Siria: In crescendo

Siria: In crescendo
Fecha de publicación: 
9 Octubre 2012
0

Ante el fracaso de las fuerzas opositoras que tratan de derribar por las armas al gobierno de Bashar al Assad, Estados Unidos y las naciones que le siguen en la colusión antisiria han intensificado la penetración de mercenarios bien entrenados y con gran poder de fuego por las fronteras turca y libanesa, e incluso han aumentado la recompensa multimillonaria por el asesinato del Presidente del país árabe.

Guerra oculta que no es tan oculta y no declarada, cuando abiertamente lo es, en el que se trata de buscar un pretexto cualquiera para la intervención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Gracias a la posición consecuente de Rusia y China -luego de tomar experiencia con el caso libio- se ha evitado hasta ahora un mal mayor para el pueblo sirio, incluido el intento turco de invadir al país por el norte, tomando como causa la caída accidental de un obús en una población fronteriza, cuando el ejército de Damasco perseguía a mercenarios que, precisamente, habían invadido a Siria desde Turquía.

Es más, ahora se amenaza con bombardear los aeropuertos sirios y derribar a los aviones que aterricen allí, pretextando que transportan ayuda militar de Rusia, China e Irán a Damasco.

La gran burla es decir que se trata de llevar la democracia a Siria y proteger a su pueblo, cuando la acción mercenaria asesina es sostenida con el dinero de satrapías árabes y planificada por las agencias de inteligencia occidentales.

Todo tiene como base fundamentos teóricos de dominación y agresión por los cuales Estados Unidos y sus socios de la OTAN comenzaron a actuar a escala universal hacia los que consideraron como eslabones más débiles entre sus potenciales objetivos y en las circunstancias que pudieran resultar más favorables, aprovechando oportunamente los errores, debilidades e inconsecuencias de los eventuales adversarios. 
      
Como señalara el colega Gustavo Robreño en su trabajo “Calentando a Siria”:  

“No es necesario siquiera ser muy sagaz para seguir el hilo conductor de las acciones de los distintos gobiernos instalados en Washington a partir de la llamada Guerra del Golfo (1990) y comprobar cómo va cumpliéndose gradualmente el plan que, según parece, ha tenido que ser acelerado como consecuencia de la crisis económica global, los tropiezos del neoliberalismo y la crisis energética. Si nos remitimos a los clásicos, habrá que llegar nuevamente a la vieja conclusión de que el gran capital acude a la guerra cuando, en las situaciones más difíciles, busca salir del hoyo”.   

Tal como en Libia, pero de diferente manera, el Imperio fijó en Siria uno de sus objetivos, utilizando uno de sus muchos rostros, trabajando codo con codo con los regímenes reaccionarios árabes, principalmente Qatar y Arabia Saudita.  Empero la agresión se intensifica, va in crescendo, a despecho de  las posiciones de Rusia y China de evitar que el Consejo de Seguridad valide una agresión contra Siria.

El gran peligro es que, en la práctica, el Imperio ha estado haciendo todo lo que le viene en gana para crear las condiciones a fin de liquidar al actual gobierno sirio y sustituirlo por un régimen proisraelí y antipalestino.

Solo la firmeza, una actitud consecuente y la incorporación y preparación de las masas a la lucha contra la colusión antisiria podrán detener y hacer fracasar el plan imperialista. 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video