Cuando Cuba firmó su mejor actuación colectiva en el ajedrez

Solapas principales

Cuando Cuba firmó su mejor actuación colectiva en el ajedrez
Fecha de publicación: 
28 Octubre 2020
1
Imagen principal: 

Por estos días, en el año 2004, Cuba vivía un momento de esplendor en el ajedrez. Además del tradicional interés por esta disciplina en todo el país, acrecentada por la celebración de simultáneas gigantes en la Plaza de la Revolución y algunas actuaciones individuales, el equipo masculino nacional protagonizaba una notable actuación en la Olimpiada Mundial de Calvíá, en las Islas Baleares españolas.

Aunque originalmente estaban previstas en Menoría, problemas económicos obligaron a desplazarla a la isla vecina de Mallorca, y al final fue uno de los mejores certámenes ajedrecísticos organizados hasta ese momento.

A la justa faltaron muy pocos de los mejores del mundo, como el ruso Gary Kasparov y la húngara Judith Polgar, quien dio a luz poco antes del inicio del evento. No obstante, sus compatriotas Vladimir Kramnik y Peter Leko sí asistieron, al igual que Peter Svidler y Magnus Carlsen, quienes se incorporaron un poco después por estar tomando parte en otras justas.

Rusia, encabezada por Alexander Morozevich, y Ucrania, con el dúo de Ruslan Ponomariov y Vassily Ivanchuk, eran las grandes favoritas al trono, y por Cuba había grandes esperanzas, pero pocas certezas.

Sin embargo, los nuestros protagonizaron una excelente actuación para obtener su mejor resultado histórico, un séptimo puesto, tras empatar con la poderosa Israel en la última fecha, para finalizar con 33,5 puntos.

Para muchos especialistas, Cuba fue el descubrimiento del certamen. Sembrada inicialmente en el lugar 20 por el Elo promedio de sus integrantes, se batió de tú por tú con las potencias del mundo.

Leinier Domínguez y Lázaro Bruzón defendieron con destreza los dos primeros tableros, y cerraron con 7,5 y ocho puntos de 11 posibles, respectivamente, enfrentándose a los mejores trebejistas del planeta. El veterano Jesús Nogueiras consiguió el otro aporte más importante (5,5 de 10), y así se gestó la hazaña.

Además de las potencias Ucrania y Rusia, Cuba solamente perdió con Francia y China, y en todos los casos fue 2,5-1,5, con la excepción del duelo contra los monarcas ucranianos, que cerró 3-1.

Sensacionales fueron los empates contra Georgia e Israel, e insospechadas las victorias frente a India y Eslovenia, esta última 4-0 en la antepenúltima jornada, que ya presagiaba un alegrón final. Vale la pena recordar este momento, que no creo volvamos a repetir en un buen tiempo.

Comentarios

Saludos! El artículo no es del todo cierto. ya 16 años antes, en Salónica, Grecia, Cuba cogió igual el 7º lugar con un equipo encabezados por Nogueiras, Guillermito, Amador, Vera, Walter y creo que Román. en esa ocación a falta de tres rondas (y empatados en 4º lugar con Hungría, pero con mejor desempate), perdimos 3-1 ante la URSS de Kasparov-Karpov y empatamos 2-2 ante Inglaterra de Adams-Spilman y EE.UU de Seirawuan, que ese momento junto a la los soviéticos y a Hungría eran los equipos más poderosos (y por mucho) del mundo. gracias Macho

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video