Sin importar los rigores de la pandemia, la Educación Superior cubana no se ha detenido

Sin importar los rigores de la pandemia, la Educación Superior cubana no se ha detenido
Fecha de publicación: 
9 Marzo 2021
0
Imagen principal: 

Hay mucho que perfeccionar, avanzar y lograr, en lo formativo, lo organizativo, lo académico, pero, sin importar los rigores de la pandemia, la Educación Superior no se ha detenido, la Universidad está viva y presente, afirmó hoy el Doctor José Ramón Saborido Loidi, ministro del sector.

En el espacio radiotelevisado Mesa Redonda, el titular del Ministerio de Educación Superior calificó de reto inmenso, extraordinario, para directivos, profesores, trabajadores, toda la comunidad universitaria y, especialmente, los jóvenes, este año a punto ya de cumplirse de presencia en Cuba del nuevo coronavirus.

Han sido 12 meses en los cuales se han puesto a prueba la creatividad, inteligencia, disciplina, el sentido de la responsabilidad, la capacidad de entrega y la voluntad de enfrentar y vencer cualquier adversidad, los mayores desafíos y peligros, enfatizó.

Saborido Loidi destacó que a pesar de la compleja situación epidemiológica, se logró cerrar el curso 2019-2020 y realizar adecuada y felizmente los ejercicios de culminación de estudios, los actos de graduación y el proceso de ingreso a la Educación, con resultados muy positivos en los exámenes rendidos por los aspirantes.

No menos retador es el año académico 2021, que acaba de comenzar, mayoritariamente desde la virtualidad, ante el fuerte rebrote de COVID-19 y la compleja situación epidemiológica que afrontan no pocos territorios, significó el Ministro.

Añadió que aun cuando la pandemia ha acelerado el proceso de informatización en los procesos académicos y la vida misma de las universidades, y la educación a distancia, como modalidad de estudios, ha probado la eficacia del uso de las TICs para la gestión del conocimiento, esto para nada implica que se vaya a renunciar a la presencialidad.

Sobre todo en los primeros años, pero igual, durante toda la carrera, la interacción directa con los profesores y condiscípulos, la participación en las actividades de la brigada y en la vida de la Universidad, dentro y fuera de sus muros, significa mucho para esa formación integral a la que aspiramos para cada egresado de nuestros centros, enfatizó.

A ese propósito formador también tributa un proceso como el de ubicación adelantada, que permite al estudiante, además de adquirir y desarrollar habilidades propias de la profesión escogida, integrarse, interrelacionarse, hacer vida de colectivo y aportar sus energías y talento al que será su futuro centro de trabajo, agregó.

Respecto a la virtualidad también enumeró algunos avances en materia de conectividad y acceso, cuestión esta en la cual, sin embargo, no todos los estudiantes tienen iguales oportunidades, de ahí el diagnóstico individual hecho por cada universidad y las no pocas variantes concebidas, para que nadie pueda sentirse o quedar en desventaja.

Ningún estudiante puede sentirse desprotegido, discriminado ni olvidado, cada universidad ha diseñado su estrategia y disímiles alternativas, y pueden todos estar tranquilos y confiar plenamente en que, incluso si a alguien no es posible llegar en estos momentos, por la lejanía, por las condiciones en que nos encontramos, recibirá una atención personalizada, diferenciada, que le permita avanzar y no quedarse atrás, recalcó.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video