Otro gol de un Expreso indetenible

Otro gol de un Expreso indetenible
Fecha de publicación: 
3 Mayo 2012
0

Sus seguidores lo llaman el “Expreso del Centro”. Lamentablemente no muchos en Cuba asocian este epíteto con el equipo de fútbol más exitoso en la casi centenaria historia de los campeonatos nacionales de ese deporte. A pesar de los múltiples problemas que atraviesa el balompié cubano, desde el preocupante estado de los terrenos hasta el desinterés de aficionados y silencios mediáticos incomprensibles, los jugadores y técnicos de la selección de Villa Clara siguen desafiándose a sí mismos y ya muestran, orgullosos, 12 títulos.

La versión 97 del torneo nacional, en su primera división, incluyó a ocho equipos y desde las primeras jornadas resultó evidente el dominio de los villaclareños, dirigidos por Ariel Álvarez. Ellos concluyeron la fase eliminatoria con 10 triunfos y un solo revés. Además, fueron los que más goles anotaron, con 21 y los que menos permitieron, 9.

Detrás del “Expreso” terminó el finalista del año anterior, Guantánamo; mientras Camagüey tampoco afrontó complicaciones para entrar en la semifinal. La lucha por el cuarto y último boleto a la siguiente fase fue muy cerrada y sorpresivamente Granma—ganador de la Segunda división en 2011—dejó en el camino a La Habana.

Villa Clara era el amplio favorito contra Granma; sin embargo, en la cancha de Media Luna, el “Expreso” solo logró un empate a cero. En Camagüey chocaron los locales frente a los guantanameros y ese desafío también finalizó en igualdad, a un gol. Cuatro días después, a la misma hora en que el Barcelona enfrentó al Chelsea, en el partido de ida de la semifinal por la Liga de campeones, cuatro equipos cubanos trataron de llegar a la gran final nacional.

En la mejor cancha del país, la del estadio “Camilo Cienfuegos”, en Zulueta, los villaclareños aprovecharon acciones consecutivas y con dos goles eliminaron a los granmenses, sin dudas la selección que mostró un mayor avance. Lejos de allí, en Guantánamo, los locales estuvieron a punto de jugar su segunda final en línea; pero cuando faltaban dos minutos, llegó el gol del empate y entonces fue necesaria la tanda de penales, en la que los camagüeyanos fallaron menos.

La discusión del título comenzó con una goleada aplastante del “Expreso” en Camagüey, por 3 a 0. Desde 2008 los “anaranjados”—aunque hayan vestido en esta temporada un inusual uniforme rojo y azul—no derrotaban, como visitantes, a ese equipo.

El resultado lucía definitivo, porque ni siquiera los fanáticos camagüeyanos pensaban que su equipo podría marcar la misma cantidad de goles, en Zulueta. Así lo reflejaron muchos medios de comunicación; pero horas antes de que corriera el balón se publicó una noticia impactante: en la reunión con los Comisionados provinciales y los directores técnicos, al inicio del evento, se había acordado cambiar el acápite en el que se reconocía la valía doble de las anotaciones como visitante. Por tanto, si Camagüey ganaba el desafío, por cualquier diferencia en el marcador, forzaba la decisión por penales.

Esta determinación de los organizadores hizo que el desafío en el “Camilo Cienfuegos” fuera más interesante. Los camagüeyanos presionaron todo el tiempo y tuvieron varias oportunidades, en los minutos conclusivos; pero en un contragolpe el “Expreso” marcó el 3 a 2 definitivo. Ni siquiera la lluvia—que nunca dejó de caer durante los 90 minutos del partido— impidió que los seguidores del mejor equipo cubano en los campeonatos nacionales celebraran junto a los jugadores el duodécimo título en la historia.

Desde la portería del “Expreso”, Odelín Molina siguió mostrándose seguro; aunque lógicamente sus reflejos no son los mismos; mientras los veteranos Yenier Márquez y Silvio Pedro aportaron la experiencia necesaria en la defensa y creación. En el ataque, Roberto Linares volvió a demostrar que es el delantero más completo del país y sus 12 goles fueron determinantes en la nueva victoria villaclareña.

Así terminó la 97 edición del campeonato nacional cubano de fútbol. Al igual que ha sucedido en años anteriores, la televisión nacional no transmitió ni un solo partido del torneo de más historia en el país; además, las canchas volvieron a mostrar un rostro poco feliz. En este contexto, ¿por qué nos sorprendemos cuando los aficionados del fútbol se encogen de hombros ante una simple pregunta sobre qué significa “Expreso del Centro”?

El fútbol cubano afrontará, desde junio, la eliminatoria para el Mundial de Brasil 2014. Después de tantos fracasos, el cambio en la directiva de la selección nacional no sorprendió; aunque de seguro nadie espera que, en tan poco tiempo, el granmense Alexander González—quien dejara una buena imagen al frente de la selección que intervino en los Panamericanos de Guadalajara—logre resultados sobresalientes. Un juego ordenado y menos goles en contra, ante equipos superiores, en la eliminatoria, podría ser un buen comienzo.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video