¿Podrá la esgrima cubana inscribirse a Tokio?

¿Podrá la esgrima cubana inscribirse a Tokio?
Fecha de publicación: 
23 Marzo 2020
0
Imagen principal: 
Reytor ha tenido que sortear la escasez de volumen de asaltos de primer nivel con mucho trabajo técnico-táctico.

El coronavirus ha alterado el equilibrio Mundial. Esa es una realidad indiscutible. Los Juegos Olímpicos de Tokio pretenden ser un espectáculo magno, pero el aperitivo de la llegada de la llama a suelo nipón careció de esplendor por todos los efectos colaterales de la pandemia:

… La llama olímpica llegó este viernes a Japón en un avión especial que aterrizó en la base militar aérea de Matsushima, en el nordeste del país, donde se celebró una ceremonia de bienvenida de escala reducida por el nuevo coronavirus.

La antorcha llegó al país asiático pasadas las 9:30 hora local (0:30 GMT) tras una modesta ceremonia de traspaso a puerta cerrada en el Estadio Panatinaico de Atenas, en medio de la alerta nacional por la propagación de la COVID-19, que ha generado incertidumbre sobre la celebración según lo previsto de estos Juegos Olímpicos.

La aeronave, un Boeing 787-3 diseñado especialmente para la ocasión, despegó desde la capital griega en la víspera con más de una hora de antelación por los fuertes vientos.

El campeón de judo Tadahiro Nomura y la luchadora Saori Yoshida, ganadora de tres oros olímpicos (Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012), fueron los encargados de subir a recoger la llama, protegida en un candil contra las ráfagas que soplaron durante el acto, en el cual estaba previsto que un grupo de colegiales asistiera al acto de bienvenida de la llama en la base de Matsushima, donde el acceso era ya de por sí limitado al tratarse de instalaciones militares, pero su participación que fue cancelada como medida de precaución.

Tras el encendido del pebetero, el Blue Impulse, o Escuadrón 11, el grupo de vuelo acrobático de las Fuerzas Aéreas de Autodefensa (ejército) de Japón, dibujó los anillos olímpicos entre las nubes y claros del cielo de este viernes en esa región…

 

De vuelta a la interrogante inicial, y luego de que en Río de Janeiro 2016 solo nos representara el sablista Yoandri Iriarte, decidimos volver la mirada hacia esta disciplina, pues precisamente era una de las que cerraría primero su lapso de clasificación, específicamente el próximo 4 de abril.

Lógivamente la Federación Internacional de Esgrima, (FIE), deberá extender ese lapso, así como también reprogramar los clasificatorios continentales, los cuáles concederán visado a cada uno de los monarcas individuales en las tres armas: florete, sable y espada.

Es en esta última donde Cuba tiene cifradas sus mayores esperanzas de inscribirse por intermedio de Yunior Reytor, fiel además a la condición de mejor modalidad desde hace más de una década.

“Reytor aparece en el puesto 40 del ranking gracias a 40.750 puntos, lo que lo coloca en la segunda posición de América por detrás del venezolano Rubén Limardo (10-108), pues Estados Unidos debe obtener su visado en calidad de equipo, y en el caso de los venezolanos, al ser una representación por país en el orden individual, se descartaría a Jesús Limardo (37-45.00 rayas)”, explicó al ser consultado Jaine Hernández, entrenador principal de la espada masculina.

¿Cómo han estado preparándose en los últimos días, teniendo en cuenta las posibles modificaciones que se avecinan producto de la epidemia del covid-19?

“Estamos manteniendo el trabajo técnico-táctico, pero con intensidad moderada. Respecto al componente físico mantenemos el trabajo. Por los años y experiencia acumulada Yunior posee una excelente condición. Se trata de mantener las habilidades y capacidades.

Ahora toca esperar que se establezcan las nuevas fechas, y en consonancia con eso hacer ajustes, incremento o moderación de cargas.

Se trata de continuar trabajando y esperar por las decisiones de la FIE. Después de saber la noticia del aplazamiento del clasificatorio disminuimos la intensidad, pero no paramos la secuencia del trabajo.

Estamos mentalizados. Para ir a Tokio hay que ganar en el clasificatorio”.

Esa fue la sentencia de Jaine. Lo cierto es que el panorama más objetivo de clasificación se le presenta a Reytor, Reynier Henríquez (123-14.250), y a sus homólogas Yamilka Rodríguez (125-12.00 rayas), Diamelys González (208-5.00), y Seily Mendoza (284-2.00).

En el caso de las damas nos referimos al hecho de que poseen arsenal para en cualquiera de los casos avanzar en el organigrama de la lid y quién sabe si hasta ensartar el cetro que llegaría acompañado del pasaporte a Tierras del Sol Naciente.

Detalles sobre el proceso de clasificación en la esgrima

Las pruebas por equipos contarán con ocho o nueve países, dependiendo del reparto que haga Japón de las plazas que tiene aseguradas por el hecho de ser el país anfitrión. Todas las plazas se repartirán mediante el ranking olímpico. Así pues, cuatro plazas serán asignadas a los cuatro mejores países del ranking, mientras que las cuatro restantes se repartirán por cuota continental, entregándose al mejor equipo no clasificado de Europa, África, América y Asia (que incluye también a Oceanía).

La única excepción a esta cuota continental es si alguno de los continentes no tiene ningún representante entre los 16 mejores (o si los únicos representantes consiguen su plaza por estar en el top-4), en cuyo caso se produciría una reasignación que iría al mejor país no clasificado todavía, independientemente de su zona.

Cada prueba individual tendrá, al menos, 34 participantes. El número exacto variará dependiendo de posibles reasignaciones o la elección que haga Japón como anfitrión, pero el número de clasificados en cada prueba individual será de 34 tiradores. De estos, 24 serán los que clasifiquen por participar también en la prueba por equipos, lo que deja únicamente 10 plazas disponibles para aquellos países que no logren el billete para la prueba por equipos.

Las primeras seis plazas individuales se darán a través del ranking olímpico. Para ello se eliminarán a todos los tiradores de los 8 países clasificados para el evento por equipos, y del resto se seleccionará únicamente al mejor clasificado de cada nación. Una vez aplicados ambos criterios conseguirán la plaza los 2 mejores de Europa y Asia y el mejor posicionado de América y África. A diferencia de los equipos, aquí no se exige el tener un mínimo de calidad para clasificar.

Las cuatro plazas restantes se entregarán en lo torneos de clasificación, más conocidos como Preolímpicos. Cada continente organizará su propio torneo entre el 15 y el 26 de abril de 2020 (la fecha exacta y el lugar se confirmarán próximamente), clasificando únicamente el ganador de esta competición. No podrá participar ningún país que haya clasificado previamente (ya sea para la prueba por equipos o para la individual), y solamente se permite inscribir a un representante por nación.

¿Cómo se establece el ranking olímpico?

El ranking olímpico tendrá una duración de un año, del 3 de abril de 2019 al 4 de abril de 2020, y sigue las mismas directrices que el ranking mundial. Para las pruebas por equipos se tienen en cuenta 6 resultados, siendo obligatorios el Campeonato continental y el Campeonato del Mundo, así como los cuatro mejores resultados conseguidos en las pruebas de Copa del Mundo (dicho de otra forma, se descarta el peor de ellos).

Para los eventos individuales cuentan siete resultados, siendo obligatorios el Campeonato continental y el Campeonato del Mundo, así como los cinco mejores resultados conseguidos en el circuito internacional, que comprende tres Grandes Premios, cinco Copas del Mundo y varios Satélites, aunque estos últimos otorgan muy pocos puntos y apenas tienen relevancia.

Por lo tanto, esta temporada habrá tres eventos que sumen puntos para la clasificación: la última Copa del Mundo de la temporada que se celebra en mayo, el Campeonato continental en junio y el Campeonato del Mundo en julio.

La única duda surge con el Grand Prix de Seúl de sable, que está programado del 26 al 28 de abril, dentro del periodo válido para la clasificación olímpica. Sin embargo, esta competición pertenece al segundo bloque de Grandes Premios y debería disputarse en marzo al igual que sucede con los de espada y florete. Por tanto, lo normal sería que esta competición no sumara para la clasificación olímpica, pero dependerá de si la FIE decide mantener la fecha para la temporada 2019/20. (Con información de Mundo Esgrima).

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video