DE LA HISTORIA OLÍMPICA: Con los otros ases de Berlín 1936

DE LA HISTORIA OLÍMPICA: Con los otros ases de Berlín 1936
Fecha de publicación: 
31 Julio 2012
0

XI Juegos Olímpicos. Los indios mantienen su hegemonía en hockey. La pierden los suecos en pentatlón moderno, y sin un puesto en el podio siquiera: el germano Gotthard Handrick se impone. Lucha libre, Hungría; greco, Suecia. Francia vence en  ciclismo con  Robert Charpentier al frente. Italia en el retorno del balompié; en del polo, los de las patria de Gardel como en 1924; las alemanas en el de la gimnasia para damas, todavía  por equipos únicamente. Austria, en el arribo del canotaje.

Pesas, Egipto: campeonaron  el 75 kilogramos Mohammed Mesbah, empatado con el austriaco Robert Fein (342.5 kilos, NRO), y el medio Touny (387.5, NRO); feather plateado; Mohamed Soliman por debajo de Anthony Terlazzo (EE.UU.), 312.5, NRM, por 305 y el de bronce Ibrahim  Wasif, con 360 entre los semipesados, superado por el galo Louis Hostin (372.5 NRO) y el alemán Eugen Deuscth (365). El más fuerte: el germano Josef Manger: 410 de total (NRO) entre los completos.

Para la sede, el balonmano que debuta, remos, yatismo, tiro, equitación, y la  gimnástica para varones, individual y colectiva, con Karl Schwarzmann de líder.  Arrasan los de USA en clavados Richard Degener en trampolín y Marshall Wayne en plataforma entre los varones; Marjorie Gestring  y Dorothy Poynton en plataforma por las bellas; esta plataformista había sido la más dichosa cuatro años atrás también. Los representantes de esta nación se llevan el premio mayor en la llegada del básquet.

TULIPANES EN LA PISCINA

Holanda mayorea en la lidia femenina de natación; a la vanguardia, Rie Mastenbroek, ganadora de los 100 y 400 libre estilo y  en el relevo 4 x 100 metros con tres nuevos récords olímpicos (NRO) de 1.05.9;   5.26 y 44.36,  plata en los 100 de espalda, superada por su compatriota Nida Senff 1.18.9 por 1.19.2. La japonesa Ideko Maheata en 200 de pecho: 3.03.6.Por los hombres, los japoneses con nuevo récord mundial (NRM) incluso en el relevo 4 x 200 libres: 8:51.5 a pesar del esfuerzo de los titulares  norteamericanos Jack Medica (4.44.5, NRO, en 400 libres) y  el espaldista Adolph  Kiefer en los 100(1.05.9, NR0). Las estrellas asiáticas: Tetsue Hamuro y Noburo Terada, en 200 de pecho (2.42.5, NRO) y 1 500 estilo libre (19.13.7).

El húngaro Feren Csik deja en el peldaño segundo  de los  cien libres  a Masanori Yusa y Shigeo Arai 57.6 por 57.9. En las eliminatorias, Yusa y el cuarto puesto de la final, Tagushi, habían nadado la distancia en 57.5, NRO. En el combate de la verdad no pudieron con el europeo.  

 Noticias del atletismo: USA con la cosecha  admirable. El más completo: el decatlonista norteamericano Glenn Morris al acumular 7 900 puntos, NRM. Su coterránea Helen Stephens, la misma hazaña en los cien metros (11.5).Del mismo seleccionado son Ken Carpenter,  amo del disco (50.48), el garrochista  Earle Meadows (4.35) y el saltador alto Cornelius Johnson (2.03), con NMO. Otros alegres: Archie Williams en los 400(46.5) John Woodruff en los 800(1.52.9), Forrest Towns en los 110  y Glenn Hardin en los 400 con vallas con 14.2 y 52.4. El relevo corto para los cuatro del norte con 39.8, NRM. Los ingleses en el relevo largo: 3:09.También es de ese territorio el señor de la marcha de los 50 kilómetros: Harold Withlock, 4: 30.41.4.

Tripleta finesa en los 10  000: Ilmari Salminen con 30.15.4, Arvo Askola (30.15.6) y Volmari Iso-Hollo (30.20.2), repetidor de esa dicha. El tercero es el primero de los 3 000 con obstáculos: 9.03.8, seguido de su coequipero Kaile Toominen (9.06.8); Gunnar Hockert y Lauri Lehtinen,  el uno-dos en 5 000 llanos con 14,22.2 (NRO) y 14.25.8. Los jabalinistas Yrjo  Nikkanen y Kalervo Toivonen, los más encarnizados contrarios del vencedor: el alemán Gerhard Stock (71.84, NRO). De esa selección, los victoriosos en bala: Hans Woelke (16.20, NRO); martillo: Karl Hein (56.49, NRO), secundado por su coterráneo Erwin Blask (55.04).Tremendo registro el de neozelandés Jack  Lovelock en los 1 500(47.8, NRM).

El japonés Kitei Son, el uno en la lucha maratónica (2h: 29.19.2) con su compatriota Shoryu Nan en la  plaza de bronce. De esa delegación son el mejor en  triple salto: Naoto Tajima (16.22, NRM), y el ocupante del puesto plateado: Masao  Harada (15.66).Los pertiguista Suhei Nishida y Sueo Oe, dos y tres. Tajima  agrega tercer peldaño en longitud. ¡Atiendan todos! Robo de músculos en el maratón: Son y Nan son coreanos. 

Más de las chicas: Trebisonda Valla (Italia) en los 80 con obstáculos (11.7),  Ibolya Csak (Hungría) en alto (1.60),  Tilly Fleisher (USA) con el dardo (45.18, NRO) y el relevo corto, EE.UU. con 46.9. La discóbola  alemana Gisela Mauermayer dora sus sueños y quiebra el mejor resultado del planeta: 47.36.

Refulgencia en esgrima: los italianos por conjunto en espada y florete; el espadachín Franco Ricarddi y el floretista Guilio Gaudini, bronce  en esa arma en 1928 y 1932.Sable, los magiares, voz cantante para Endre Kabos. A fondo en el combate entre las damas. Antes los primeros en el medallero: Alemania con 33-26-30. A continuación clasifican Estados Unidos (24-20-12) y Hungría (10-1-5). Argentina, lo mejor de Latinoamérica; puesto 13 con 2-2-3. Participaron 49 delegaciones, integradas por 4 069 contendientes, (326 muchachas).

ILONA ELEK, DOCE AÑOS ENTRE DOS PRESEAS

Los nazis habían llamado a la campeona  de florete en Ámsterdam 1928, Helene Mayer, obligada a refugiarse en el extranjero por las propias leyes fascistas. Prometieron, amenazaron: represalia con la familia incluida. La Mayer capituló y sirvió a los fines propagandísticos de los hitlerianos.

Fuerte, resistente, con alta técnica, es la favorita. De su colectivo, la Hass, tiene condiciones. Los germanos piensan ganar oro y plata. Palabras y predicciones a un lado: ya se baten sobre la plataforma. La vida es…la vida. La Hass, al cuarto puesto. La austriaca Ellen Preis, reina en Los Ángeles, es princesa de bronce en Berlín.

Frente a frente, Mayer y la húngara Ilona Elek. Pleito reñido “¡Pese a todo!”, grita Elek y acaba con la esperanza de los bandidos. La Chibi, como le dicen cariñosamente, obtiene su primer título olímpico. Vino la segunda guerra mundial y no pudo volver a batirse por el premio dorado hasta 1948. “Demasiado veterana”, comenta un entrenador. Ella lo oye y... “Voy a demostrarle que se equivoca”.

A semifinales sin un revés. Los escépticos: “Será posible… Son demasiados años… No creo que…” Es posible: triunfa de nuevo, al cabo de doce años, en una disputada final con una contrincante diez abriles más joven: la danesa Karen Lachmann. En el escalón tercero. Irene Preis,  al casarse, Müller. Ilona no ceja. Integra el conjunto magiar a  Helsinki 1952.Victoria tras victoria. Encuentro decisivo. ¡Tras, tras…Dos toques en contra la desplazan hacia la presea plateada. La corona para la italiana Irene Camber. Bronce: Lachmann.

En cierta ocasión un periodista le preguntó: ¿A qué debe sus triunfos?
Ilona: Siempre me preparo bien, me he cuidado mucho. Tal vez también porque ante el piano se calma mi nerviosismo. Después del entrenamiento, antes y después de las competencias, en cuanto llego a casa, me pongo frente al piano e interpreto a Chopin, mi predilecto.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video