Julio César La Cruz: Oro en danza con lobos (+ FOTOS)

Julio César La Cruz: Oro en danza con lobos (+ FOTOS)
Fecha de publicación: 
18 Agosto 2016
0
Imagen principal: 

Enfrente tenía un oponente curtido, subtitular de Londres 2012 y doble plateado del orbe, el azerí Adilbek Niyazymbetov. Pero Julio lo conoce a la perfección. Le truncó el sueño de proclamarse as del orbe en las ediciones de Azerbaiyán 2011 y Kazajstán 2013, ante sus parciales. En las tres ocasiones fue una especie de danza con lobos airosa, como igualmente ahora en Río, acudiendo a su estilo de riposta exacta para imponerse y sacar ventaja en los tres asaltos.

Guardia baja, torso indescifrable, adherido a su sobrenombre de “La sombra”, el camagüeyano no dio el más mínimo margen a dudas y mereció el favor de los jueces por triple 29-28, con un tercer asalto adverso que casi nadie atestiguó. De cualquier manera, Julio César, con su cetro, ascendió a Cuba al escaño 21 del medallero, frisando uno de los pronósticos precompetencia, pero distante aún del total de preseas estimado (20) y de coronas dibujadas (más de las cinco conseguidas en la capital británica).

Robeisy inició la senda de jueves

Robeisy inició la ruta, cuando el escepticismo se apoderaba de muchos. Incluso, su asalto inicial frente al azerí Murodjon Akhmadaliev pudo considerarse de parejo. El cierre de ese segmento marcó el punto de giro. Robeisy selló los tres minutos con una combinación electrizante, precisos sus golpes, que hicieron mella en su rival, con récord histórico de 49 victorias y 17 derrotas, pese a contar solo 21 años.

La avalancha incontenible del cienfueguero titular bajo los cinco aros hace cuatro años en Londres 2012, con apenas 19 años, no se hizo esperar. Dictó cátedra de efectividad, sus puños encontraron una y otra vez la anatomía de Akhmadaliev y su ventaja creció.

Con el pleito definido hacia el epílogo, Robeisy se dedicó a fintear, a conectar y hacer gala de su esquiva, pero en ese caer del telón, dos imparciales votaron el tercer round 10-9 a favor del azerí.

De cualquier manera, la sentencia estaba firmada, y el cienfueguero cruzará guantes en busca de reeditar su gloria con el estadounidense Shakur Stevenson.

Arlen quiere cerrar a todo tren

La ventaja e intenciones sobre quién mandaría en el cuadrilátero se hicieron evidentes desde que sonó el gong inicial. Arlen López (75) no tuvo fisura alguna y borró todo vestigio de duda, que le colocaron luego de su batalla de cuartos de final. Le tocó entonces pagar las consecuencias al azerí Kamran Shakhsuvarly, incapaz de poder conectar con precisión a la anatomía del antillano. Jab preciso, y combinaciones tanto boxeando a la izquierda como a la derecha, se erigieron las armas victoriosas del guantanamero de 23 abriles, airoso por 29-28, 30-27 y 30-27, dispuesto, además, a culminar el ciclo a todo tren, luego de su estreno mundialista dorado en la versión de Catar, el pasado año.

Cuando parecía que el buque insignia encallaría en el pabellón seis de Río Centro, tres hombres, los que nos quedaban con vida de la decena de legionarios, reencontraron la brújula del triunfo. López se las verá en la final de sábado frente a otro hueso: el uzbeko Mektemir Melikuziev.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video