Atletas cubanos: De tiempos, marcas y entorno mundial

Atletas cubanos: De tiempos, marcas y entorno mundial
Fecha de publicación: 
28 Marzo 2021
1
Imagen principal: 
Zurian ha tenido un comienzo progresivo de temporada y para Tokio pudiera estar rebajando los 55 segundos en los 400 c/v.

Zurian ha tenido un comienzo progresivo de temporada y para Tokio pudiera estar rebajando los 55 segundos en los 400 c/v.

Recién culminó el Campeonato Europeo de Atletismo y varias lecturas interesantes dejó esa lid de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio.

La primera de ellas, asociada a cómo marchan los pesos pesados del viejo continente, y estableciendo un puente de rendimientos, cómo se inserta cada uno de nuestros 14 clasificados a la capital nipona en los listados de mejores tiempos y marcas anuales, teniendo en cuenta la élite y los posibles rivales directos en el camino al podio o título de los nuestros.

Precisamente por esa razón, y teniendo en cuenta los termómetros domésticos que hemos tenido luego de tres confrontaciones en el Estadio Panamericano, les proponemos una mirada a lo que acontece hasta este minuto.

Para ello estableceremos un orden jerárquico en las especialidades, descendiendo en correspondencia con las que mayores opciones de colgarse una presea posean.

Disco (f)

Es indiscutiblemente este evento el de opciones más objetivas de coronarse en Tokio. Yaimé Pérez lleva prácticamente dos temporadas imbatible, asumiendo el liderazgo de un poderoso tridente de discóbolas.

De hecho, aparece en la cima del top con disparo de 67.73 metros. Y eso no lo es todo. Su estabilidad sobre los 63 metros habla de plenitud y madurez en materia de maestría deportiva.

Le escoltan, por ese orden, la portuguesa Liliana Cá (66.40); la experimentada y curtida francesa Melina Robert-Michon (63.43); la croata Marija Tolj (63.39); la rusa Yelena Panova (62.36); la portentosa antillana Silinda Morales (61.94); y Denia Caballero aparece en la posición nueve (60.87, con inicio tardío de su preparación).

Cabe destacar que otras pesos pesados no se han mostrado, como son los casos de la estadounidense Valarie Allman (70.15 en 2020); la croata Sandra Perkovic (65.93 el pasado año); las germanas Kristin Pudenz (65.58) y Shanice Craft (64.03), y las chinas Yang Chen (65.26) y Bin Feng (64.09).

De ahí que colarse entre las ocho primeras y, más aún, ser medallista, se antojará una verdadera misión imposible para muchas.

Longitud (m)

Aquí muchos expertos señalan al cubano Juan Miguel Echevarría como el gran saltador a derrotar. Invicto en sus tres competencias en la gira invernal sobre pista cubierta, el discípulo de Daniel Osorio clavó los pinchos en 8.25 metros, registro que lo coloca quinto en un listado que encabeza el griego y flamante Rey del Viejo Continente Miltiadis Tentoglu (8.35).

Completan esa meca momentánea los estadounidenses Isaac Grimes y JuVaughn Harrison (8.33), y el estable sueco Thobias Montler (8.31); en tanto el jamaicano Carey McLeod comparte el registro de Echevarría.

Aquí tampoco se han mostrado varios de los huesos, fundamentalmente el también hijo de Jamaica Tajay Gayle (8.23 la pasada campaña); los sudafricanos Zarck Visser (8.41-2019), Luvo Manyonga (8.37-2019), y Ruswahl Samai (8.23-2019); los nipones Shoutarou Shiroyama (8.40-2019), y Yuki Hashioka (8.32-2019), y el chino Jianan Wang (8.36-2020), entre otros.

Claro, a Juan Miguel, quien busca perfeccionar su carrera de impulso y ceder menos centímetros en la tabla, lo acompañarán sus coequiperos Maykel Massó (8.26-2020) y Lester Lescay (8.28-2020).

Triple (f)

Es Liadagmis Povea una de las triplistas más estables en la élite, luego de su inserción definitiva en 2019. Clasificada al Mundial bajo techo de 2022 luego de ganar el World Indoor Tour, la discípula de Yoelbi Quesada clavó los pinchos en 14.54 metros bajo techo, marca válida para el segundo escaño del ranking anual.

Le precedió la griega Paraskevi Papachristou (14.60); mientras completan el top cinco Thea Lafond (14.54-Dominica); Patricia Mamoma (14.53-Portugal); Ana Peleteiro (14.52-España) y Neele Eckhardt (14.52-Alemania).

Claro, eso sin que la fuera de serie venezolana Yulimar Rojas (15.43 en pista cubierta-2020) se haya mostrado aún.

Lia también tendrá escudera en tierras del Sol Naciente. Se trata de Davisleydi Velazco (14.34-marca de clasificación en 2020); eso, sin descartar a la prometedora joven Leyanis Pérez (14.26), quien igualmente pudiera hacer el grado a la cita estival, de continuar su curva ascendente.

Por lo que, a todas luces, cuando se sumen la rusa Yekaterina Koneva (14.56-2020); la jamaicana Shanieka Ricketts (14.43-2020); y la búlgara Gabriela Petrova (14.34), además de la colombiana Catherine Ibargüen (14.89-2019, si en definitiva incursiona); y la norteña Keturah Orji (14.72-2019), el duelo se presagia campal.

Triple (m)

Recientemente dos hijos de Cuba, fraguados en nuestra escuela de triple hicieron el uno-dos en el europeo. Hablo del nacionalizado portugués Pedro Pablo Pichardo (17.30 metros), y el azerí Alexis Copello (17.04).

En esa salsa olímpica futura de saltamontes, Cuba contará con Jordan Díaz (17.49-2019), Cristian Nápoles (17.38-2019), y Andy Díaz (17.30-2020).

Eso sí, aquí, como se dice en el argot popular, “la timba” estará hirviendo, pues a esos hombres ya mencionados hay que añadirle el tridente norteño de Will Claye (18.14-2019), Christian Taylor (17.92-2019), y Omar Cradock (17.68-2019).

Cierra el prisma de miradas preocupantes el triplista que anda onfire en la presente campaña: el burkinés Hugues Fabrice Zhango (18.07 en pista cubierta).

Definitivamente la final de triple se avizora como no apta para cardíacos.

Altura (m)

Si bien el catarí y flamante as del orbe Mutaz Essa Barshim (2.37 metros-2019) aparece como el candidato más serio al cetro en Tokio, no es menos cierto que hay un grupo de contendientes con un nivel muy parejo, y las aspiraciones al límite.

El recién concluido europeo lo demostró, con el bielorruso Maksim Nedasekau (2.37) a la cabeza. La campaña indoor dejó en condiciones muy favorables igualmente al italiano Gianmarco Tamberi (2.35); el ucraniano Andriy Protsenko (2.34); el estadounidense Trey Culver (2.33); y el ruso Mikhail Akimenko y el antillano Luis Enrique Zayas, ambos dueños de 2.31.

Zayas que por segunda temporada consecutiva se mantiene en el pelotón de vanguardia. Recordemos que el año pasado se elevó sobre 2.33 en Eslovaquia.

Aquí también habrá otros adversarios rocosos, de la talla del canadiense Michael Mason (2.31), el también transalpino Stefano Sottile (2.33-2019); y el ruso Ilya Ivanyuk (2.35-2019).

Zayas deberá mejorar su actual tope personal de 2.33, si de aspiraciones reales a presea se trata.

Pértiga (f)

Yarisley Silva es una de esas deportistas de competencia. Siempre hay que esperar de ella lo mejor, aun cuando en las dos últimas campañas no se ha acercado a sus mejores rendimientos. Exhibe 4.75 a cielo abierto en 2019 y 4.74 en pista techada la temporada anterior.

La cuestión es que aquí el panorama está que arde, pues a la extraclase rusa Anzhelika Sidorova (4.90), le siguen la estadounidense Sandi Morris (4.88), la británica Holly Bradshaw (4.85), la también norteña Olivia Gruver (4.78), y la suiza Angélica Moser (4.75).

Eso juzgando exclusivamente los performances bajo techo, pues a esa relación de seguro se le sumarán las también norteñas Katie Naegotte (4.92-2020) y Jennifer Suhr (4.91-2019); las suecas Michaela Meijer (4.83-2020) y Angelica Bengtsson (4.73); y la griega Katerina Stefanidi (4.85-2019); además de la neozelandesa Eliza Mc Cartney (4.85-2019).

800 metros (f)

Cuba tiene cifradas sus mayores esperanzas en el binomio que componen Rose Mary Almanza y Sahily Diago, amén de que actualmente solo Almanza posee la marca exigida para correr en la capital nipona.

En la presente campaña Almanza estampó recientemente 1:59.76 minutos en Guatemala, en tanto Sahily detuvo los relojes en 2:01.10. Eso las deja en respectivos segundo y quinto escaños de un escalafón incipiente a cielo abierto, liderado por la estadounidense Ajee Wilson (1:58.93).

Volviendo la mirada a las pistas techadas hallamos que comandan la especialidad el peligroso dúo etíope de Gudaf Tsegay (1:57.52) y Habitam Alemu (1:58.19).

Habrá otras corredoras en extremo imponentes, como son los casos de la burundesa Francine Niyonsaba (1:57.75-2019); la jamaicana Natoya Goule (1:57.90); la ugandesa Halimah Nakaayi (1:58.04); y la británica Laura Muir (1:58.42), por solo citar algunas.

En esta especialidad pueden darse cita hasta casi una veintena de corredoras con cronos inferiores a los dos minutos.

400 c/v

Con 55 segundos flat Zurian Echevarría recaló en el peldaño 18 del listado anual 2019. Esa fue la temporada en la que la estadounidense Dalilah Muhammad devoró los obstáculos (52.16), secundada por tres coterráneas Sydney McLaughlin (52.23), Ashley Spencer (53.11), y Shamier Little (53.73).

Las tres que se inscriban serán contendientes, lo mismo que la jamaicana Rushell Clayton (53.74); la curtida checa Zuzana Hejnová (54.11); la holandesa Femke Ball (53.79-2020), y la suiza Lea Sprunger (54.06-2019).

La candidatura realmente contempla a otras vallistas, pero el panorama más sólido lo tienen las anteriormente mencionadas. Para Zurian, colarse en la final sería algo sumamente meritorio.

A su favor hay que señalar que comanda el listado anual hasta este minuto, avalada por (55.68). Claro, en función del objetivo antes mencionado, debería frisar los 54.50-54.80 segundos.

Ese es el panorama que exhiben hasta este minuto nuestros clasificados, a los que de seguro se sumarán otros con perspectiva de materializar su visado, como el vallista corto Roger Iribarne (13.62 segundos) y la posta del 4x400 femenino, la cual buscará su clasificación próximamente en el Mundial de relevos. Eso sin descartar que de forma individual alguna chica pueda realizar marca en la vuelta al óvalo.

Cuba se despidió de Río de Janeiro 2016 exclusivamente con el bronce de la discóbola Denia Caballero. Expertos vaticinan un botín mayor en Tokio, pese a todas las adversidades afrontadas en este segmento de la preparación, derivadas de la presencia del y hostigamiento del Coronavius.

Toca seguir de cerca la evolución de los nuestros y aguardar por lo que suceda en el Estadio Olímpico. El deporte Rey siempre tiene mi voto de fe.

En una carrera sumamente táctica como los 800 metros sería muy positivo que Rose Mary tuviera el apoyo de su coequipera Sahily Diago en la capital nipona.

Comentarios

El Deporte Rey nos tiene acostumbrado a sorprender. Tenemos una escuadra de talentosos jóvenes que darán lo mejor de si en esta cita bajo los 5 aros. Éxitos para estos campeones y esperamos que se sumen los que con posibilidades aún no lo logran como Diago y la posta larga femenina del relevo y porque no alguna en 400 m/p. Confiamos en el Atletismo. Vamos por más

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video