Ángel Alderete: homo ludens audiovisual

Ángel Alderete: homo ludens audiovisual
Fecha de publicación: 
21 Octubre 2020
0
Imagen principal: 

En 2005, durante el Festival Internacional de Guitarra de Córdoba, España, se presentaba el disco doble y el DVD titulado Leo Brouwer. Homo Ludens. Los CD incluían la totalidad de las primeras grabaciones mundiales de obras inéditas de música de cámara del maestro cubano con y sin guitarra, las cuales abarcan más de 40 años de labor compositiva.

El DVD homónimo contenía un documental dirigido por Ángel Alderete (1950), quien había declarado que las imágenes del filme eran una sencilla y modesta muestra de una obra musical llena de espiritualidad y sensibilidad al comportamiento humano, mezclada con los momentos de creación en el estudio de grabaciones.

El maestro Brouwer ya había explicado que el nombre de este proyecto significaba “hombre que juega” y confesaba: “Si de secretos profesionales se hablase, el mío ha sido hallar un verdadero equilibrio entre el máximo rigor y la pura alegría de la música como juego”1.

Con esa misma declaración parecía definir al realizador y director de fotografía del documental: un creador que se ha movido, dentro del audiovisual nacional, entre el máximo rigor de su labor y la pura alegría al enfrentar cada obra. Por cierto, también con mucha presencia de la música.

Aunque el nombre de Ángel Alderete, director de fotografía, puede leerse en los créditos de varias de las producciones más recientes del ICAIC: Bailando con Margot (Arturo Santana, 2015), Club de jazz (Esteban Insausti, 2018), Inocencia (Alejandro Gil, 2018)2 y El Mayor (Rigoberto López, 2020), sus primeros trabajos destacados detrás de las cámaras no fueron en el cine. Él perteneció a los creadores que formaron parte de uno de los mejores momentos de la televisión cubana allá por los ochenta de la centuria anterior, vinculados con los Estudios de Cine y Televisión de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (ECITVFAR).

En esos años fue el responsable de la fotografía de dos seriales antológicos producidos por esa institución: La gran rebelión (Jorge Fuentes, 1980) y Algo más que soñar (Eduardo Moya, 1985), por el cual obtuvo el Premio Caracol a la mejor fotografía para serial televisivo del festival de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Ya, al final de la década, tiene el crédito de un seriado dirigido al público infanto- juvenil, también muy popular: La botija (Danilo Lejardi, 1989), con el cual ganaría un Premio Coral a la mejor fotografía en el xii Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, 1990.

Precisamente a inicios de los años noventa su nombre comienza a aparecer en cintas producidas por el ICAIC, entre ellas, María Antonia (Sergio Giral, 1990) y Reina y Rey (Julio García-Espinosa, 1995).

Durante esa década y la siguiente su labor se extiende a filmes y seriales para la televisión, cubanos y extranjeros. Sirva como botón de muestra el documental Che, dirigido por el periodista y realizador Gianni Mina para la televisión italiana (1990); el largometraje cubano-español Maité (1995)3, de Carlos Zabala y Eneko Olazagasti; o los dos documentales realizados por el director norteamericano Haskell Wexler en Cuba: Visita del Papa a Cuba (1998) y Music Bridges (1999), este último dedicado al encuentro de músicos cubanos y norteamericanos celebrado en La Habana ese año.

En el nuevo siglo Alderete continuó incrementando en número y variedad su obra, pues exploró nuevos géneros como la publicidad y se estrenó como director de documentales precisamente en 2005.

Ese año junto al ya mencionado Leo Brouwer. Homo Ludens, codirige junto a Jorge Perugorría Iré Habana, que en lengua yoruba quiere decir: “Bendición Habana”. Nuevamente se acerca a la obra de otro destacado músico cubano: José María Vitier, quien había grabado en los Estudios Abdala un disco de igual nombre, dedicado a la capital cubana.

Como declarara Perugorría, el reto de este documental estaba en convertir en imágenes las interpretaciones de Vitier, por lo tanto, fue un trabajo al revés, porque no era ponerle música al documental, sino recrear visualmente el sonido, el sentimiento y la versalidad del intérprete4.

Dentro de este interés por el documental relacionado con grandes músicos del patio se encuentra Chucho Valdés… el niño que lleva dentro (2018), a través del cual regala una imagen acerca de uno de los más reconocidos pianistas cubanos y del mundo. Una historia que en su recorrido puede ser evaluada como parte de la trayectoria musical cubana.

Pero una reseña sobre la creación de este homo ludens estaría incompleta si no se escribe sobre sus videoclips, en los que ha demostrado su interés, pasión y maestría en la elaboración de una imagen que puede recrear un argumento sin forzar las leyes del género, conseguida en Mujer bayamesa o Te espero en la eternidad, Mejor Video del Año y Video Canción o Balada en los Premio Lucas 2018, respectivamente, ambos temas interpretados por Beatriz Márquez.

En una buena parte de los videoclips funge como realizador-director de fotografía, y su estilo quizás pueda definirse a través de su gusto por los ambientes de época, los cuales le facilitan el lucimiento de su talento fotográfico.

No puedo poner el punto final al trabajo creativo de Alderete sin mencionar su implicación en la obra póstuma de Rigoberto López: El Mayor, filme en el que no solo hizo la dirección de fotografía, sino que se ha encargado de cumplir los deseos de su realizador, a quien le unía una gran amistad y varios trabajos cinematográficos en conjunto como Vuelos prohibidos (2015). Sobre cómo ha llevado a cabo este compromiso ha declarado:

“Es una responsabilidad muy grande, pero me siento a la vez muy afortunado. Creo que el hecho de haber sido amigo de Rigoberto durante muchos años y haber trabajado junto a él en varias películas me ha ayudado muchísimo. Conozco su estética y manera de pensar, y es por eso que hemos respetado la estructura que dejó hecha. Solo hemos realizado cambios pertinentes que, de estar vivo, estoy seguro de que los hubiera hecho”5.

Ángel Alderete es un realizador audiovisual (evito cinematográfico a propósito), cuya obra reclama un estudio más profundo debido al alcance y la diversidad de géneros en los que se ha desempeñado, ya sea como director de fotografía o realizador, así como por los galardones recibidos.

Notas:

1 López, O. (2005). “Nuevo CD y DVD Leo Brouwer. Homo Ludens”. guitarra.artepulsado.com. Recuperado de http://guitarra.artepulsado.com/foros/showthread.php?2639-Nuevo-CD-y-DVD...

2 Codirección de fotografía con Alejandro Pérez.

3 Dirección de fotografía compartida con Gonzalo F. Berridi

4 Savirón, M. (2005). “Iré Habana, disco y documental en DVD a la venta en España”. Las Películas Documentales. Aproximaciones a la Realidad. Recuperado de http://documentales.blogspot.com/2005/06/ir-habana-disco-y-documental-en...

5 (2019). “El director de fotografía Ángel Alderete terminará El Mayor, película póstuma de Rigoberto López”. Noticine.com. Recuperado de http://noticine.com/industria/29138-el-director-de-fotografia-angel-alde...

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video