EN FOTOS: Trinidad, ciudad de asombros

Solapas principales

EN FOTOS: Trinidad, ciudad de asombros
Fecha de publicación: 
16 Marzo 2017
0
Imagen principal: 

¡Enamorada!, justo es la palabra. Así he llegado de Trinidad, esa ciudad antiquísima que deslumbra por la combinación de épocas y costumbres, reliquias  y alusiones a un pasado  conmovedor.

 

No basta con leer la historia de Cuba. Trinidad es de obligado paso. ¡¿Cuánta historia recogen sus piedras y construcciones antiquísimas, cuánta su inigualable arquitectura, sus bellas y espaciosas casonas coloniales y los rastros de una esclavitud dolorosa?!

 

Una ciudad detenida en el tiempo —como dice el slogan— porque allí lo moderno es antiguo, macizo, duradero; lo admirable guarda relación con el tiempo; lo conservado esconde sus raíces en lo patrimonial, en una herencia colonial que todavía deja entrever huellas frescas.

 

Trinidad, ¡Santísima, Bienaventurada, Venerable!  Todos los epítetos son posibles para nombrarte.  Me asombra la cotidianidad de tus calles: el limpiabotas, el churrero (vendedor de churros), las bordadoras y tejedoras.

 

También me admira el colorido de tus calles, donde el lenguaje común es diverso. Trinidad es mucha Trinidad, una ciudad de asombros, y por ello hay que ir, apreciarla. Luego, ya no podrás desprenderte de sus imágenes. Aquí las dejo.

 

alt

                                   Bicitaxis en calles empedradas, una proeza humana.

alt

                                                           Un oficio conservado.

alt

                                                        Al Centro, la Plaza Mayor

alt

                                            Un ir y venir todo el tiempo.

alt

                                         De Rusia a Trinidad, en bicicleta por toda Cuba.

alt

                           En los alrededores de la Plaza Mayor, a todas horas visitantes

alt

                                 La Botija, una de las paladares con magnífico servicio.

alt

                                Los “almendrones”: una atracción para el turismo.

alt

                                                 Turismo y comercio, buen binomio.

alt

 Visitar los museos, otra de las posibilidades que ofrece Trinidad.

alt

 Bordar y tejer, oficios tradicionales, donde los hombres también incursionan

alt

                            Residencias particulares convertidas en “paladares” y hostales

alt

                                            El ajetreo constructivo distingue la ciudad.

alt

                                Muebles coloniales conservados, una reliquia en Trinidad.

1024x768 Muebles coloniales conservados, una reliquia en Trinidad. Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video