Prioridades definidas del atletismo cubano de cara al 2019

Prioridades definidas del atletismo cubano de cara al 2019
Fecha de publicación: 
22 Noviembre 2018
0
Imagen principal: 

Prioridades definidas en medio de una estrategia que mira al 2019 como primer objetivo y a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 como la meta, rigen el atletismo cubano que fijó a la Copa Cuba -entre el 6 y el 11 de marzo próximo- como la culminación de su primer macro de preparación.

Será ese el momento para revisar la primera fase de la actual planificación, que comenzó para la mayoría de la preselección nacional en septiembre pasado, y un poco después para algunas de las estrellas que tuvieron un ciclo competitivo más largo y como es habitual ajustaron su reinicio.

Precisamente son varias de esos estelares los incluidos en el llamado grupo de vanguardia dentro de las subdivisiones creadas para dar prioridad y orden a lo propuesto para conseguir resultados.

«Es una división pensada no solo para los panamericanos, su objetivo es más allá… está fijado en Tokio, aunque con paradas importantes antes como en el propio Lima y el mundial de Doha», comentó a JIT el jefe técnico Daniel Osorio al detallar los incluidos en cada apartado.

La pertiguista Yarisley Silva, las discóbolas Yaimé Pérez y Denia Caballero, el saltador de longitud Juan Miguel Echevarría, el jovencito triplista Jordan Díaz y la heptalonista Yorgelis Rodríguez son los integrantes del llamado grupo A.

«Si mañana fueran los Juegos Olímpicos no es un secreto que son ellos los responsables de los resultados, por eso es que serán los priorizados sin descuidar a otros 11 englobados en el B», aseguró Osorio.

En ese segundo colectivo aparecen otros como el también saltador de longitud Maikel Massó, el triplista Cristian Nápoles, los corredores Rose Mary Almanza (800 metros), Roxana Gómez (400), Yoandys Lescay (400 y 4x400) y Reinier Mena (100 y 200) y el veterano decatlonista Leonel Suárez.

Se supo que en general se trabaja con una preselección de 40-45 atletas enfocados en Lima, que es el principal compromiso del año entrante y que los rangos de prioridades pudieran varias según avance la temporada.

En cuanto a lo competitivo se confirmó que a principios de febrero comenzarán las confrontaciones del equipo nacional, obligatorias para todos y válidas para aportar puntos al ranking mundial y la clasificación para el mundial de Doha.

«Solo estarán ausentes los que asistan a la gira invernal, que será un grupo muy reducido porque en el 2019 no hay campeonato mundial bajo techo», aclaró el también entrenador de saltos.

Yarisley, Juan Miguel y el vallista Roger Valentín Iribarne deben ser los que se inserten en el periplo que aún no tiene todas las paradas definidas, y se supo que Jordan y Cristian no pudieron ser incluidos porque este año los organizadores internacionales prefirieron no dar prioridad al salto triple de hombres y no fue incluido en los programas.

El Campeonato Mundial de relevos, previsto para 11-12 de mayo en Yokohama, Japón, la Liga del Diamante entre mayo y septiembre, y el Challenge de eventos combinados serán otros momentos competitivos que se asumirán como complemento de las ya mencionadas citas cumbres de Lima y Doha.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video