¿Cómo ayudar a nuestros hijos frente a una separación?

¿Cómo ayudar a nuestros hijos frente a una separación?
Fecha de publicación: 
21 Octubre 2021
1
Imagen principal: 

Foto: Tomada del perfil personal en Instagram del niño y actor Marcelo Martín (personaje Víctor) en la telenovela de producción nacional Vuelve a mirar, estrenada en junio de este 2021 bajo la dirección de Ernesto Fiallo.

El divorcio de una pareja con hijos, separación al fin, es una transición hacia una nueva normalidad tanto para la pareja en ruptura, los hijos y la familia en general. Un periodo en el que confluyen sentimientos encontrados, situaciones de insatisfacción, incomodidad, estrés, melancolía y soledad, indistintamente y no por igual para los miembros implicados en ese proceso.

La teleaudiencia cubana ha podido visualizar y comprender este fenómeno desde la pantalla con la telenovela de producción nacional Vuelve a mirar, estrenada en junio de este 2021 bajo la dirección de Ernesto Fiallo. El caso de Alina (Giselle Sobrino) y Ramón (Roberto Salomón) no es aislado entre tantas rupturas que hoy día suceden en matrimonio jóvenes.

No solo es el acto legal del divorcio, años de discordias y placeres disipados hacen del último capítulo de esa unión formal una convivencia complicada. Muchas veces los hijos, sean niños o adolescentes no notan lo que está sucediendo, sin embargo, la separación física, por lo general del padre, que ya no duerme ni vive en casa es lo que hace estallar la tempestad.

Aunque el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en su portal oficial dio a conocer recientemente una guía sobre cómo actuar y controlar la ansiedad de los niños en condiciones de separación, pero no de divorcio, sino al hecho de que los padres deben ir a trabajar y los hijos al círculo, hay conceptos claves y generales que sirven para trata secuelas del distanciamiento.

Por ejemplo, ese organismo explica que es normal en ese contexto se sientan ansiosos. Pueden experimentar niveles de posesión cuando el padre lo deja ir, llorar más, inclusive hacerlo por la noche después de haber estado un tiempo durmiendo. Para ello recomiendan a los padres tratarlos con suavidad y compasión, donde debe reinar también la paciencia.

“Concéntrate en ayudar a tu hijo a aprender a controlar sus sentimientos sin ti, algo importante para ayudarle a ser más independiente”, sugiere la UNICEF. Asimismo, explica que “una de las razones por las que los niños se ponen nerviosos cuando se separan es el miedo a no volver a verte. Hablar de los planes para tu regreso ayuda a aliviar este miedo”.

Propone ese organismo internacional utilizar un juguete de peluche como un tranquilizador de emociones. “Deja un juguete de peluche o una manta con tu hijo para aliviar las separaciones. ¿Tiene tu hijo un objeto de compañía favorito? Si no lo tiene, puede ser una buena idea ofrecerle uno. Un juguete especial puede ayudar al niño a tranquilizarse cuando se siente molesto”.

De igual forma cuando el pequeño muestre indicios de miedo los padres deben actuar con moderación. “Consuela a tu hijo cuando tenga miedo. Escucha lo que te dice. Asegúrate de responder siempre con comprensión y compasión y procura no trivializar sus preocupaciones. Fíjate también en las señales no verbales, como las quejas o el aferramiento excesivo”.

Uno de los momentos más sensibles puede ser el de las despedidas. El temor a la espera infinita y angustiante. Según la UNICEF estas deben ser positivas y cortas. Lo mismo que para una madre casada cuando lleva a su hijo a la guardería, que para el padre divorciado que retorna al pequeño a la casa de su madre, las despedidas deben ser tratadas inteligentemente para evitar traumas.

“Despedirse no solo es difícil para tu hijo, también lo es para ti. Intenta, en la medida de lo posible, mantener la calma y mantener una actitud positiva al despedirte. Sonríe, dile a tu hijo que le verás pronto y no prolongues la despedida. Mantener esta rutina ayudará a tu hijo a acostumbrarse a las despedidas y le dará la seguridad de que siempre volverás”.

Víctor (Marcelo Martín Dueñas) y Julito (Jean Marcos Fraga), hijos de Alina y Ramón en la telenovela Vuelve a mirar, han sufrido doblemente la separación de sus padres por el inconveniente y la incomprensión de vivir los dos padres e hijos bajo un mismo techo, pero a la misma vez separados, y con la esperanza errónea de una madre que intenta utilizar el sufrimiento de sus hijos como una justificación para volver con su expareja.

No obstante, la ansiedad y el sufrimiento de los hijos producto de una separación de los padres no se puede asociar solo con los más pequeños. El caso de Norbertico, un adolescente que padece de los mismos males machistas de su padre, evidencia que a esa edad no se está exento de sufrir la separación de sus padres, de con trabajo superar la nueva vida de estos y el rencuentro de la felicidad de cada uno de sus padres con una nueva pareja.

Comentarios

El divorcio o separación de los padres de hijos nunca es nada bueno para nadie.
maibelyz.diaz@nauta.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video