Jeinkler Aguirre: El ciclo de la plataforma y la vuelta a los individuales

Jeinkler Aguirre: El ciclo de la plataforma y la vuelta a los individuales
Fecha de publicación: 
7 Marzo 2021
0
Imagen principal: 
Jeinkler retornará al ruedo con aspiraciones olímpicas en individuales.

La vida indiscutiblemente es un ciclo. Hay en ella momentos que nos marcan, acciones que nos definen, objetivos por los que luchar hasta que se nos acaben las fuerzas…

En ese ciclo precisamente se halla inmerso el clavadista Jeinkler Aguirre en su vuelta a lides de rigor en la plataforma individual, luego de que alcanzara su mayor esplendor formando dupla sincronizada desde los diez metros con José Antonio Guerra.

Repasando su exitosa trayectoria, que incluyó disímiles podios en paradas de los circuitos Grand Prix y de Series Mundiales, lo más notorio indiscutiblemente lo encontramos en su bronce del Mundial de Roma 2009, con acumulado de 456.60 puntos; el quinto puesto en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, avalados por 450.90; y el subtítulo en los Panamericanos de Guadalajara 2011, donde compilaron 447.57 rayas.

A eso le sumamos una puntuación cúspide de conjunto superior a 460 ptos, considerada sumamente respectable en la élite Mundial, en la que convergieron por dos ciclos con duplas de China, Alemania, Rusia, Estados Unidos, México, y Ucrania fundamentalmente.

Analizado ese dejavú inicial, tenemos que el camagüeyano Aguirre, nacido el 14 de junio de 1990, se prepara con todo bajo el regimen de burbuja en el Complejo de Piscinas Baraguá, con la Mirada puesta firmemente en el preolímpico de Tokio y bajo la égida milimétrica de Peter Hernández.

Por cierto, Aguirre posee experiencia en concursos en solitario bajo los cinco aros, luego de que recalara en respectivos escaños 15-414.20; y 18-436.95, en las ediciones de Beijing 2008 y Londres 2012.

Para conocer más de cerca el proceso preparatorio de Jeinkler, CubaSí se llegó hasta el complejo y dialogó con el más experimentados de nuestros ornamentalistas en la actualidad:

“Cuando estuve en Camagüey ciertamente realizamos un trabajo físico bien fuerte que me sirvió de base y lo necesitaba. Fureron al rededor de siete-ocho meses trabajando el fortalecimiento de todos los planos musculares, esencialmente la espalda baja, que era lo que más necesitaba yo producto de la hernia discal”.

¿El cambio luego de recomenzar acá en Baraguá?

“Acá desde la llegada el cambio fue bien positivo. Lo primero es la concentración en los entrenamientos, enfoque total, y la esencia de nuestro deporte: realizer la mayor cantidad de sesiones y calvados en el agua. Ese era el mayor retraso.

Y hasta ahora hemos recuperado ese componente casi en un 90%”.

¿La responsabilidad de ser el más longevo en la preselección y referente de los otros clavadistas que tienen un objetivo similar? ¿Ser una especie de enlace entre ellos y los entrenadores?

“Siempre trato de inyectarlos de pensamientos positivos, ver el lado bueno de cada cosa, halarlos… ellos vienen saliendo ahora y comoquiera que sea, ya uno lleva cuatro ciclos adaptándose a las condiciones que existan: el agua fría, la desmotivación. Así funcionaba entre José y yo antes, y así mismo intent hacerlo con ellos.

Esto es lo que hay que hacer, vamos a matarlo bien y rápido, ese es nuestro sacrificio. Siempre intent estimularlos y sobrellevarlos. Que se miren en mi espejo”.

Respecto al programa, el cual llevas un tiempo bastante prolongado ejecutándolo y teniendo en cuenta que faltan dos meses para el preolímpico, ¿Te ves con opciones de clasificar? ¿Cómo ves tu rutina de ejecuciones y la complejidad respecto al resto del mundo?

“Mi programa pudiera decirse que clasifica en el rango de los sencillos en material de dificultad. Como conoces, cada salto se promedia contra una tabla en correspondencia con el grupo al que pertenece y la calidad de las ejecuciones.

Estamos tratando de perfeccionarlo al máximo, puliendo hasta el más mínimo detalle. Tomaremos como guía una puntuación que de lograrla nos permitiría entrar dentro de los 18 primeros que serán los clasificados.

 No creo que haya grandes contratiempos en ese sentido. Hay calvados sencillos, pero haciéndolos en un rango de 7.5-8.5 puntos, se logra el objetivo”.

Con lo que han avanzado hasta ahora, ¿se logra el objetivo?

“Sí, nos faltan algunas cositas, sobre las cuales estamos haciendo más hincapié, me da mucha satisfacción tener bien sólida la parada de manos, por ejemplo, pero pienso y voy con el propósito de colarme entre esos 18 clasificados”.

¿La relación imitaciones-agua cómo se comporta?

“Aprovechamos bastante los medios de los que disponemos acá en el gimnasio. Nos ayuda mucho el cajón en seco para los mortales, a la hora de hacerlo para cinco metros que son los tiempos previos antes de subirlo a los diez metros. Además, está la cama elástica y otros medios que hemos ido adaptando…”

Entonces, como se dice en el argot popular, ¿ready?

“Afortunadamente creo que sí. Hasta ahora el físico perfecto, y cuando el organism me responde, las cosas salen, y el enfoque se dirige a la técnica y la entrada al agua, elementos cruciales en nuestro deporte”.

Dejavú, la vida, sus vueltas y un ciclo que nuevamente desafiará desde las Alturas y en solitario, Jeinkler Aguirre. Solo que ahora él será el referente de otros clavadistas antillanos, una herencia evolutiva que ya vivió en sus albores, cuando Guerra daba batalla total desde la plataforma y era considerado un crack.

Jeinkler intenta aprovechar al máximo cada sesión de entrenamiento, así como impulsar a sus coequiperos. Foto: roberto Morejón.
La dupla cubana de Guerra-Aguirre, durante Londres 2012, cuando culminaron quintos en el sincronizado de plataforma. Foto: Ricardo López Hevia.
Los ejercicios de imitaciones en el gimnasio también son determinantes en la preparación. Foto: Del autor.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video