de la vulnerabilidad al VIH suele estar asociado a factores legales y sociales, lo que aumenta la exposición a situaciones de riesgo y obstaculiza el acceso a servicios de calidad para la prevención, detección y tratamiento.

Precisamente por ello es que en este 2020 el llamado es a la «Solidaridad mundial, responsabilidad compartida», partiendo de las enseñanzas que ha ido dejando al mundo la pandemia de la Covid-19, que igualmente afecta, a nivel global,  sobre todo a los desposeídos.

Este temible nuevo coronavirus ha enseñado, con la peor de las lecciones, que la atención a la salud humana se imbrica directamente con cuestiones como la reducción de la desigualdad, los derechos humanos, la igualdad de género, la protección social y la situación económica.

Esa es también una tesis suscrita por la OMS. Por eso, dejar atrás a los que menos tienen no puede ser una opción, ni para esta pandemia, ni para el VIH/Sida, y tampoco si la humanidad aspira a no seguir sumando motivos para bajar la frente avergonzada.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video