Joe Biden: Promesas incumplidas

Joe Biden: Promesas incumplidas
Por: 
Fecha de publicación: 
4 Diciembre 2021
1
Imagen principal: 

Nada bien le sale a Biden, y demócratas peligran en elecciones de mediotérmino y presidenciales del 2024

Cierto, Joe Biden lleva menos de un año como presidente de Estados Unidos y quizás sería mucho pedir que cumpliera sus promesas de campaña, que sólo han tenido algún respiro en lograr alguna ayuda social -no la necesaria- y el enfrentamiento a la COVID-19, en el que ha tenido que luchar con retrógrados de todo tipo.

Todo está muy lejos de su programa de trabajo, el cual, incluso, llegamos a considerar progresista, teniendo en cuenta el quehacer en ese país plagado de seres egoístas. 

Pero, realmente, este plan sólo era superado por otro candidato demócrata a la presidencia, quien siempre ha soñado con que su pueblo tenga acceso gratuito a la salud y la educación, por lo cual trataron de insultarlo, llamándole comunista: Bernie Sanders.

No todo se puede convertir en hallarle fisuras al anterior gobierno de Trump, lo cual se sigue esgrimiendo ahora, cuando los demócratas tienen que presentar logros, intentando cumplir sus promesas de campaña, así como que no todos los republicanos piensan igual que el controvertido magnate.

En este contexto, y si no hay un visible cambio, Biden está perdiendo la batalla, pese a tener el dominio legislativo, porque dentro de las filas demócratas le limitan las aspiraciones, por lo cual son cada vez más los elementos progresistas que se sienten desilusionados por los incumplimientos.

Que yo sepa ninguno de estos incumplimientos se refieren a Cuba, al que Biden prometió tres veces durante su campaña eliminar las 432 medidas adicionales impuestas por Trump al bloqueo y, por el contrario, estimula acciones internas contra nuestro gobierno, alegando la defensa de los derechos humanos.

Toda una deshonestidad que tiene su reflejo en la política interna norteamericana, y en ello se basa la denominada izquierda demócrata, además de que ven peligrar la estrecha ventaja congresional en las elecciones de medio término, en el 2022, y no quiere que Biden haga realidad su promesa de intentar aspirar a un un nuevo período presidencial en el 2024.

Hasta ahora “suenan” candidatos con pocas simpatías como la vicepresidenta Kamala Harris y la esposa de Barack Obama, Michelle, por lo cual la mejor opción –la más honesta- es Sanders, aunque limitado por su avanzada edad.

DESILUSIÓN

Biden nunca fue la primera opción de la llamada izquierda para liderar el Partido Demócrata en el 2020, y ahora, según Washington Examiner, una fracción considerable cree que debería estar haciendo más para brindar alivio económico y social a las personas trabajadoras y de clase media, y que esos mismos grupos demográficos podrían estar buscando una alternativa mucho antes de noviembre del 2024.

Con números de aprobación peores que los de Biden, esta fracción no está mirando a la vicepresidenta Kamala Harris como su candidata de reemplazo. La experiencia como consultor corporativo del secretario de Transporte, Pete Buttigieg, también hace que su candidatura no sea una opción, y la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren tiene alguna posibilidad.

Esos “progresistas” demócratas son los viejos liberales blancos, pero la mayoría es gente de color, más joven, que lucha por la justicia ambiental, social y económica.

Como para toda candidatura en los países capitalistas hace falta mucho dinero, el único nombre que se identifica tanto con las credenciales de la política como con el poder estelar necesario para recaudar cientos de millones en línea de donantes de pequeños dólares es la representante Alexandria Ocasio-Cortez.

Un desafío primario demócrata a un presidente demócrata en funciones no está exento de precedentes. En 1980, el senador de Massachusetts Ted Kennedy intentó arrebatar la nominación del partido a un titular demócrata igualmente impopular incapaz de controlar la inflación.

Con una nueva encuesta de Harvard de votantes jóvenes que muestra que incluso la mayoría de este grupo abrumadoramente demócrata desaprueba el trabajo de Biden como presidente, podría ser hora de que los demócratas comiencen a buscar una alternativa para el 2024.

EN VANO

Joe Biden solo ha cumplido 12 de las 100 promesas principales que hizo en campaña, según la página web Politifact. La incapacidad para ejecutar su agenda y resolver problemas coyunturales como la inflación, la situación migratoria, la retirada de Afganistán y la crisis en la cadena de suministro viene de una división interna en su partido.

Los demócratas están divididos entre progresistas y moderados. Los primeros tienen una agenda mucho más redistributiva en la que el Gobierno juega papel más relevante y algunos los tildan de socialistas. Los moderados son más de centro y apoyan medidas de libre mercado.

¿Biden debería renunciar por registrar más muertes por covid que Trump?

Joe Biden comentó en un debate en medio de la campaña a la presidencia en 2020: "Cualquiera que sea responsable de tantas muertes no debería seguir siendo Presidente de EE.UU." pic.twitter.com/CB5xUtHVAi

— RT en Español (@ActualidadRT) December 4, 2021

El choque entre estas dos corrientes del partido ha dificultado el trabajo de Biden. Después de varios intentos y negociaciones internas se aprobó el Plan de Infraestructura de 1,2 billones de dólares y el Plan Social que de 3,5 billones pasó a 1,75 billones de dólares.

Una gran reducción en presupuesto para inversión social, educación, salud y cambio climático derivada de la falta de apoyo de senadores moderados como Joe Manchin y Krysten Sinema. Esta división e ineficacia le pasará factura en las próximas elecciones, según lo indican las encuestas y predicciones de analistas políticos en Washington.

SIGUE CONSTRUCCIÓN DEL MURO

Grupos de activistas denunciaron que Biden está incumpliendo en Texas su promesa de no construir "ni un pie más" del muro fronterizo que impulsaba Trump.

Los grupos Coalición No Muro Fronterizo del Valle del Río Grande, Texas Civil Rights Project y Voces Unidas aseguraron que se están construyendo más secciones del muro como parte de la reparación de diques dañados por la construcción de la barrera fronteriza.

Este sistema de diques fue construido para proteger a las regiones del sur de Texas de las inundaciones estacionales y un posible desbordamiento del río Grande, o río Bravo como se lo conoce en México.

Pero estos grupos critican que la Administración de Biden, tras detener la construcción del muro fronterizo en su primer día en el cargo el pasado 20 de enero, se comprometió a reparar los diques dañados sin expandir el muro.

Los grupos aseguraron que esta nueva construcción implica instalar "barandillas" sobre sistemas de diques reformados y que se está llevando a cabo la "voladura" de tierras para poner concreto. A ello hay que sumar, denunciaron, que los "daños asociados con la construcción del muro fronterizo en Texas todavía permanecen", como la expropiación de tierras y el daño al medioambiente.

"Barandillas o no, estos son muros fronterizos y no podemos engañarnos pensando que son reparaciones de los diques comprometidos que la Administración identificó a principios de este año", dijo Eduardo Martínez, miembro de la Coalición No Muro Fronterizo del Valle del Río Grande.

Por eso, estos grupos piden a la Casa Blanca que se detenga "inmediatamente la construcción en curso" porque, en caso contrario, la "historia se repetirá". "Así como el presidente (Barack) Obama terminó el muro fronterizo para (George W.) Bush, el presidente Biden hará lo mismo por Trump", aseguraron en un comunicado.

HAY MÁS

Pero no sólo es la cuestión del muro fronterizo. Luego de que Biden hubiera prometido como candidato que solo aumentaría impuestos a quienes obtuvieran ingresos superiores a los 400 000 dólares, la Casa Blanca anunció que incluirá a quienes reciban desde la mitad de esa cifra.

En el aumento de impuesto más grande registrado en los últimos 30 años, Biden incumple su promesa al someter al tributo a las familias donde los dos esposos reciban ingresos de al menos 200 000 dólares, informó The New York Post.

Pero, además, decenas de organizaciones pro migrantes exigieron a Biden que pare las deportaciones en la frontera y dentro de Estados Unidos.

Más de 40 organizaciones en EE.UU. están pidiendo al Gobierno de Biden que deje de expulsar a los migrantes que solicitan asilo, en su mayoría centroamericanos y haitianos y exigen el fin de las deportaciones en la frontera.

Los líderes pro migrantes insistieron en que la falta de acciones significativas de Biden para abordar esta crisis en curso y la reforma migratoria para los que llevan décadas en las sombras representará un claro fracaso en el compromiso del presidente.

La unión de libertades civiles y otras coaliciones trabajan en conjunto para enviar el mensaje a los políticos republicanos y demócratas que la solución no es deportar a migrantes, la clave está en reestructurar el sistema migratorio.

El gobierno federal informó que, en lo que va del año, han realizado más de 1,7 millones de detenciones, una cifra récord.

La comunidad hispana en Estados Unidos representa el 19% de la población total estadounidense, según el último censo. A esta minoría, la más grande de Estados Unidos, por encima de la afroamericana, Joe Biden le prometió en sus primeros 100 días una reforma migratoria y revocar varias medidas de Trump contra el inmigrante. Pero hasta el momento, estas palabras no se han traducido en hechos.

Comentarios

Trump y Biden especímenes del mismo tipo con disfraces diferentes.
jblanco5208@gmail.com

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video