La cola y el obstáculo que casi siempre va delante

La cola y el obstáculo que casi siempre va delante
Fecha de publicación: 
22 Febrero 2021
6
Imagen principal: 

“El problema no es ni levantarse a las cuatro de la madrugada, como tampoco estar ya en la cola a las 5 cuando ya se termina la restricción de movilidad en La Habana, uno hace el esfuerzo y sacrifica horas de sueño y unas cuantas más de trabajo con tal de comprar productos de primera necesidad para el consumo familiar y de los más pequeños de casa”.

Así nos relató una señora, una de otros cientos a la espera del yogurt en la unidad comercial Trimagen en la calzada de Ayestarán, la cual prefirió mantenerse en el anonimato, y declaró a CubaSí que la indignación de todas las personas del barrio es percibir como son las mismas caras días tras días, como si la tienda estuviera inundada por una exuberancia de “custodios”.

“No sabemos hasta dónde llegará esta situación, es increíble ver tanto a hombres y mujeres durmiendo en las azoteas de los edificios a la redonda, otros trepados en árboles, la cosa de ellos es organizarse desde el día anterior y ya estar justo a las cinco formando cola, y bien larga, realmente yo desconocía esa nueva especie de monos y gatos”, alegó.

Si bien se pensaba que con la municipalización de las compras en ciertos mercados mermaran un poco las extensas filas, pues el objetivo principal es el de cortar las posibles cadenas de transmisión de la Covid-19, la realidad ha demostrado que el fenómeno de los coleros y acaparadores se extiende por todos los consejos populares como otra modalidad de trabajo. 

Entre bajas y altas, el negocio de acaparar, revender y marcar para vender turnos parece ser bastante complicado de eliminar. Nos comenta la entrevistada que con total normalidad, la humanidad hecha añicos, tanto hombres como mujeres, de cualquier edad, a voz no muy alta, hasta te ofrecen un turno para ganar posición por el monto de unos 50 pesos cubanos. 

“No es solo mi caso, somos todos los vecinos en la misma tragedia y con la molestia de que personas inescrupulosas se estén aprovechando de tan delicado escenario que enfrenta el país, tanto por los efectos de esta pandemia respiratoria, como por los del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de los EE.UU.”, añadió.

Este es caso de la cola del yogurt en el Trimagen de Ayestarán y que destaca entre las noticias de mayor impacto en el municipio del Cerro. Sin embargo, no resulta un fenómeno aislado, las quejas y malestares a causa de ello, pululan en espacios públicos, redes sociales y el apartado para comentarios en los medios de prensa digitales.

Todos somos víctimas de los mismo, y es que pasan los meses y lejos de atenuarse, los no tan deseados coleros, acaparadores y revendedores parecen cobrar más fuerza. Las ilegalidades e indisciplinas sociales sin miedo o respeto hacia la ley y los demás ciudadanos. ¿Qué otra medida, otra más fuerte, será la efectiva para inmunizar a nuestra sociedad de estos males?

Como expresara nuestro presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en estas circunstancias de falta de recursos, “el desabastecimiento no puede ser la causa para que haya ilegalidad, ese es un pensamiento deshonesto (…) ello no conduce a nada bueno, al contrario, complejiza todos los procesos y molesta a las personas humildes que son la mayoría de nuestra población”.

En La Habana deberán extremarse aún más las medidas, aumentar el monto de las multas y se deberá contar con una mejor participación del pueblo de conjunto con las organizaciones de masas, y las fuerzas para establecer tanto del MININT como las FAR, para que se logre acabar con este sector de la sociedad, que lejos de ayudar, genera mayores problemas.

Comentarios

Con los medios informativos que poseemos y el conocimiento de nuestros estudiantes de las universidades se pueden crear aplicaciones que escaneen tu carnet de identidad y darte un margen de días para que puedas realizar una nueva compra de determinados productos en Santa Clara se está realizando.
osmanimm64@nauta.com.cu
Si todo eso es muy común, es casi un desafío la conducta de ese enjambre de elementos, de cero escrúpulos. Y hay otras cosas (hasta escondederas, para amigos, mejores pagadores etc). Yo no dejo de pensar en cuanta, tanta gente que no trabaja, que vive de esto. No.les importa ni contagiar, ni contagiarse, porque no tiene que pagar cuando tiene que ser internado. Ni paga comida, ni medicinas, porque la bondad de nuestro socialismo se hace cargo. No les importa médicos, enfermeros/as, que también tienen familia y necesidades. A otros que arriesgan sus vidas. A los gastos, a los que deben transportar, en resumen toda la logística y la verdad toda la cantidad de recursos, es la que se deja de ofertar al resto de la población. Hace muchos, muchos años, enCuba se aprobó una ley contra la vagancia, es que acaso se derogó?. Cuanta fuerza laboral se precisa en el campo para producir?. Los coleros tienen un modelo; casi nunca andan solos, casi siempre andan con jabas que puede rellenar se con disímiles productos. Son los que marcan y se apartan, dejan que todo fluya. Cuando se arma algu na "inquietud", se apartan. Tienen hasta formas de vedtir que les permite lo mismo sentarse en un contenedor, que en un banco de un parque, no todos, pero es así, más o menos. En realidad los aislamientos y cierres conducen a un desangre del Estado, del país, salarios de un 60%, pues para algunos, es mejor que tener que levantarse a trabajar. Tan fácil, vamos a hacer, porque no hace. Cuando estaba cerrado el aeropuerto José Martí, cuantos chillaban en público, en redes sociales?, Para que?. Ah para salir a "mulear", fueron estos, en su gran mayoría los que comenzaron a hacer retroceder todo lo logrado, los en algunos casos retornos, en otros y muy muchos, "mulas", que van y vienen. Yo no voy a hablar de conciencia, yo no hablo de que hacer, todo el mundo lo sabe. Fiestas, fiestas de todo tipo. Que es lo que nos creemos todos?. Así vamos a solucionar el problema?, Pues no, así acabaremos con nuestro país. Pensemos un pico que para algo tenemos factores de racionalidad. Gracias.
Elpez46@yahoo.com
Lo que se describe en este artículo, está ocurriendo lamentablemente en todos los comercios donde se ofertan alimentos y artículos de primera necesidad. Cuesta creer que no se ha logrado, no ya vencer, ni tan siquiera contener el flagelo de los coleros que tanto daño provoca y hace más difícil la ya compleja situación de las personas honestas para acceder a los alimentos. Sigue vigente el reclamo de muchas personas de que se distrbuya mediante la libreta de abastecimiento aunque se alargue los periodos de compra. Ni las brigadas contra coleros, ni la presencia de combatientes del MININT en las colas, ni la municipalización de las ventas, nada ha resuelto el problema hasta ahora y llevamos un año arrastrado con este problema. Los que vivimos en municipios periféricos el problema es aún más crítico por la reducida cantidad de establecimientos. El problema no es las colas, ya sabemos que no hay de otra, el problema es la desfachatez, el soborno, la falta de ética, la indisciplina y todo lo que da a lugar los coleros. Esto es una asignatura pendiente que está añadiendo una carga adicional al pueblo y por lo tanto debe permanecer como prioridad en la agenda de las autoridades de nuestro país para buscar nuevos y mejores resultados en este enfrentamiento.
rolynavarro54@gmail.com
¡¡Ollé no a los coleros !!
Si fuera solo eso, estos mismos coleros están comprando en la Habana y enviando las mercancias a otras provincias, incrementando el precio a unos cuantos 1000. Esto es gracias a que hay productos que solo los están expendiendo en la Habana, y cuando de casualidad llegan a provincias, es acaparado por los revendedores que también existen en estas ciudades y el trabajador que no tiene tiempo de dormir en una cola se ve en la obligación de que si quiere y necesita el producto comprarlo a sobreprecio excesivo. Yo no sé hasta cuando vamos a permitir que personas inescrupulosas lucren a costa de las necesidades del pueblo trabajador. Es hora de imponer medidas ejemplarizantes. Y que no me digan los tenderos que no conocen quienes son los revendedores, que este es otro tema digno de seguir.
mmeledia@gmail.com

Páginas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video