Enamoradas de papá

Enamoradas de papá
Fecha de publicación: 
16 Junio 2013
0
Imagen principal: 

Acabo de escribir al dorso de una pintura abstracta: «Te amo, papito, eres muy lindo». Amanda Sofía ha dejado de ser la única novia de su papá para compartirlo conmigo hace apenas unos meses, hasta entonces solo ella podía casarse con él, pero resulta que ahora hay un príncipe, «casualmente» llamado Javier como su papá, que se ha enamorado de ella y, me explica, «decidí que cuando sea más grande me casaré con él, porque ya tú te casaste con mi papá».

¿Será que superó realmente el complejo de Edipo? Bueno, el hecho es que este domingo le dará una sorpresa porque «es el mejor papá del mundo», pero la frase, aunque auténtica y espontánea en los labios de una niñita de tres años y tanto, sé de muchas hijas que la discutirían como suya, pues sus padres, cada uno de ellos, resultan insuperables a los ojos de estas irremediablemente enamoradas de papá.

Ansias

Mi papá para mí es todo, él es mi amor, es mi vida, es la persona que más quiero, yo a mi mamá la adoro, pero ella misma sabe que con mi papá es diferente, él es el amor de mi vida, desde niña y todavía con casi quince años lo celo, no quiero que nadie lo toque, que nadie esté cerca de él, es mío, mi papá es mío, una de las cosas que más disfruto hacer con él es ver películas porque nos acostamos junticos, nos abrazamos, yo lo encuentro hermoso, perfecto, es mi amigo, tengo con él toda la confianza para hablar cualquier cosa, para contarle todo, es mi confidente, me divierto con él, para mí no tiene defectos, siempre he querido vivir con él.

Ahora que está lejos siempre pienso en él, cuando voy a salir, cuando tengo algo importante en la escuela, incluso cuando estoy en mi casa tranquila, siempre estoy pensando en él. No existe nada que mi papá pueda hacer, ninguna decisión, ninguna elección que pueda provocar que yo me decepcione de él, él ha estado en todos los momentos de mi vida, cuando quiero algo, aunque no estemos de acuerdo, me respeta y me apoya, así que voy a estar enamorada de él siempre, sin condiciones, no existe otro papá mejor, si vuelvo a nacer quiero que él mismo, tal y como es, vuelva a ser mi papá.

En octubre serán mis quince y lo que espero con más ansiedad no es la fiesta, ni los regalos, es que él viene para estar conmigo, eso es lo que quiero para celebrar mis quince, a mi papá. (Lil, 14 años)

Reencuentro

Mi papá se fue de Cuba cuando yo tenía nueve años y me hizo mucha falta y yo siempre le guardé un amor, un espacio que no le entregué a nadie, era de él, hay personas que buscan en otros esa figura paterna cuando está lejos, pero yo no, para mí mi papá siempre fue mi papá, lo adoré desde chiquitica. Lo que yo siento por mi papá no tiene nombre, yo lo amo, yo pienso que un padre tiene un lugar especial en una hija, no hay varios padres, solo uno, tu papá, y eso no se sustituye, porque es parte de ti. Desde chiquitica mi novio era mi papá, para mí él era un ejemplo de todo, de hombre, de carácter, de fortaleza, él era mi novio, yo siempre lo admiraba, lo adoraba, lo idolatraba, veía por sus ojos, todavía vivo enamorada de él.

Toda la vida había soñado con volverlo a ver, al fin tuve la oportunidad de viajar a Colombia y pasar una temporada con él, yo no me he casado ni tengo hijos, así que para mí el momento más especial que he tenido en mi vida es el reencuentro con mi papá, yo soñaba que lo iba a ver y le iba a caer a besos, a abrazos y así mismo fue, ese reencuentro ha sido el momento más importante que he tenido en mi vida, no tengo comparación, diez años y tres meses sin verlo, yo lo había soñado, pero fue más lindo, porque no es lo mismo soñarlo que vivirlo. (Janny, 23 años)

Presencia

Mi papá no duerme en mi casa desde que tenía como siete años, pero ha vivido conmigo toda la vida, porque en cada etapa, en cada proceso, en cada suceso favorable y desfavorable de mi vida, él ha estado presente. De chiquitica lo que tenía con mi papá era enamoramiento, después una gran admiración, para mí mi papá era la persona más inteligente del mundo, después pasó a ser comprensión, complicidad, yo podía hablar cualquier cosa con él, le confiaba todo. Ahora mismo, siento todo eso, pero además y sobre todo, busco la manera de retribuirlo: lograr que me admire él a mí, no defraudarlo, que encuentre en mí comprensión y ayuda, y una de las satisfacciones más grandes que tengo es saber que él confía en mí.

Mi relación con mi papá ha ido madurando y transformándose en función de los diferentes momentos de mi vida, pero lo que no ha cambiado es que para mí él es la persona más importante del mundo, es en quien yo ciegamente confío en que por encima de todo, en medio del problema más grande del mundo, aun cuando yo cometa errores, no me va a dar la espalda nunca, desde el primer instante va a estar ahí para mí, se va a preocupar y se va a ocupar y después me va a regañar si lo merezco, pero su primera reacción va a ser apoyarme.

Para mí, mi padre es la persona más suficiente del mundo y yo me siento comprometida por eso a estudiar, a superarme, a ser mejor persona, siento que se lo debo. Ahora hay en la familia una pequeña de tres añitos, mi sobrina bella que lleva mi nombre y está también enamorada de su abuelo. Mi papá ha sido conmigo genial, para mí es el mejor papá del mundo y ya he visto que mis hijos van a tener también el mejor abuelo, eso lo hace aún más grande a mis ojos. (Patricia, 31 años)

Ternura

Cuando chiquita para mí mi papá era mi novio, era mío, quería estar todo el tiempo a su lado, ahora que he crecido me sigue gustando estar con él, disfruto compartir con él, su compañía, me encanta salir con él a todas partes, a pesar de su edad, él se cree pepillo y me acompaña, me cela, aunque después no quiere aceptar que es celoso, se ríe conmigo, nos divertimos juntos.

Mi papá para mí es un ejemplo a seguir, es único, no se compara con nadie, es un papá muy amoroso y yo siempre he estado enamorada de él y creo que nunca dejaré de estarlo, él siempre va a ser el amor de mi vida. (Karen, 15 años)

Eternidad

Mi papá para mí era algo muy grande. Era un guajiro que debía ser bruto porque ya con la Revolución fue que pudo estudiar hasta sexto grado, pero era muy inteligente, tenía unas ideas increíbles, era lindo, nos amaba, nos consentía y al mismo tiempo nos inspiraba respeto, él nos llevaba el café a la cama cuando amanecía, si teníamos que ir a un campismo o algo así, él era el que nos preparaba las cosas, nos dio la libertad, la confianza para crecer, para superarnos, nos enseñó que teníamos que saber, que teníamos que estudiar, mi hermano es artista por él. Era un hombre muy sensible con todos y con los hijos más.

Toda la vida estuve enamorada de mi padre, no solo yo, mis hermanos, sus nietos, él inspiraba amor, alegría, todos los sentimientos buenos, fue un padre extraordinario y un abuelo como sacado de un cuento infantil. Mi papá fue un hombre excepcional, superior, encontrar otro como él es muy difícil, para mí no es posible un padre mejor que él, de hecho lo recuerdo con tanto amor, con tanta admiración, que es como si todavía estuviera vivo dentro de mí. (Omaida, 53 años)

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.