Historias de Coronavirus: Lucha, poderío y cruzada olímpica (II)

Historias de Coronavirus: Lucha, poderío y cruzada olímpica (II)
Fecha de publicación: 
8 Junio 2020
0
Imagen principal: 
Alejandro Valdés ha elevado mucho su nivel durante cuatro temporadas en la Bundesliga, y es de las cartas más sólidas a medalla olímpica en el estilo libre.

Imbuidos en una burbuja en extremo atractiva de olimpismo, y añorando tener tantas horas en casa como para disfrutar a plenitud de las transmisiones televisivas cuando se descorran las cortinas de Tokio 2021, nos adentramos en la segunda parte de este análisis, donde la arena, espartanos con maillot tricolor y sueños revestidos en preseas cobrarán protagonismo.

Ya habíamos mencionado a Alejandro Puerto en calidad de pionero para los luchadores del estilo libre en el contexto de los cinco aros, avalado por su título de los 57 kg. Le seguiría con notas en Do mayor Yandro Quintana (60 kg) en Atenas.

Considero justo mencionar igualmente a Catherine Videaux, pionera entre las féminas y primera gladiadora cubana en inscribirse a una lid de este tipo, específicamente en Londres 2012.

También otros encumbrados a ese nivel entre libristas fueron Alexis Vila, Yoel Romero, Alexis Rodríguez, Liván López…

Semejante hoja de servicios de nuestros legionarios hace pensar en que Tokio pudiera abrirle los brazos con preseas, fraguadas a tackle limpio sobre el colchón.

Será la escuadra de libre varonil, si en definitiva logran hacer el grado Reineris Andreu (57 kg) y Yurieski Torreblanca (86) en el clasificatorio universal, un elenco experimentado, no solo porque la mayoría de sus cartas llegarán con edad superior a los 30 años, sino también por el hecho, de que todos, con excepción del propio Andreus, tendrían aval de haber sido medallistas mundiales en la categoría élite. Sin embargo, Andreus ostenta la condición de doble monarca del orbe entre menores de 23 años, palmarés nada despreciable.

Si obtuviese su visado, en este instante aparece en el peldaño 12-18 ptos en su ranking divisional, comandado por el ruso Zavor Uguev (60 unidades).

Acá en este estilo, y en la lucha en sentido general, los rusos tienen una “letalidad” superior a la de la Covid-19.

65 kg

Si bien Alejandro Valdés no aparece entre los mejores rankeados de su peso, es un gladiador temible en este minuto. Crecimiento sostenido lo avala y a sus 32 abriles y cuatro temporadas en la Bundesliga alemana, podemos sentenciar que está tanto técnica como tácticamente, a la par de los mejores hombres en su rango, comandados precisamente por el también ruso Gadzimurad Rashidov.

Dato adicional interesante. En la Bundesliga “Calabaza” Valdés, como se le conoce, ha vencido a no pocos huesos duros, con un saldo que le permite frisar las 40 victorias en ese exigente torneo.

74 kg:

Presto a saldar su deuda con el Olimpo deportivo el santiaguero Geandry Garzón ya piensa en Tokio sabiéndose clasificado. Eso sí, para el cuatro veces medallista en Mundiales su nueva división se antojará un campo minado.

Imaginen que la regentea el italiano de origen cubano Frank Chamizo (62ptos), y no menos peligrosos se antojan el ruso Zaurbek Sidakov (60), el kazajo Daniyar Kaisanov (57) y el estadounidense Jordan Burroughs (43).

Eso sin contar otros gladiadores situados en la decena de vanguardia.

A favor de Garzón, el hecho de que en su último duelo con Burroughs cayó 2-6, en un combate de excelente nivel.

86 kg:

Acá, suponiendo que Torreblanca se apunte a la fiesta bajo los cinco aros, será otra de las categorías cruentas. Comandada por el iraní Hassan Yazdanicharati (60 rayas) sobresalen seis o siete gladiadores, eso sí, con nivel bastante parejo.

En esa salsa Torreblanca, quien ha mejorado mucho la flexibilidad y efectividad en sus acciones ofensivas se coloca 9no, avalado por 20 unidades.

Los estadounidenses David Dieringer y Patrick Downey Jr. pugnan por la titularidad en su nación.

97 kg:

Reinieri “el gimnasta” Salas tiene en su haber tres preseas en justas planetarias. Actualmente recala en el puesto 18-16 rayas de los 97 kg, independientemente de que exhibe balance negativo en materia de victorias y derrotas cara a cara con los dos punteros: el intratable ruso Abdulrashid Sadulaev (80 ptos), y el curtido norteño Kyle Snyder (57). Acá, con progresión y resultados en el Viejo continente aparece el cubano nacionalizado italiano Abraham Conyedo (8vo-28).

Reinieri posee maestría técnica, pero ha tenido un ciclo inconstante, asediado por lesiones que le han impedido rendir al máximo durante los principales eventos del cuatrienio. Habrá que depositar toda la confianza posible en él, para constatar si puede llegar en óptima forma a la hora cero.

Féminas en la mirilla

Por primera vez Cuba estará representada por tres luchadoras. Esa cuota es reflejo de que la práctica de la disciplina entre niñas y en la pirámide del alto rendimiento ciertamente ha rendido sus frutos. Luego en el combinado élite el trabajo que comenzó Elio Garraway lo ha depurado con creces el avezado Filiberto Delgado al frente del colectivo técnico.

Así desembarcamos en una mirada a nuestras tres chicas agraciadas…

50 kg:

Yusneylys Guzmán. Sin posición en el escalafón Yusneylys concurrirá a su primera experiencia olímpica llena de sueños, pero siendo objetivos todavía por debajo de las mejores exponentes de su división, entre las que descuellan la rumana Alina Vuc (1ra-66 ptos), la estadounidense Victoria Anthony (6ta-30), y la colombiana Carolina Castillo 15ta-16), a quien por cierto, derrotó “la chiqui” en Ottawa buscando el ansiado boleto.

53 kg:

Lienna de la Caridad Montero definitivamente no se conformará con su bronce mundialista de 2019. En un peso donde prácticamente cualquier luchadora saca un sable, la mayabequense aparece octava del listado gracias a 30 ptos.

Lidera la relación la norcoreana Mi Yong Pak (60), en tanto la ecuatoriana luisa Valverde es otra bien posicionada (4ta-50 rayas).

Acá el escalafón pudidera antojarse un tanto engañoso, pues como bien señalábamos la paridad es tal, que todo combate se antojará campal y de vida o muerte.

En ese río revuelto, nuestra representante aspira a sacar ganancia, y si de puestos de privilegio va la pesca…

68 kg:

A Yudari Sánchez pienso que aún le falta convencerse de que puede codearse con las mejores de su categoría. Independientemente de su notorio palmarés juvenil y sub-23, la avileña aún no ha dado ese salto que le permita ser mirada por sus oponentes con sumo cuidado o respeto, no obstante aparecer en el escaño 15 del ranking-16 unidades.

Quien sí se antoja intratable es la puntera estadounidense Tamyra Mensah (92 ptos), muy superior al resto de las aspirantes.

Cerraremos con la división de 76 kg. Si finalmente Milaimis se adjudica un visado a tierras del Sol Naciente, su peso estará plagado de escollos para materializar cualquier aspiración más allá de su presentación inicial. Baste mencionar dos de nombre Adeline Gray (Estados Unidos, líder-76 ptos), o la canadiense Erica Wiebe (6ta-30) por solo señalar contendientes de este lado del Atlántico.

Esa es la realidad amigos míos. Todos aspiramos a que la lucha mantenga su solidez en el panorama olímpico.

Por ahora, cuando el Coronavirus amenaza con poner en peligro la forma deportiva de no pocos atletas en disímiles latitudes, y con su hambre voraz impuso un nuevo orden en materia de celebración de eventos, medidas higiénico-sanitarias, y quien sabe si hasta cambio de reglamentaciones en disciplinas de combate, o donde el contacto físico sea mayor, toca pensar de manera esperanzadora en que la cadena de sólidos eslabones se extenderá a otra edición.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video