Tokio 2020: Dame una canoa biplaza y… ¡remaré hasta los Dioses!

Tokio 2020: Dame una canoa biplaza y… ¡remaré hasta los Dioses!
Fecha de publicación: 
3 Agosto 2021
0
Imagen principal: 
Serguey y Fernando materializaron el tiempo más rápido de una canoa biplaza en el contexto olímpico. Foto: Cortesía del colega Jesús Muñoz.

No sé cómo comenzar esta crónica. Todavía no puedo mantenerme tranquilo sobre la silla. Es como si estuviese poseído por el espíritu dorado de Serguey Torres-Fernando Dayán Jorge en esos 250 metros finales del C-2 a mil.

Es como si el mismísimo Neptuno se hubiese posado sobre su canoa en el canal Sea Forest de la bahía de Tokio. Como si una fuerza sobrenatural moviera sus músculos, aumentara su frecuencia de paletadas, elevara el avance de su bote para desplazar primero a los alemanes, y luego, por una nariz, sobre la misma línea de meta y apenas una respiración de 0.203 centésimas, a los chinos.

Así remaron hacia los dioses, así preservaron

 

La contundencia en Tokio

Lo había afirmado en más de una oportunidad, no solo por la seguridad con que me aseguraron en varias conversaciones que las de Tokio serían las regatas de su vida, también por una radiografía a su palmarés durante todo el ciclo olímpico y la condición de bote más estable en materia de rendimientos, más que los alemanes incluso; más que los taimados chinos que apenas pudieron calibrar con antelación.

Así llegaron a la capital nipona, y precisamente en esa primera regata clasificatoria bogaron con el binomio de ojos rasgados, que, de hecho, cruzó primero la línea de sentencia con 3:37.783 minutos por 3:39.0.28.

Pero la venganza es un plato que se come frío… en semifinales los nuestros entonces pulsarían, por esos caprichos de los calendarios competitivos a la dupla de alemanes de Tim Hecker-Sebastian Brendel, y nuevamente cruzaron la línea de sentencia segundos, en relación 3:26.812 por 3:27.102. Los tiempos iban mejorando a la par de las candidaturas acrecentándose.

Llegó la final, y a tono con su calidad y demostraciones previas, cubanos, chinos y alemanes fueron colocados en carriles centrales y contiguos de tres, cuatro y cinco. Cada fibra de músculo tensa al límite, la vista en el horizonte trazado por un kilómetro de gloria y éxtasis o frustración. Latidos y pensamientos a duras penas enjaulados…

Sonó la chicharra y los nuestros largaron cuartos, y así pasaron tras el primer parcial de 250 metros con un crono de 49.88 segundos. Justo entonces “pusieron el nitro” en sus paletas y comenzaron a levantar boga. A la mitad del trazado 1:41.21 ya marchaban segundos, al acecho de los fluidos chinos (1:40.36), con una marcialidad como si de una exhibición de Wu-Shu se tratase a la hora de remar; y así se mantuvieron también en los 750 (2:33.13 por 2:32.72) soportando además los embates de los teutones (2:34.26).

Justo ahí Neptuno “los sopló” nuevamente, en un alirón final en el que soltaron las bilis, en el que solo el mejor crono de la historia de esa prueba bajo los cinco aros les permitiría coronar el sueño de todo deportista. La historia le deparaba un lugar en el Olimpo, uno forjado a fuerza de paletadas y crono de 3:24.995.

Uno que dejó atónitos a los chinos (3:25.198) y que estoy convencido puso a gritar ¡VAMOS CUBA, SIIIIIÍ! ¡CAMPOEONES P….!!!! a 11 millones de cubanos.

Confiesen señores, en mi caso casi rompo la lámpara de techo de la sala con mi pequeño Enzo Samuel en brazos. Así que imagino otros miles de pasajes similares en ese lapso eterno de poco más de tres minutos.

El análisis:

Serguey y Fernando es un dueto que ha experimentado una progresión y alcance de maestría deportiva insospechados. En Río de Janeiro 2016, ellos mismos recalaron sextos con 3:48.133 minutos. Si bien la arrancada y la transición de esos primeros compases al ritmo para cubrir el primer cuarto de trazado nunca ha sido su argumento más sólido, con el tiempo lo han ido puliendo, y a partir de ese instante desarrollan una frecuencia de paletadas envidiable, con sincronización, ritmo, y capacidad administrativa de sus fuerzas para poder guardar lo mejor para el remate.

Argumentos todos que han ido fraguando a la par de la adquisición de otras capacidades como la resistencia a la fuerza y el mantener una intensidad X, para lo cual ha sido sumamente provechoso la presencia en pruebas de 5 000 metros acá en La Coronela, y también dentro del circuito de Copas del Mundo.

A eso se le añade el empuje del talentoso novel José Ramón Pelier, una inyección extra de oxígeno para Serguey y Fernando.

Con todas esas armas engranadas, y la posibilidad de ultimar detalles en una base de preparación sostenida en Polonia, llegaron en una forma inmejorable a tierras del Sol Naciente.

La demostración, ustedes la patentaron amigos míos.

 

La historia sí pesa

Indiscutiblemente la canoa biplaza es la embarcación de mayor historia dentro del canotaje antillano. Estoy convencido que todavía destilan éxtasis por el cetro de Fernando y Serguey, Fernando Zamora-Juan Aballí, los que iniciaron la estela con su noveno escaño (4:00.06) en Barcelona 1992; también Ibrahim Rojas-Leobaldo Pereira (3:38.753-plata) en Sydney 2000.

El propio Ibraim junto a Ledys Frank Balceiro, aquellos peludos eléctricos e iniciadores de la tradición de una cinta en la cabeza en la capital helénica, donde se agenciaron plata a 500 metros y fueron octavos en los mil (3:50.346).

Iniciaría su bregar competitivo bajo los cinco aros Serguey en Beijing 2008, enyuntado con Karel Aguilar. A la vuelta de cuatro años en Londres sería José Carlos Bulnes su compañero de bote. En ambos casos finalistas, pero con respectivos noveno (3:48.887), y sexto puestos (3:42.357).

Recorrido por la historia que patenta que, con excepción de Atlanta 1996, nuca se ausentó nuestra canoa biplaza de discusión de preseas olímpicas. Una tradición que de cara a Tokio el mentor Yosniel Domínguez supo moldear a las mil maravillas.

Vuelvo a donde todo comenzó, tres minutos pueden parecer una eternidad, en ellos te puede ir la vida, pero Serguey y Fernand cumplieron su premonición, tocados por Neptuno, de: ¡dennos una canoa y remaremos hasta los Dioses del Olimpo!!!!

 

 

El mejor rendimiento del canotaje y primer título bajo los cinco aros de ese deporte. Foto: Tomada dle Facebook del enviado especial Joel García.
Un fenomenal remate inclinó la balanza a su favor en la mísma línea de sentencia.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video