Perú tendrá un presidente pobre

Perú tendrá un presidente pobre
Fecha de publicación: 
11 Junio 2021
2
Imagen principal: 

Pedro Castillo vence a Keiko Fujimori en segunda vuelta.

El pueblo peruano votó por el cambio, al dar la victoria a Pedro Castillo, de izquierda, sobre la derechista Keiko Fujimori, en unas elecciones presidenciales que tuvo su epílogo en la segunda vuelta este domingo 6 de junio y cuyo resultado se acaba de conocer en la tarde del jueves 10, cuatro días después

Al 100% de las actas procesadas por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), el candidato de Perú Libre, Pedro Castillo obtuvo el 50.199% de los votos emitidos a nivel nacional, mientras que Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, logró 49.801%, quien alegó que había “fraude en mesa”.

Castillo logró un total de 8 800 486 votos, mientras que Fujimori obtuvo 8 730 712 adhesiones. En tanto, el total de votos válidos fue de 17 530 616; los en blanco 120 931, y los nulos 1 086 214.  La participación fue de 74 661%

De esta manera, Pedro Castillo será a partir del 28 de julio el nuevo presidente de Perú en este año del Bicentenario hasta el 2026. No obstante, aún se deben revisar 647 actas que fueron remitidas al Jurado Nacional de Elecciones. Asimismo, 141 actas contabilizadas fueron anuladas.

La diferencia de votos entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori fue de 69 774.

Proveniente de un lugar remoto y pobre, este izquierdista de 51 años era un desconocido en su propio país. Ahora, se ha batido en un ajustadísimo duelo por la presidencia con la conservadora Keiko Fujimori, hija del exmandatario encarcelado Alberto Fujimori. 

Sin desprenderse de su sombrero de paja, este hombre ha expresado varios lemas, en el que descuella "No más pobres en un país rico", mensaje que cala en las zonas rurales y del interior, habitualmente olvidadas por el centralismo de la capital, Lima. 

El candidato de Perú Libre, que se convirtió en la gran sorpresa durante la primera ronda electoral, se mueve ideológicamente en parámetros que compaginan la izquierda radical con el conservadurismo; es, dicen, revolucionario en lo económico y conservador en lo social (cita, por ejemplo, pasajes bíblicos en sus discursos de rechazo al aborto o la eutanasia).

Castillo nació en San Luis de Puña, Cajamarca, en la sierra norte de Perú, en el seno de una familia campesina y humilde. Allí compaginó la escuela -tardaba dos horas en llegar caminando- con el trabajo en el campo. Fue en secundaria, donde conoció a su esposa, Lilia Paredes, con la que tiene tres hijos. 

Estudió Magisterio con especialización en Psicología Educativa. Desde 1995 ha sido maestro de escuela en la sierra.

Castillo fue rondero, es decir, miembro de unas organizaciones comunales de defensa conocidas como las rondas campesinas Su primera incursión en política se produjo en el 2002, como candidato a una alcaldía que no consiguió. Formó parte del partido del expresidente Alejandro Toledo, en el que se mantuvo hasta el 2017. Fue precisamente ese año, cuando se convirtió en líder sindical al frente de una huelga de profesores en varias regiones del país en la que los manifestantes pedían, entre otros casos, un aumento de sueldo para los docentes. En esa época, Castillo adquirió cierta notoriedad.

El año pasado, en 2020, anunció su candidatura presidencial por el partido Perú Libre. Dio ese paso después de que el líder de esa formación, Vladimir Cerrón, fuera inhabilitado y condenado a más de tres años y medio de cárcel por corrupción. 

El domingo, tras depositar su voto, Castillo se dirigió a la población para pedir un futuro de unidad: "Si no nos unimos, no sacaremos adelante nuestro país. Haremos todo lo posible para dar a los peruanos salud, educación, tranquilidad y bienestar con justicia".

Desde Taca bamba le pido a nuestros personeros y personeras estar atentos a defender cada voto. Convoco al pueblo peruano de todos los rincones del país a asistir en paz a las calles para estar vigilantes en la defensa de la democracia.

Durante su campaña ha centrado su discurso en querer reconocer la salud y la educación como derechos fundamentales; así como en luchar contra la corrupción. Y ha asegurado que respetará la propiedad privada, las empresas y el sistema de pensiones; un gesto con el que ha querido captar a la izquierda más urbanita y alejada de sus grandes apoyos (que se encuentran en las zonas rurales y en el interior del país).

En lo económico, ha propuesto una "economía popular con mercados" y un Estado "interventor, planificador, empresario y protector" que impulse la creación y distribución de la riqueza.

No han faltado declaraciones controvertidas para algunos sectores reaccionarios, como sus afirmaciones de que en "Venezuela se vive una democracia" o que convocará a un referéndum para la aprobación de una Asamblea Constituyente.

Castillo asumirá la presidencia luego de seis mandatos en los que los mandatarios han estado envueltos en escándalos de corrupción, entre otras cuestiones, tendrá que dirigir a unpaís envuelto en una pandemia del nuevo coronavirus que ha causado cerca de 200000 muertes- el país de más alta letalidad comopromedio en el mundo- una pobreza que llega a un 30%, un crecimiento negativo económico de 12%, graves problemas de subsistencia entre quienes trabajan informalmente -un 70% de la fuerza laboral- y una oligarquía con fuertes conexiones con transnacionales extranjeras- que tratarán de entorpecer su mandato ante el temor de perder privilegios.

Comentarios

Vamos a ver si "los buenos" lo dejan gobernar
patriciaalameda430@gmail.com
Vamos a ver si "los buenos" lo dejan gobernar
patriciaalameda430@gmail.com

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video