Para Karel Aguilar 20 años no son nada

Para Karel Aguilar 20 años no son nada
Fecha de publicación: 
25 Abril 2012
0

Reza una vieja canción que 20 años no son nada. Eso parece ajustarse de maravillas al incombustible canoísta Karel Aguilar, quien lleva 20 años dando paletadas y sus cronos actuales parecen jugarle una mala pasada al tiempo y el desgaste físico.

Siempre le gustó la pelota, natural del central azucarero Cándido González en Camagüey, comenzó en el canotaje por embullo de un amigo en Santa Cruz del Sur, a pesar de no contar con tradición familiar alguna ni la aprobación de su madre en los inicios, pero... luego de 16 abriles en el equipo nacional, Aguilar sueña con una presea ante la posibilidad de su segunda incursión olímpica.

-¿Qué se necesita para mantenerse tanto tiempo en el máximo nivel?

-Mucha disciplina y constancia, el canotaje no es un deporte muy traumático, pero sí de desgaste acumulativo. Con el tiempo, la fuerza y el ritmo de paletadas no son los mismos, siempre tienes que buscar una motivación. En la actualidad, por los cronos de los controles en los diferentes tramos del C-1, parece que me burlo de mis 32 años.

-¿Cómo marcha la preparación olímpica?

-Muy fuerte, con la presión de los muchachos jóvenes, en especial José Carlos Bulnes y Raidel Ramos. Serguey y yo aprovechamos muy bien el mes en la altura mexicana (realizaron una base en el Distrito Federal). No está definida la tripulación del C-2, entre los cuatro rotamos en busca de las mejores marcas. De mantenerse esa rivalidad, podemos aspirar a una medalla en los 1000 metros.

-¿Cómo te defines y la empatía junto a Serguey Torres?

-Para ser un canoísta de nivel, tienes que combinar técnica, ritmo y resistencia en función de la sincronización. En ese sentido, soy parejo, también con el tiempo se pulen las deficiencias y se adquiere maestría. Con Serguey todo fluyó desde que nos montamos juntos la primera vez en el 2004, el bote volaba bajito, es como mi hermano, tiene tremendo espíritu.

 

Karel Aguilar (a la derecha) junto a Serguey Torres

 

-Beijing, el porqué te alejaste dos años y el horizonte de Londres.

-En Beijing nos falló la estrategia de arrancada, lo hacemos en un lapso de 3-4 segundos, cuando se pasa de ese tiempo se puede trabar la proa. Allí nos pasó eso y nos desconcentramos. La lejanía, ya te lo comentaba antes, me atacaron el cansancio y la desmotivación, pero ahora tengo nuevas y grandes perspectivas. En el horizonte, rozar los 3:32-3:33 para alcanzar una medalla en la Copa del Mundo de Poznan, Polonia, medir a los rivales —se concentrará lo mejor de lo mejor—, y luego tratar de pegarnos a los 3:30 en Londres. Es un crono sumamente respetable, pero no imposible, y con él de seguro se obtendrá medalla.

Eso lo resumió todo, a los 32 años Karel sigue remando como acontece con el vino y en su mente hay una idea fija: la medalla olímpica.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video