Tokio 2020: ¡Oh Roxana que estás haciendo allí, hey-ho! Corriendo 400 como…

Tokio 2020: ¡Oh Roxana que estás haciendo allí, hey-ho! Corriendo 400 como…
Fecha de publicación: 
4 Agosto 2021
1
Imagen principal: 
Roxana junto a la fenomenal Shaunae Miller-Uibo

Sí, señores, algo tiene la pista del Estadio Olímpico de Tokio, como si hubiesen esparcido algún polvo mágico, o como si entre los efectos secundarios de las vacunas anticovid-19 estuviese el de desarrollar una velocidad vertiginosa, descomunal.

Habrá que investigar profundamente luego tanto fármacos como a atletas, pero hasta este minuto el goce es pleno. Baste preguntarle a Kaster Warholm, Sydney McLaughlin, Elaine Thompson, Andre De Grasse… y compañía.

Y también a la cuatrocentista antillana Roxana Gómez. Sí, porque lo de Roxana frisa lo inverosímil. Ya había elogiado su porte, zancada y ritmo para correr. Metafóricamente la había tildado de gacela incluso, pero pensar que rebajó su anterior marca personal de 50.76 segundos a 49.71, ni el más pinto o sabichoso lo hubiese augurado.

Imaginen que hablamos del tercer mejor crono de todos los tiempos conseguido por una sprinter antillana en la historia, únicamente superada por los 49.61 de Ana Fidelia Quirós en los Panamericanos de La Habana 1991, por esas coincidencias del destino logrados también un 5 de agosto; y un 49.62 de la propia Tormenta del Caribe en México en 1988.

Bestial lo de Roxana a sus 21 primaveras; por eso el diálogo y el reconocimiento entre sonrisas de la fuera de serie bahamesa Shaunae Miller-Uibo, por eso su inclusión en la final con la quinta mejor marca, definición que se presagia cruenta, pues las ocho agraciadas rebajaron los respetables 50 segundos, con la rocosa jamaicana Stephenie Ann Mc Pherson lanzando candidatura con tope personal de 49.34, la quisqueyana Marileidy Paulino llevando el récord nacional de su país hasta los 49.38, y la legendaria estadounidense Allyson Felix (49.89) se vuelve a citar a una discusión de preseas, logrando su mejor crono de la campaña.

El deporte Rey sigue regalando notorias demostraciones. También ha dejado dolor, sobre todo en el plano de las lesiones. Confieso que casi lloré al ver la caída de la heptatlonista Yorgelis Rodríguez en el estreno de los 100 con vallas. Pocos imaginan cuánto lucharon ella, los médicos, el entrenador Gabino Arzola y otras tantas personas para que ese 6 437 bendito materializado en el Estadio Panamericano le abriese las puertas de Tokio. Le tocó irse por la puerta estrecha muy a pesar, pero nadie, absolutamente nadie, cuestiona su grandeza y capacidad de reposición.

A propósito de pruebas combinadas, y tras el primer día de competencias, el heptatlón lo comanda la holandesa Anouk Vetter (3 968 ptos); en tanto el canadiense Damien Wagner, hace honor a su condición de mejor del planeta en el decatlón con (4 722 unidades).

Mientras, las semifinales de los 110 metros con vallas ratificaron al binomio estadounidense de Grant Holloway (13.13) y Devon Allen (13.18), como los más sólidos aspirantes al máximo honor, segmento en el que además estarán dos franceses, Aurel Manga (13.24) y Pascal Martinot-Lagarde (13.25); y dos jamaicanos, Hansle Parchment y Ronald Levy, con idénticos 13.23. ¿Curioso?

Toca el tiempo de las finales, la gloria, los mejores registros. Así en los 3 000 con obstáculos la ugandesa Peruth Chemutai corrió como nadie de su país antes para imponerse gracias a 9:01.45 minutos. Lamentable la descalificación de la norteña Emma Coburn. Sin embargo, su coterránea Courtney Frerichs (9:04.79) sacó la cara y se colgó la plata de la redención.

En una carrera lenta Kenya, que junto a Etiopía ha cedido un tanto su hegemonía en las distancias de fondo, hizo el doblete de los 800 metros masculinos, Emmanuel Korir (1:45.06 minutos) y Ferguson Cheruiyot Rotich (1:45.23) desplegaron su táctica de equipo, y relegaron al rocoso polaco Patryk Dobek (1:45.39) a la tercera plaza.

Las mejores marcas no solo han llegado en la pista. El martillo masculino, con una enorme tradición en Polonia, vio como Wojciech Nowiki le hizo compañía a Anita Wlodarczyk en lo más alto del podio avalado por tope personal de 82.52 metros. Su coequipero Pawel Fadjek (82.98), número uno del orbe, tuvo que contentarse con el bronce en esta oportunidad (81.53), en tanto el noruego Eivind Henriksen (81.58) se quedaba con la plata y récord nacional incluido.

He reservado para el cierre dos de los momentos más impresionantes de la fecha: el remate del canadiense Andre De Grasse para derrumbar al trío de favoritos estadounidenses en los 200 metros, y otro récord de dimensiones insospechadas, ahora ne los 400 con vallas femeninos y protagonizado por la norteña Sydney Mc Laughlin.

De Grasse arrancó un tanto lento, definitivamente no es el primer segmento de la carrera su fuerte, pero al salir de la curva puso una décima velocidad y doble tracción en sus portentosas piernas para con cota cimera de 19.62 segundos dejar sin aliento a Kenneth Bednarek (19.68-PB), Noah Lyles (19.74-SB), y el novel Erriyon Knighton (19.93). De esa manera Jamaica cede el templo de la velocidad varonil, construido por Usain Bolt y compañía. Digo varonil porque como por obra de magia lo han heredado Thompson, Fraser-Pryce y compañía.

Una nueva raza de “humanos híbridos” está estableciendo su feudo en los 400 c/v. Warholm por cálculos matemáticos y su manera de devorar la vuelta al óvalo con obstáculos, tiene que haber caído de un platillo volador en Noruega; otro tanto debe haberle sucedido a la dupla estadounidense de Sydney McLaughlin y Dalilah Muhammad, quienes han decidido intercambiarse las plusmarcas universales absolutas como si de un trueque de batón en un relevo 4x400 se tratase.

Ahora McLaughlin abrió sus galones como nadie nunca antes lo había conseguido para con 51.46 pulverizar sus anteriores 51.90. Ojo, Muhammad también hubiese vuelto a ser plusmarquista con sus 51.58 plateados, pues antes contaba con los 52.16 de Doha 2019. Sencillamente INCREÍBLE! Lo de estas chicas. Imaginen que la holandesa Femke Bol estableció tope europeo con 52.03 y recaló en bronce.

A propósito de vueltas al óvalo, nuestra posta larga femenina largará en las preliminares del 4x400 con Sahily Diago en lugar de Roxana Gómez, estrategia lógica para no recargar en demasía a Roxana antes de su final individual, pero insospechada y que de seguro conllevará reestructuración en los órdenes de salida.

Pocos vaticinaron que Roxana sería finalista en Tokio.

 

Flashazos olímpicos

No solo de atletismo vive el hombre. En la fecha precedente las noveles canoístas antillanas Yarisleidis Cirilo y Katherin Nuevo, mantuvieron el estado dulce de esa disciplina en las aguas del Sea Forest, al clasificarse vía directa a semifinales. Ambas terminaron segundas en sus respectivos heats clasificatorios, con cronos respectivos de 47.267 y 46.533 segundos. Por cierto, la estadounidense Nevin Harrison (44.938) realizó el mejor tiempo olímpico para dicho segmento, en el heat de Nuevo.

Los chinos se han comportado intratables en el clavados y el tenis de mesa. En la primera disciplina se han agenciado hasta la fecha cinco de los seis cetros en disputa, a los que suman dos platas.

Mientras, raqueta de ping pong en mano han arrasado, dueños de las cinco coronas en pugna hasta este instante, con dos platas en individuales, además. Sencillamente nada para nadie.

Pero si de nada para nadie se trata, culmino estas líneas con dos récords mundiales.

Uno en el ciclismo de pista, donde al parecer regaron el mismo polvo del atletismo y las cotas han caído como castillos de naipes. Ahora, la cuarteta italiana de la persecución varonil por equipos se bajó de sus bicicletas con un estratosférico 3:42.032 minutos, para desarrollar una velocidad promedio de 64.856 km/h. ya lo habían conseguido antes en las preliminares (3:42.307) en la propia capital nipona. ¡Des-co-mu-nal!

El mismo calificativo que merece el pesista georgiano Lasha Talakhadze 488 kg de biatlón que creo que ni el mismísimo Hulk levantaría. Divididos en 223 de arranque y 265 de envión, igualmente primacías absolutas. Con él, con el peso de sus hazañas me despido, no sin antes dejarles el medallero amigos míos, con China (32-22-16) aún a la vanguardia, separada un tanto más de Estados Unidos (25-31-23), Japón (21-7-12) y Gran Bretaña (15-18-15).

En esa salsa, Cuba, que ya mejoró su actuación precedente de río de Janeiro 2016, aparece en meritorio escaño 13, aupada por (5-3-4).

 

Mc Laughlin con una potencia fenomenal cruzando a la derecha la llínea de meta.
Mamma mía la cuarteta de persecución italiana!!!!!
Lasha, devuélveme la poción de Obelix, no te zambullas más en ella!!!

Comentarios

Echaron cascarilla en la pista. Ja ja.
Bururú

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video