Añadir nuevo comentario

Lo que se describe en este artículo, está ocurriendo lamentablemente en todos los comercios donde se ofertan alimentos y artículos de primera necesidad. Cuesta creer que no se ha logrado, no ya vencer, ni tan siquiera contener el flagelo de los coleros que tanto daño provoca y hace más difícil la ya compleja situación de las personas honestas para acceder a los alimentos. Sigue vigente el reclamo de muchas personas de que se distrbuya mediante la libreta de abastecimiento aunque se alargue los periodos de compra. Ni las brigadas contra coleros, ni la presencia de combatientes del MININT en las colas, ni la municipalización de las ventas, nada ha resuelto el problema hasta ahora y llevamos un año arrastrado con este problema. Los que vivimos en municipios periféricos el problema es aún más crítico por la reducida cantidad de establecimientos. El problema no es las colas, ya sabemos que no hay de otra, el problema es la desfachatez, el soborno, la falta de ética, la indisciplina y todo lo que da a lugar los coleros. Esto es una asignatura pendiente que está añadiendo una carga adicional al pueblo y por lo tanto debe permanecer como prioridad en la agenda de las autoridades de nuestro país para buscar nuevos y mejores resultados en este enfrentamiento.
rolynavarro54@gmail.com
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video