Los grandes delanteros están peleados con el gol en la Euro

Los grandes delanteros están peleados con el gol en la Euro
Por: 
Fecha de publicación: 
24 Junio 2021
0
Imagen principal: 

El delantero francés Kylian Mbappé calienta previo al partido contra Portugal de la Euro 2020, el miércoles 23 de junio de 2021, en Budapest. (Franck Fife, Pool Foto vía AP)

Kylian Mbappé fue el máximo goleador en Francia la campaña pasada, y Harry Kane hizo otro tanto en la Liga Premier.

No sólo les vincula el hecho de que ni el Paris Saint-Germain ni el Tottenham hayan salido campeones de sus ligas. Tampoco que ambos delanteros suenen con fuerza para ser transferidos a nuevos clubes tras el Campeonato Europeo.

Aunque prolíficos con sus clubes — Mbappé anotó 27 goles en su liga y Kane 23 — ninguno ha podido trasladar su pegada doméstica al torneo continental.

Kane apenas ha ensayado un remate a puerta en los primeros tres partidos de Inglaterra. Mbappé tiene tres con Francia. Pero ninguno ha podido anidar el balón en la red rival.

“Es el mundo del gran jugador”, dijo el técnico de Inglaterra Gareth Southgate al referirse a Kane. “Inevitablemente ha sabido responder cuando ha pasado por este tipo de momento, anotando goles para nosotros y jugando en gran forma. Viene a ser una especie de ciclo repetitivo”.

Quizá sea el reflejo del desgaste físico causado por temporadas extenuantes con calendarios congestionados por la pandemia.

Francia al menos ha capitalizado el beneficio de volver a contar con Karim Benzema tras seis años de exilio internacional. Los goles del delantero del Real Madrid, sus primeros con la selección en 2.085 días, aseguraron el empate 2-2 contra Portugal el miércoles y el pase a la fase de octavos de final.

“Sabía que tan pronto volviera a la selección, los detractores iban a salir. Es algo que forma parte del fútbol, pero nunca me rindo”, dijo Benzema.

Mbappé puede tener el consuelo de haber provocado un penal para Benzema, lo cual ha sido una mayor contribución a lo hecho por Kane con Inglaterra — otro conjunto que avanzó como primero en su grupo.

La Euro 2020, sin embargo, echará de menos al máximo goleador de Europa en la ronda de octavos. Los tres goles de Robert Lewandowski no alcanzaron para que Polonia sorteara la primera ronda.

El máximo anotador del torneo, para sorpresa de nadie, es Cristiano Ronaldo, autor de cinco goles para Portugal.

Lo que sobra es los goles en contra. Después de apenas nueve autogoles entre 1960 y 2016 en el Campeonato Europeo, se han anotado ocho en menos de dos semanas de esta edición.

LATERAL

Mientras varios delanteros de fuste sufren para tener impacto, este torneo ha sido ideal para el lucimiento de los laterales.

Denzel Dumfries ha sido la revelación de Holanda, cuyo esquema 3-5-2 le ha dado el espacio para proyectarse por la banda derecha en jugadas de ataque. El jugador del PSV Eindhoven se estrenó como goleador con la selección al marcar contra Ucrania y Austria para conseguir el pase a los octavos.

Dumfries era un jugador conocido por los holandeses. En cambio, Robin Gosens nunca había actuado en la Bundesliga o en las selecciones juveniles de Alemania.

Pero tras irrumpir en Italia con el Atalanta, club que ha sido protagonista en las últimas dos ediciones de la Liga de Campeones, Gosens ha justificado con creces la decisión de Joachim Löw de convocarle. Su momento cumbre en la fase de grupos fue cuando provocó un autogol, gestó otro y luego anotó en la victoria 4-2 ante Portugal.

VERSATILIDAD

Hoy por hoy, lo que más beneficia a un equipo es tener jugadores polifuncionales.

Un ejemplo es Joshua Kimmich, quien puede destacarse como lateral derecho o volante con Alemania y Bayern Múnich. Después de acompañarle como lateral en el Bayern, David Alaba pasó a ser un central de garantías. Y con Austria, Alaba ha cumplido funciones de volante mixto.

“Dispones de la pelota mucho más en esta posición”, dijo Alaba. “Puedo generar juego”.

La Euro 2020 le verá más, dado que Austria alcanzó los octavos por primera vez y enfrentará a Italia. Lo que seguirá será abrir un nuevo ciclo en su carrera con el Real Madrid.

LOCALÍA

Este ha sido un torneo único, pues más países que nunca han podido sacar ventaja de la condición de anfitriones.

De las 11 ciudades en toda Europa que albergan los partidos, nueve contaron con selecciones que jugaban en casa. Italia y Holanda, que se perdieron el pasado Mundial, fueron las únicas que salieron victoriosas en sus tres partidos de la fase de grupos.

Alemania se acreditó una victoria, un empate y una derrota en Múnich. Dinamarca perdió los primeros dos duelos, pero al final se recompuso tras el impacto emocional causado por el desvanecimiento de Christian Eriksen al asegurar su clasificación con una victoria ante Rusia.

Hungría embolsó un punto de sus dos partidos en Budapest. Rusia y Escocia perdieron los dos partidos que disputaron en casa. El único punto de los escoceses fue cosechado al visitar a Inglaterra en Londres.

El estadio Wembley de la capital inglesa es el escenario con más partidos en el certamen, con ocho, incluyendo las semifinales y la final. Inglaterra salió airosa en dos de los tres partidos que disputó en su estadio nacional.

No fue hasta su tercer partido que España pudo cantar victoria tras un par de empates en Sevilla, donde los propios anfitriones se quejaron de las condiciones del césped. Fue un cambio de último momento de ciudades sede, provocado cuando Bilbao no pudo garantizar la presencia de público durante la pandemia.

Pero no se jugó en los estadios de fútbol del Sevilla (el Ramón Sánchez-Pizjuán) o del Real Betis (el Benito Villamarín). En cambio, la sede acabó siendo La Cartuja, un recinto que se construyó para el Mundial de atletismo de 1999.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video