Mundial sub-23 de Béisbol: Cuba, entre aspiraciones y realidades

Mundial sub-23 de Béisbol: Cuba, entre aspiraciones y realidades
Fecha de publicación: 
27 Septiembre 2021
1
Imagen principal: 
los nuestros urgen de elevar su nivel tanto en defensa como en el cajón de bateo, para encarar lo que queda de justa.

El hip-hop está que arde en el mundial sub-23 de béisbol. No solo en materia de aspiraciones y posible clasificación a la súper ronda en el grupo A, el de Cuba y a todas luces el de la muerte con cuatro novenas exhibiendo iéntico balance de 2-1 y a todas luces solo República Checa y Alemania sin aspiraciones.

Sino por otras cuestiones que lastran el nivel de juego, como son el abandono de seis de los 24 peloteros de nuestro conjunto, lo cual ha debilitado ostensiblemente la posibilidad de mover las piezas en futuros encuentros, con dos receptores y únicamente un cambio natural alrededor del cuadro, además de ocho lanzadores para  seis partidos restantes, eso en caso de que signen su avance a la discusión de las preseas.

Eso y un escenario de asedio, propuestas monetarias, presión sobre otras piezas que decidan dejar el equipo que conducen a un panorama de incertidumbre al que solo se somete nuestra selección, entre la docena de contendientes.

Todo por ser ese el único camino posible para aspirar a jugar en la Major League Baseball (MLB), luego de que la administración de Donald Trump echara por tierra el acuerdo entre la MLB y la Federación Cubana de Béisbol (FCB) rubricado en diciembre de 2018 y el cual permitía por cauces legales la contratación de jugadores antillanos en cualquiera de las 30 franquicias de la Gran Carpa.

Hacia el interior del rendimiento

Pero vayamos por pasos, primero radiografiemos el rendimiemto de los nuestros, partiendo de su performance en el último choque frente a los germanos, el cual ganaron con holgura 10-3, pero aún sin mostrar contundencia, máxime duando en ese desafío, el primer indiscutible llegó a la altura del tercer inning. Para mí bien tarde si además tomamos en cuenta que el torneo se juega a siete actos.

Momentos antes del play ball otros tres peloteros abandonaron la armada y eso pudo haber incidido considerablemente en los desempeños de los muchachos.

 Sobre todo en el cajón de bateo y guante en mano, pues de lo contrario resultaría inverosímil el hecho de haber cometido cuatro errores en defensa ante una formación mucho más débil.

La alineación de domingo, desde mi modesto criterio ha sido la más acertada hasta este minuto, independientemente de que los maderos siguen estando adormecidos, pues pudimos aprovechar más el descontrol del pitcheo bávaro, que nos concedió 11 boletos y nos regaló par de bases por bolas.

La pobre productividad de hombres considerados puntales como Geysel Cepeda (5-0), e Iván Prieto (de 3-0 en rol de designado) preocupa, máxime cuando para ganarle a Taipei de China 2-1 dependimos de un jonrón salvador de Yuddiel González en la baja del quinto episodio, choque en el que solo se conectaron 5 inatrapables.

El pitcheo nuevamente se comportó a la altura, con una apertura de calidad de Marlon Vega quien en cinco capítulos permitió solo una carrera y un jit, a ritmo de ocho ponches y dols regalías. Muy cuestionable Kelbis Rodríguez, quien en 1.1 innings soportó dos anotaciones y otros tantos extrabases, además de cometer un balk y conceder un pasaporte gratis a la inicial.

Frank Abel Álvarez se encargó de cerrar con tranquilidad el encuentro.

Rubros colectivos

Hablamos de producción ofensiva, crucial en el béisbol, máxime en el contemporáneo, donde los conceptos de eficiencia a la hora de anotar carreras y una serie de variables en función de un mejor rendimiento imperan.

A juzgar por eso Cuba tiene deudas madero en mano hasta ahora. Lo digo no solo por el hecho de una línea ofensiva colectiva que deja que desear, a razón de 24 jits en 70 turnos para un AVE de 200; solo tres extrabases y un famélico slugging de 271; OBP de 329, y 13 ponches que se han tomado…

Hablábamos de la pobre producción de Cepeda y Prieto. El primero compila dos incogibles en una decena de turnos, sin remolques; en tanto Prieto no ha conectado de jit en nueve comparecencias al plato.

Cinco pifias en defensa en tres juegos también da al traste con la calidad de nuestra armada nominalmente. Fildear para 943, cuando la media es de 961, dice que en ese rubro no nos ha ido bien, aunque reitero, el factor tensión para nada es despreciable.

Ciertamente ha sido el pitcheo el departamento de mayor solidez. Los nuestros trabajan para 2.33 limpias permitidas por cada siete actos, inferiores a la media de 3.48; con una relación estrucados-transferidos de 31/8; y ofensiva rival de 190. Además les han conectado 15 inatrapables, de ellos cuatro extrabases en 79 veces al bate.

Con el anhelo de un despertar ofensivo, el cual necesitarán de cara a la súper ronda de certificar su avance; y la urgencia de que las huestes no continúen diezmándose,  enfrentarán a la República Checa a las 12:30 p.m. de este lunes, un partido del cual deben emerger airosos.

La reflexión

Los deseos de probarse al máximo nivel de la pelota, o de cualquier otra disciplina deportiva, de crecer en lo personal y en lo económico, máxime cuando hablamos de jugadores jóvenes y talentosos, no son cuestionables, lo que sí lo resulta es hacerlo de esa manera, en pleno torneo, dejando a su equipo en condiciones muy desventajosas. Al menos desde mi perspectiva, y tomando como cuestión esencial las dinámicas de un deporte colectivo, es antiético…

Es prácticamente un elemto adicional a la hora de proyectar posibles estrategias, de pensar en ajustes, de materializar las aspiraciones precompetencia.

Cabría preguntarse ¿qué sucedería de transitar por caminos normales el acuerdo entre la MLB y la FCB?

¿Tendrían la necesidad nuestros peloteros de verse envueltos en situaciones de tráfico de personas, abandono de equipos, actividades consideradas ilícitas, ruptura de nexos con compañeros de novena, familiares… su país?

Hablamos de que en septiembre de 2013 Cuba hizo un cambio en su política deportiva y aprobó la contratación de deportistas en el extranjero, mecanismo que siempre será perfectible, pero que hasta fecha de hoy a permitido a atletas de muchas otras disciplinas, y a peloteros  que son los que esencialmente nos competen en estas líneas, desempeñarse en Japón, México, Canadá, Venezuela, Nicaragua, Colombia, países de Europa como Italia fundamentalmente y otros?

Desde entonces, paradójicamente, el éxodo de peloteros en busca del sueño del béisbol americano ha crecido, y mientras no haya un giro en la política de la Casa Blanca, o se retomen los pasos positivos dados y se reestablezca el acuerdo con la MLB, esta desgarradora realidad nos continuará golpeando.

Cuba destila peloteros, generación tras generación los da, los forma, los moldea en gran medida… pero en este escenario desigual y desleal ve partir su talento, más bien lo ve ser absorvido por una maquinaria que cada día se beneficia más de este fenómeno y tenso panorama sin retribuir nada a cambio.

Invito a la reflexión. ¿Acaso República Dominicana, Venezuela, Puerto Rico, y México… las otras naciones de la región que tributan en número considerable jugadores a las organizaciones de Grandes Ligas, lo hacen bajo tamaña presión o en condiciones de anomalías tan avasalladoras como las nuestras? O por el contrario, los mecanismos son fluidos, naturales, sobre sólidad bases contractuales, tal y como era y sigue siendo la intención tanto nuestra como de la MLB.

Los análisis necesitan contemplar la mayor cantidad de variables posibles implicadas. La invitación a la reflexión es permanente.

Hasta este lunes seis cubanos: Luis Danys Morales, Uber Luis Mejías, Loidel Rodríguez, Diasmany Palacio, Reinaldo Lazaga y Dariel Fernández, salieron a perseguir su sueño personal en detrimento de muchas otras cuestiones como la armonía del equipo.

Para ir en igualdad de condiciones al terreno de juego se necesita de mucho. Y no intento tapar el declive del béisbol cubano con estos puntos de vista, el cual es real, y en alguna medida también cuenta con el golpe del éxodo a la hora de calibrar posibles rendimientos si contásemos con muchos de esos peloteros o con el equipo unificado que una gran mayoría desea.

Cuba, antes de partir a Ciudad Obregón, con toneladas extras de presión y la incertidumbre como atuendo extra, ya partía en desventaja. Hasta que la realidad no cambie, y la postura de Washington otro tanto, lo seguirá haciendo.

 

Comentarios

El deseo de poder jugar y foguearse en las ligas mayores de nuestros peloteros y demas atletas de otros deportes, es verdad, pero dejar abandonado a un equipo, a sus compañeros de entrenamiento, de juego, a su manager que confio en el para formar parte del equipo, esquivar los problemas economicos que tiene el INDER y el pais para poder participar en estos eventos, las negativas de la visas que han tenido que sufrir nuestros atletas, eso solo tiene un nombre TRAICION. Creo que estos atletas no deben utilizar esta via para poder realizar sus sueños, que utilicen otras vias y dejen ir a otros que si tienen deseos de jugar y probarse internacionalmente defendiendo los colores de nuestra bandera y las cuatro letras del nombre de nuestro pais: CUBA.
logcomecial@logscu.sasa.co.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video